Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

La psicología del gasto y por qué puede que estés gastando demasiado

Al entender la psicología del gasto monetario y por qué puede que estés gastando demasiado, podrás crear mejores hábitos financieros.

Credit cards

¿Te has preguntado alguna vez por qué gastas tanto en un par de pantalones que ni siquiera te quedan? ¿O compras un manojo de boletos de lotería cuando sabes que tus oportunidades de ganar el premio gordo son casi nulas? No eres el único. La economía del comportamiento, ciencia ganadora del premio Nobel, ha abordado estas preguntas por décadas y ayuda a explicar por qué las personas se relacionan con el dinero de la manera en que lo hacen. En un mundo perfecto, todos resistiríamos el impulso de derrochar y, en vez de ello, ahorraríamos la cantidad apropiada para una jubilación cómoda. Pero los hábitos financieros no son racionales, como señalan muchos economistas, psicólogos y neurocientíficos. "Los economistas solían considerar que las personas siempre tomaban decisiones financieras racionales", señala John Smith, profesor asociado de economía en Rutgers University-Camden. "Sin embargo, en los últimos 30 años, se ha acumulado una gran cantidad de evidencia que muestra que la mayoría de las personas sufren de todo tipo de tendencias costosas y sistemáticas".

Llámalo instinto o reglas generales: La mayoría de las personas confían en atajos emocionales para tomar sus decisiones financieras. Esas reglas, indican los psicólogos, evolucionaron como atajos cognitivos en el cerebro humano; si piensas detenidamente en cada movimiento que haces, te tomará mucho tiempo. Pero en el ámbito financiero, los atajos te pueden hacer ver patrones que no existen y conducirte a información irrelevante.

Al comprender las razones por las cuales gastas dinero y cuántas decisiones financieras tomas sin darte cuenta, puedes tomar más consciencia sobre cómo cambiar la manera en que usualmente haces las cosas, lo cual puede resultar en mejores hábitos financieros.

Problemas comunes y soluciones sencillas

Problema 1: El futuro está distante

Según señala James E. Burroughs, profesor de comercio en University of Virginia, a los seres humanos les cuesta conceptualizar el futuro. Para el hombre primitivo, las amenazas mayores eran las más inmediatas como conseguir alimento y mantenerse alejado de los depredadores, lo cual dejó de ser una amenaza años después. A pesar de los titulares de las noticias amarillistas, el presente es relativamente seguro gracias a la modernidad, a que el suministro de alimentos es abundante y a que las bestias se han alejado de los centros poblados. Pero cuando se trata de dinero, aún tenemos problemas para tomar decisiones cuidadosas sobre el futuro.

"El dinero necesario para un futuro lejano pareciera ser menos importante que el que se necesita pronto", expresa Smith. "Esto es lo que se conoce como la tendencia a preferir el presente". Por ejemplo, las vacaciones a tomar el año próximo son mucho más concretas que la compra de una vivienda dentro de cinco años o la jubilación en 30 años. "Mientras más lejanas parezcan las consecuencias," explica Burroughs, "más difícil será que podamos hacer una evaluación adecuada de las mismas". El economista Keith Chen de UCLA cree que el idioma que hablas también afecta tu comportamiento en materia de ahorros. "Los países con idiomas que no distinguen mucho entre el presente y el futuro tienen tasas de ahorro más elevadas", acotó. Las personas de esos países no ven el futuro tan lejos como los de habla inglesa.

La solución: Empieza poco a poco.

Si ahorrar para la jubilación te parece abrumador, tal vez puedas comenzar ahorrando solo el 5% de tu salario bruto. Si ganas $30,000, ahorrarías $125 al mes. Aumenta después la tasa de ahorros a razón de un punto de porcentaje al año o haz que efectúen el depósito directo de tus aumentos directamente a tu cuenta de ahorros.

Problema 2: El crédito no es "real"

Las personas gastan más con tarjeta de crédito que en efectivo. ¿A qué se debe esto? Con el dinero de plástico, solo sientes el peso del gasto después, cuando te llega la factura. "El dinero en efectivo hace que el peso de pagar sea más evidente", señala Burroughs. Como era de esperarse, los ingresos por el peaje de las autopistas aumentaron drásticamente poco después de que las casetas de pago electrónico reemplazaron los carriles de pago en efectivo. Los conductores simplemente no se daban cuenta de lo que pagaban con un transpondedor de peaje. De la misma manera, las personas tienden a gastar de más cuando visitan otro país. "La moneda extranjera tiende a parecerse al dinero de juguete", dice Burroughs, "por lo que las personas no creen que sea de verdad". Sin embargo, mientras más gastas en esa moneda, más real se vuelve la misma y el efecto comienza a disminuir.

La solución: Acostúmbrate a usar efectivo para tus compras diarias.

Pero deberías considerar aún utilizar una tarjeta de crédito para los artículos más costosos, tales como los aparatos electrónicos o los electrodomésticos.

Problema 3: El dinero no implica tiempo

La mayoría de las personas saben cuánto ganan cada año, pero ¿cuántos podrían decir cuánto ganan por día? "Esa es una manera importante de ver el dinero y puede ayudar a ver las decisiones de gastos de manera diferente", sostiene John Buerger, planificador financiero de San Luis Obispo, California. "Nos gusta visualizarnos en un contexto tan grande como sea posible," señala Buerger. Ganar $65,000 al año ciertamente suena mejor que $178 al día. Sin embargo, ante decisiones relacionadas con gastos cotidianos, pagar $1.50 por una taza de café o $40 por una blusa de moda parecería insignificante contra un ingreso anual de $65,000. Aun así, los gastos se acumulan.

