5 tareas simples de mantenimiento del automóvil que puedes hacer tú mismo

5 tareas simples de mantenimiento del carro que puedes hacer tú mismo

Hombre mirando abolladura en el lado de un carro

Manejar y mantener un carro puede ser muy caro. De acuerdo con un estudio de 2015 de AAA, el costo promedio de ser propietario o usar un carro es de $8,968 al año. Pero no sólo es el precio de la gasolina lo que cuesta —el costo promedio de mantenimiento es de $766.50 al año.

Entonces, ¿por qué no ahorrar unos cuantos dólares y retener el valor de reventa o de canje de tu carro? El mantenimiento regular del motor y el ajuste de la presión de las llantas puede ayudarte a reducir el costo de combustible. Y aunque la mayoría de las reparaciones del automóvil deben ser hechas por un experto, aquí te ofrecemos 5 de ellas que normalmente las puedes hacer tú mismo:

Reemplaza los limpiaparabrisas

Es óptimo reemplazar los limpiaparabrisas entre seis y doce meses cada año, dependiendo de la frecuencia con que se usan. Si dejan vetas, hacen ruido o están endurecidos y agrietados, podría ser tiempo para instalar un juego nuevo. Visita este sito de wikiHow para aprender cómo, consulta el manual del usuario de tu carro para obtener más información acerca del tipo de limpiaparabrisas que debes comprar.

Arregla los rayones menores y las desportilladuras de pintura

Si no son demasiado grandes, un kit de retoque de pintura sería una buena opción. Asegúrate de seguir las instrucciones para obtener los mejores resultados. Mecánica Popular tiene instrucciones detalladas sobre cómo arreglar un rayón de la pintura del carro.

Inflado e inspección de las llantas

Las llantas son tu conexión con el suelo y deben mantenerse en buenas condiciones con el inflado apropiado para el funcionamiento seguro y económico de tu vehículo. Aquí están algunos tipos de verificación que puedes hacer para ayudarte a que no te fallen las llantas.

  • Es una buena idea realizar una inspección visual de las llantas de tu vehículo al menos una vez al mes. Esta inspección debe tener en cuenta la profundidad de la banda de rodamiento (en la mayoría de los estados una profundidad de la banda de rodamiento menor de 2/32 es ilegal) o si las llantas están desgastadas de manera desigual o si la llanta está agrietada, dañada o de otra manera deteriorada. Si se encuentra cualquiera de estas condiciones debes consultar con tu profesional local de llantas.
  • Consulta el letrero del inflado para las especificaciones correctas del inflado. Normalmente está ubicado en el área de la jamba de la puerta del conductor del carro o en el manual del usuario del vehículo.
  • Ahora que sabes la especificación correcta de inflado de las llantas de tu vehículo, es momento para verificar la presión de inflado. El inflado debe verificarse, si es posible, en la mañana antes de conducir el carro. La presión de las llantas puede cambiar debido a muchos factores, uno de los cuales es el cambio en la temperatura del aire del ambiente. Por cada diez grados de cambio en la temperatura del aire del ambiente, la presión de las llantas puede aumentar (si sube la temperatura) o disminuir (si baja la temperatura) por 1 psi (libras por pulgada cuadrada).

Para más información mira la Guía de seguridad y cuidado de las llantas de las series de la Rubber Manufacturers Association.

Repara las desportilladuras menores del parabrisas

Algunas reparaciones del parabrisas están cubiertas por el seguro. Si tu parabrisas tiene desportilladuras pequeñas con un mínimo o ningún agrietado y deseas arreglarlo tú mismo entonces un kit para reparaciones podría ser una opción. Generalmente vienen con todos los materiales que necesitas y toma aproximadamente una hora en completar. Aunque es imposible arreglar todas las desportilladuras, puedes evitar que sigan aumentando en tamaño o que sigan descolorándose en el futuro. Mecánica Popular habla sobre los tipos de daños para los cuales se recomienda estos kits y Edmunds proporciona una vista general para los pasos de la reparación que ellos siguen.

Lava y encera tu carro

Una de las mejores maneras para mantener el exterior de tu carro es sacar el sucio y los residuos que pueden dañar el acabado. También proporciona una mirada de cerca de rayones, desportilladuras y abolladuras que no hubieras notado.

  • Lava el carro con una solución de limpieza diseñada para los acabados de carros. Trabaja de arriba a abajo y usa un paño de microfibra. Limpia las llantas con un balde separado de jabón y agua para que el resto del carro no se llene de grasa y suciedad.
  • Inspecciona la pintura para encontrar cualquier desperdicio como excremento de pájaros, savia de árbol o polen. Si estos contaminantes están encima de la superficie, la utilización de una barra de arcilla diseñada para el cuidado de carros puede ayudarte a sacarlos.
  • Seca bien con toallas limpias. Las toallas suaves de microfibras para secar con textura de tejido absorbente son una buena opción. Aplica cera de carros. Hay distintas variedades, pero una cera líquida o en pasta aplicada cada tres meses ayudará a proteger y mantener el exterior de tu carro.

No dejes que el costo en aumento del mantenimiento de carros te desanime. No tienes que ser un experto en el cuidado de carros para hacer reparaciones sencillas a tu carro que te ahorren dinero.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no apoya ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda a riesgo del propio usuario, se proporciona sólo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.