9 pasos para darle mantenimiento a tu lavadora de ropa

9 pasos para darle mantenimiento a tu lavadora de ropa

Hombre mirando dentro de la lavadora

Tu lavadora de ropa brinda a tu hogar un montón de apoyo, así que periódicamente tómate el tiempo de devolverle el favor. El mantenimiento de la lavadora de ropa puede ayudarte a evitar averías que pudieran poner tu aparato fuera de servicio —o peor, ocasionar fugas y daños costosos ocasionados por agua.

  1. Reemplaza las mangueras de agua. Revisa las mangueras con regularidad para detectar si están abultadas, agrietadas, deshilachadas o con fugas en los extremos. En caso de encontrar un problema, reemplaza la manguera o hazlo cada tres a cinco años como parte del programa de mantenimiento proactivo.
  2. Mueve la lavadora. Revisa que haya por lo menos cuatro pulgadas entre tu lavadora de ropa y la pared. Esto evita que las mangueras se enrosquen.
  3. Mantén la lavadora nivelada. Una lavadora de ropa descentrada puede vibrar, sacudirse o "caminar" por el piso durante el ciclo de centrifugado, el cual puede dañar el piso o la lavadora. Equilibra la lavadora girando las patas en dirección de las manecillas del reloj para bajarlas y en contra de las manecillas para elevarlas.
  4. Limpia el filtro de pelusas. Dependiendo de tu lavadora, el colector de pelusas podría estar ubicado en el tubo agitador, que es la columna del centro en la mayoría de las lavadoras o cerca de la parte superior de la tina de lavado. Mantenla limpia para ayudar a tu lavadora a que funcione eficientemente.
  5. Lava la lavadora de ropa. Enjuaga los residuos y acumulación de detergente haciéndola funcionar sin ropa con un líquido limpiador para lavadoras de ropa comprado en la tienda o mezclando una solución de agua caliente, vinagre y bicarbonato de sodio.
  6. Evita los olores de humedad y moho. Deja la tapa o la puerta de la lavadora abierta entre cargas para secar la unidad y mantenerla oliendo a fresco. En las lavadoras de carga frontal limpia el sello de plástico alrededor de la puerta después de lavar tu ropa.
  7. Mide tu detergente. Lee el manual de instrucciones de tu aparato para asegurarte de que usas el tipo y la cantidad correctos de detergente para tu lavadora. Demasiado detergente puede dejar residuos en tu ropa y causar uso y desgaste excesivo de tu lavadora, y las lavadoras de alta eficiencia requieren de un detergente bajo en espuma.
  8. No sobrecargues tu lavadora. Utiliza la cantidad apropiada de agua para el tamaño de la carga. Lava los artículos pesados o voluminosos en cargas pequeñas ya que son más difíciles para el aparato.
  9. Agrega una bandeja de goteo debajo de tu lavadora de ropa. Esta es una adición importante en un cuarto de lavandería en un piso de arriba ya que las fugas de agua podrían dañar los pisos de abajo.

Recuerda, una pequeña fuga en un aparato que utiliza agua y que se usa a menudo, puede causar serios daños si pasa desapercibida.

Divulgaciones

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.