Una guía para alquilar de forma inteligente

Una guía para alquilar de forma inteligente

Mujer joven caminando por el apartamento

Ser propietario de una vivienda es un sueño para algunos pero alquilar es la realidad para muchos. Hablamos con algunos veinteañeros que se ganaron sus galones de experiencia en el alquiler a través de percances y desgracias que puedes evitar.

Haz una inspección minuciosa

De otros apartamentos nada estelares, Lisa*, de 25 años de edad, aprendió lo que muchos de su edad no saben: Entrena tus ojos de águila antes de alquilar. “Venimos de dormitorios donde se espera que todo funcione”, dice ella. “He aprendido que es muy importante observar el lugar detenidamente. ¿Funcionan las cerraduras? ¿Hay grietas en la bañera? ¿Ves burbujas en la pintura? ¿Puede ser que esté empezando a crecer el moho? Necesitas negociar con los propietarios antes de firmar un contrato de arrendamiento y no después”.

Lisa, quien alquila en la Costa Este, tiene aparatos electrónicos costosos para su trabajo en su apartamento. Pero los daños llegaron un día provenientes de una fuente inesperada: El apartamento de arriba tuvo una fuga de agua que causó daños por $500 —afortunadamente cubiertos por el seguro de inquilinos— a su equipo electrónico.

Ponlo por escrito

Hay veinteañeros a los que no les preocupa en absoluto tener las cosas por escrito. Jane*, de 27 años de edad, era uno de ellos pero ahora es una fiel creyente de los contratos de arrendamiento gracias a una pesadilla con el depósito en Austin, Texas. “Me mudé a un lugar con otros compañeros de habitación y estaba bajo el nombre del inquilino original”, dice ella. “El inquilino quería que le diéramos a él un depósito igual que el que le dimos al propietario. Cuando llegó la hora de que nos devolvieran nuestro depósito, él rehusó hacerlo y dijo que no se acordaba de lo que acordamos ni de cuánto le habíamos dado cada uno de nosotros. Y no teníamos nada por escrito. Terminamos sin nada”.

Aunque tengas un contrato de arrendamiento, lee la parte de los gastos detenidamente. En otro contrato de arrendamiento Jane dice que “no se dio cuenta de que se necesitaba limpiar profesionalmente la alfombra y el apartamento antes de mudarse de éste. Después de gastar $700, te sientes bastante tonto”.

Haz preguntas

Mary*, de 28 años de edad, en realidad no esperaba tener compañeros de habitación en Philadelphia. “Después de mudarme, me enteré de que había cucarachas en el edificio”, dice ella. “Fue entonces cuando me enteré de que no tenía un superintendente oficial. Viví en un edificio con un restaurante en la planta baja y en realidad fue a los meseros y al cocinero a los que se les pidió ayuda. Entonces me di cuenta de lo vulnerable que estaba viviendo en un apartamento sin un contrato de arrendamiento ni gerencia oficial.

¿Su moraleja? “Pregunta acerca de cualquier problema común que el apartamento tenga antes de firmar el contrato de arrendamiento", dijo Mary. “Debí haber preguntado si había insectos o roedores ya que estaba encima de un restaurante. Asegúrate de que tienes un superintendente y de que éste esté fácilmente accesible si hay algún problema. Necesitas saber que no te van a dejar esperando por días”.

Cuidado con las estafas

Finalmente, recuerda que si no te proteges de antemano te puedes quedar sin dinero —y sin lugar para vivir. Haley*, de 25 años de edad, se dio cuenta de eso de mala manera cuando comenzó a buscar un apartamento en New York City. “Yo alquilé el apartamento a un hombre de Craigslist, y él insistió en que le pagara el dinero primero”, dice ella. “'Ésa es una mala idea, aunque la razón para que pagues antes sea creíble”.

Ella le pidió a su padre que echara un vistazo al lugar y luego, a regañadientes, le dio al hombre el dinero. Grave error: "Resultó ser que él estaba estafando a muchas personas y que lo estaban desalojando”, explica ella. “Me devolvieron el dinero pero tuve que involucrarme (con las autoridades del orden público)”.

¿La lección aprendida? “No seas impaciente”, aconseja Haley. “Si no lo ves claro, continua tu camino. ¿Quieres vivir en un lugar en el que te sientes inseguro incluso antes de que te hayas mudado?


¿Por qué necesitas seguro de inquilinos?

