Dos niños pequeños están sentados sobre el piso, protegiendo sus finanzas poniendo sus monedas en frascos.

¿Cómo protejo mi dinero de la inflación?

En tiempos de alta inflación y de una economía incierta, estarás mejor preparado para capear el temporal con un plan financiero inteligente.

Aunque la economía puede ser causante de mucha incertidumbre, la alta inflación la convierte en un tema importante para muchas personas. Si ya cuentas con ciertas protecciones financieras, quizá puedas capear mejor los posibles temporales. Aquí encontrarás algunas sugerencias para combatir la inflación, que podrían ayudarte a mantenerte en una firme posición financiera.

Cómo administrar las finanzas personales y ahorrar dinero

  • Salda las deudas. Aunque sea difícil, haz que la reducción de las deudas sea una de tus máximas prioridades, sobre todo los saldos de tarjetas de crédito con altas tasas de interés.
  • Crea un fondo de emergencia o auméntalo. Si recibes un reembolso, bono o aumento de sueldo, considera poner un porcentaje de ese dinero en tu fondo de emergencia o tus ahorros.
  • Considera refinanciar tu vivienda. Si las tasas de interés hipotecarias son bajas, tal vez deberías considerar un préstamo de tasa fija. Si tienes una hipoteca de tasa ajustable y cambias a una hipoteca de tasa fija, podría serte más fácil establecer un presupuesto cuando sabes cuánto tendrás que pagar por tu hipoteca.
  • Busca maneras de reducir tu nivel de gastos. Considera mudarte a una vivienda o apartamento más pequeño y económico. A la vez, vende posesiones que ya no usas —tales como una bicicleta de ejercicio o colecciones de artículos que ya no te interesan— y ahorra el dinero.
  • Reduce los gastos no esenciales. Revisa tus gastos voluntarios, tales como comida para llevar, suscripciones de streaming, entretenimiento o viajes.
  • Ahorra cuando hagas compras. Saca provecho de los cupones, puntos de tarjetas de crédito, programas de lealtad de tiendas o de las tarjetas de membresía que ofrezcan premios para gasolina. Prueba comprar marcas genéricas e incluso recetas médicas genéricas para ayudarte a ahorrar aún más.
  • Intenta vivir con un sueldo. Si tú y tu pareja trabajan, pónganse el reto de vivir con uno de sus sueldos y pongan algo o todo el resto en ahorros. Considera depositar algo de ese dinero en cuentas que sean accesibles para emergencias.
  • Negocia. No está demás pedir tasas más bajas en las tarjetas de crédito o solicitar descuentos en tus compras. Si hay cuotas de inscripción para un servicio en particular, pregunta si se puede prescindir de esa cuota. Algunos minoristas podrían acceder, en su deseo de mantenerte como cliente.
  • Renegocia las facturas mensuales de servicios. Estos servicios incluyen cosas como planes de teléfono celular, cable e internet. Muchos proveedores ofrecen una tasa introductoria para atraer nuevos clientes. Después de un cierto tiempo, las tasas empiezan a aumentar de manera continua. Revisa tus costos mensuales y comunícate con esas compañías para ver si están dispuestas a negociar un precio mejor. Es una buena manera de restar dólares de tu presupuesto mensual.
  • Examina las suscripciones mensuales. Es fácil olvidarte de las suscripciones de canales de streaming, productos de belleza, revistas y servicios de entrega, pero los costos se acumulan en el curso de un año. Es una buena práctica medirlas en términos de necesidades versus deseos. Una vez que lo hagas, eso te puede ayudar a rebajar los gastos hasta las necesidades.
  • Paga las compras con dinero en efectivo. Gasta solamente lo que tengas a mano en el momento. Posterga las compras que te requieran aumentar el saldo de una tarjeta de crédito hasta que hayas ahorrado lo suficiente para cubrir el costo.
  • Enriquece el potencial de tu sueldo. Aprende nuevas destrezas, pide más responsabilidades en el trabajo o incluso empieza una pequeña empresa a medio tiempo. Cuando las cosas no van bien, la experiencia que aportes a una posición puede ayudar a que seas invalorable para tu compañía, o darte opciones si te incluyen en una reducción de personal.
  • Pide un incremento de sueldo. Aunque puede ser una conversación incómoda para algunas personas, no es un pedido irracional, especialmente cuando la inflación alcanza casi niveles récord. Abogar por tu carrera es siempre importante.

Riesgos financieros que debes evitar durante un declive de la economía

  • Sacar dinero de tu cuenta de jubilación. Generalmente, tendrás que pagar una multa fiscal de 10% de impuestos federales sobre la renta por retirar fondos prematuramente, además de que estarás menoscabando tu futuro.
  • Dejar caducar el seguro. Mantén vigentes tus coberturas de seguros de vivienda, discapacidad, vida y carros. Si algo te ocurre durante un período de dificultades económicas, necesitarás esa protección.
  • Ser cosignatario de un préstamo. Es arriesgado, a menos de que estés seguro de que puedes asumir toda la carga tú mismo. Incluso si tu cosignatario es una persona confiable, no hay ninguna garantía de que no incumplirá con el pago.
  • Asumir más deudas. Evalúa minuciosamente cualquier desembolso que se convierta en deuda. Un préstamo estudiantil para tu hijo podría ser una deuda razonable, pero no un gran gasto con tu tarjeta de crédito.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa; sin embargo, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

State Farm® y sus afiliadas no proveen asesoría fiscal, de inversiones ni legal. Las leyes de impuestos federales y estatales están sujetas a cambios. Si se requiere asesoría fiscal, de inversiones o legal, por favor busca los servicios de un profesional con licencia.

Comienza una cotización

Selecciona un producto para comenzar una cotización.

Encuentra agentes cerca de
usted o contáctenos

Hay uno listo para ofrecer un servicio personalizado que se ajuste a sus necesidades específicas.

Artículos relacionados

Monitoreo crediticio desde el hogar

Mantenerte informado sobre tu informe crediticio podría poner fin a un fraude crediticio y el robo de tu identidad.

Cómo salir de deudas

Conoce más sobre las estrategias para encontrar la opción correcta para ti.

Tipos de activos personales y cómo administrarlos

Conceptos básicos sobre tipos de activos, cómo protegerlos y cuándo es momento de liquidar.

Cómo cambiarán las compras y cómo puedes protegerte tú mismo

La revolución de las ventas al por menor está aquí, y con ella vienen posibles riesgos de seguridad en los pagos móviles. ¿Estás haciendo todo lo que puedes para protegerte tú mismo?