La solución: Cuando te enfrentes a una decisión de gastos, haz una comparación equitativa.

Un artículo de $50 representa más de un cuarto de las ganancias diarias de alguien que gana $65,000. ¿Es tan importante esa cena o aparato?

Problema 4: Es difícil seguirle la pista al dinero

Muchos no se dan cuenta de cuánto gastan diariamente y el dinero se les escurre de las manos sin que se den cuenta. "A menudo, el dinero se escapa en cosas que no son importantes para las personas", indica Buerger. Buerger les pide a sus clientes que mantengan un diario de gastos durante 30 días y que anoten cada transacción que hagan 24 o 36 horas después de haberla hecho. Es lo suficientemente reciente así, no en el momento, para que pueden ver esas compras con mayor objetividad. Después, les pide a los clientes que clasifiquen cada compra en una escala del 1 al 5, basándose en el valor que reciban. "Para algunas personas, el café tiene un valor tremendo," indica. Buerger informa que, al hacerle seguimiento a sus gastos, las personas toman conciencia y automáticamente disminuyen sus gastos de un 3% a un 5%.

Ahí es cuando él trata de cambiar comportamientos que a menudo parecieran dolorosos haciéndolos placenteros. Hablemos de los ahorros, por ejemplo: A menudo parecen un sacrificio. Para poder cambiar el comportamiento, ahorrar tendría que ser placentero. Y es por eso que Buerger pide a sus clientes que se enfoquen en los gastos que les proporcionan placer.

Vale destacar cuán importante es que se empiece a ahorrar a temprana edad. La persona que ahorra desde los 25 a los 35 años de edad y luego se detiene termina con más dinero a los 65 que alguien que ahorra la misma cantidad desde los 35 a los 65 años de edad. "La persona que gane entre $50,000 y $60,000 al año descubrirá que puede ahorrar entre $150 y $200 al mes. Hazlo por un período de 30 o 40 años y terminarás con una cantidad enorme", acota Buerger.

La solución: Para que veas a dónde va tu dinero, utiliza un software que te permita hacerle seguimiento por un mes.

Si los artículos y las categorías de tu lista resultan en poco placer o valor, convierte esos gastos en ahorros.


Decisiones derivadas de emociones

Aquí encontrarás algunas preguntas que te permitirán determinar si estás tomando una decisión financiera basándote en tus emociones.

  • ¿Me produce placer?
    Por ejemplo, para algunas personas las compras de zapatos son un verdadero placer. Para otros podría tratarse de un reloj, una corbata o una comida espléndida en el mejor restaurante de la ciudad. Clasifica tus compras en una escala del 1 al 5, considerando como 5 la más placentera. Si encuentras que la mayoría de tus compras caen en un rango bajo y no te brindan mucha satisfacción, es hora de pensarlo dos veces antes de gastar. No solo hace que tus gastos sean más significativos, sino que terminarás también ahorrando dinero.
  • ¿Qué saco con esa compra?
    No hay nada malo en comprar un boleto de lotería de vez en cuando, pero entiende que tus oportunidades de ganar el premio gordo son extremadamente bajas (1 en 175 millones). Sin embargo, hay quien todavía cree que será uno de los afortunados porque ven ejemplos de personas de la vida real que sí han ganado. Le prestan demasiada atención a eventos de baja probabilidad como ganar la lotería.
  • ¿Qué efecto tendría esperar?
    Aunque no ganes mucho dinero, nada sustituye el tiempo, lo cual tienes en abundancia cuando eres joven. A medida que envejeces, la vida se vuelve financieramente más complicada y más costosa y no hay manera de saber cuánto podrás ahorrar. Las pequeñas cantidades que ahorres e inviertas hoy día te pagarán grandes dividendos en el futuro.

La información contenida en este material se obtuvo de varias fuentes. Nosotros consideramos que es confiable y precisa; sin embargo, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad en la presente.


Selecciona para comenzar una cotización.




844-373-0003

También importante

5 maneras de ahorrar dinero sin esfuerzo alguno

5 maneras de ahorrar dinero sin esfuerzo alguno

Es fácil gastar de más cuando estás empezando, así que te damos ideas para no gastar tanto.

5 pasos básicos que puedes tomar para mejorar tu puntuación crediticia

5 pasos básicos que puedes tomar para mejorar tu puntuación crediticia

Si tu puntuación crediticia te ha estado limitando, intenta llevar a cabo estas sugerencias para mejorarla.

Artículos relacionados

Tus metas financieras década por década

Tus metas financieras década por década

Metas de ahorro por edad que te ayudan a mantener tus objetivos de jubilación.

Sigue estos pasos para alcanzar el bienestar financiero

Sigue estos pasos para alcanzar el bienestar financiero

Estas 3 prácticas básicas te pueden encaminar hacia el bienestar financiero.

Personas de verdad, dinero de verdad

Personas de verdad, dinero de verdad

A menudo, preguntas, problemas y tropiezos relacionados con el dinero y los presupuestos son medidos por un solo reto a la vez: ahorrar para una vivienda, saldar la deuda de una tarjeta de crédito, o incluso establecer un fondo de emergencia.