En cuanto al seguro de inquilinos, no hay una póliza que sea igual para todos. Una póliza puede ser personalizada con cantidades de cobertura y coberturas adicionales que sean las correctas para ti. Aquí hay algunas razones para que pienses en un seguro de inquilinos, al igual que explicaciones de términos y endosos comunes.

Piensa en todo de lo que eres dueño: Computadora. Teléfono celular inteligente. Ropa. Muebles. Televisión. Éstos solamente ya valen probablemente miles de dólares. Si alquilas un apartamento y un suceso inesperado —incendio, robo, fuga de agua— ocurre, el seguro que el propietario tiene cubre sus intereses, como reparaciones al edificio, no los tuyos. Esto significa que muchos de los costos de pérdidas o de reemplazo tendrán que salir de tu bolsillo.

Las pérdidas del inquilino son más comunes de lo que piensas. Los robos son maneras fáciles y rápidas de que los ladrones se lleven objetos de valor. Los equipos electrónicos son blanco fácil para los ladrones ya que su peso es normalmente liviano y a menudo son de valor. Un robo podría resultar fácilmente en pérdidas de miles de dólares.

Tu apartamento podría quedar inhabitable debido a desastres naturales o causados por el hombre. Muchos inquilinos no se dan cuenta de que el costo de la vivienda temporal y otras cosas esenciales rápido suman mucho —y podrían cubrirse con un seguro de inquilinos.

Los accidentes de las personas que no son inquilinos podrían ser responsabilidad tuya. El no ser propietarios no te exime de la responsabilidad civil si alguien se lesiona mientras está en tu apartamento. El seguro de inquilinos puede proveer asistencia, incluyendo los honorarios legales.

Un experto puede ayudarte con los tipos y niveles de cobertura. Una camisa para el trabajo puede equivaler a solo $50; multiplica eso por una o dos docenas y el costo de reemplazo podría sumar una cantidad significativa. En la era de múltiples equipos electrónicos por hogar, todo los que se pierde o se roba puede ser costoso también.

Revisa el tipo de cobertura. La cobertura de reemplazo también ayuda a contrarrestar la disminución del valor de tus posesiones. Aún si tu viejo sofá o computadora portátil solo valen unos pocos cientos de dólares hoy día, la cobertura de reemplazo podría ayudarte a reemplazar los artículos de importancia por un valor de venta como nuevos.

¿Qué tal una cobertura adicional? Las coberturas adicionales de seguro de inquilinos pueden incluir:

  • Protección relacionada con un negocio que operas desde tu sitio de alquiler que sea elegible para cobertura comercial incidental.
  • Cobertura incrementada para artículos especiales, incluyendo equipo informático extendido y joyas de gran valor.
  • Responsabilidad civil personalizada a tu valor individual. Un resbalón con caída u otros accidentes pueden resultar en un fallo jurídico costoso.

Términos comunes de alquiler

Conoce el lenguaje y las limitaciones antes de firmar el contrato de arrendamiento.

Alquiler: Esto también incluye tipos aceptados de pago y términos de cuotas atrasadas.

Depósitos: Asegúrate de que tu contrato de arrendamiento especifique la cantidad de dólares, la utilización y los requisitos.

Límite de inquilinos y ocupantes: No dejes que un amigo se quede a vivir contigo con el fin de reducir tu costo de alquiler. Si no se menciona a alguno de los inquilinos, esto podría ser causa para suspender el contrato de arrendamiento. Y permitir que alguien se quede ilegalmente los absuelve de la responsabilidad financiera.

Mascotas: Si tu contrato de arrendamiento no los permite, no los tengas. Podrían encontrarse ambos en la calle.

Reparaciones/Mantenimiento: Conoce de lo que eres responsable, cómo avisar al propietario para las reparaciones y dar un límite de tiempo razonable para las actualizaciones. TÉRMINOS: Un contrato de arrendamiento tiene fechas de terminación, normalmente de un año o de mes en mes.

Servicios públicos: Comprende lo que cubre y lo que no cubre el contrato de arrendamiento —retirada de nieve, cortado de césped, retirada de hojas. Tu contrato de arrendamiento puede también hablar sobre si eres responsable del incremento de tarifas de los servicios públicos.

Derecho del propietario para entrar: El propietario debe especificar cuándo él o ella tiene el derecho legal a estar en tu unidad de alquiler y si tienes derecho o no a estar presente.

*Los nombres han sido omitidos por razones de privacidad.