Testamentos y fideicomisos: un manual básico para la planificación del patrimonio

Una introducción a la planificación del patrimonio: Testamentos y fideicomisos vitales

Manos de persona mayor firmando un documento

Pensar en la planificación del patrimonio nos puede resultar difícil; sin embargo, es algo que todos tenemos que hacer en algún momento. Aunque probablemente hayas escuchado los términos "testamento" y "fideicomiso", ¿sabes lo que son y los usos correctos de cada documento?

Los testamentos y fideicomisos se usan para planificar lo que pasa con tus bienes después de que ya no estés, sin embargo tienen funciones diferentes.

Definiciones

  • Testamento. Un documento legal que indica lo que quieres que pase con tus bienes y quién criará a tus hijos menores de edad después de que mueras.
  • Fideicomiso. Hay dos tipos básicos de fideicomisos; un fideicomiso vital y un fideicomiso testamentario. Un fideicomiso vital es un acuerdo que haces con un administrador fiduciario, el cual ostenta el título legal de tu propiedad. Es creado y entra en vigor cuando todavía estás vivo. Un fideicomiso testamentario es un fideicomiso que entra en vigor después de tu fallecimiento y a menudo se incluye en un testamento.

Similitudes

Los testamentos y fideicomisos vitales tienen algunas similitudes básicas:

  • Distribuyen las propiedades a los beneficiarios. Tanto en un testamento como en un fideicomiso, puedes proporcionar instrucciones sobre cómo distribuir tus propiedades después de tu fallecimiento.
  • Se pueden modificar. Si deseas hacer cambios, tanto los testamentos como los fideicomisos revocables se pueden modificar en cualquier momento antes de tu fallecimiento siempre y cuando estés en posesión de tus facultades mentales.

Diferencias

Testamento

  • Requiere el nombramiento de un albacea. Esta persona estará a cargo —bajo la supervisión del tribunal— de ejecutar tu patrimonio después de tu fallecimiento, lo cual incluye resolver cualquier reclamación de acreedores, finalizar cualquier asunto legal y distribuir tus bienes restantes a los beneficiarios.
  • Entra en vigor solo después de tu fallecimiento. Si quedas incapacitado, física o mentalmente, puede ser necesario establecer una tutela para administrar tu patrimonio. Consulta a un abogado capacitado para más información.
  • Permite el nombramiento de un tutor legal para hijos menores de edad. En la mayoría de los estados esto es únicamente posible con un testamento.
  • Requiere validación de un testamento. La validación de un testamento es un proceso legal, supervisado por el tribunal, donde tu testamento es validado, todas tus deudas son liquidadas y tus bienes restantes son distribuidos a tus beneficiarios. El proceso de validación de un testamento puede llevar varios meses para completarse.
  • Podría ser más sencillo. Generalmente es más fácil crear un testamento que un fideicomiso.


Fideicomiso vital

  • Entra en vigor inmediatamente. Tan pronto como crees y transfieras tus propiedades al mismo, un fideicomiso vital entrará en vigor.
  • Requiere transferencia de las propiedades. Las propiedades no se transfieren directamente a tus beneficiarios, deben ser transferidas primero al fideicomiso que hayas creado. Normalmente, para las propiedades personales, puedes hacer una asignación de tus propiedades al fideicomiso. Sin embargo, bienes tales como bienes raíces, automóviles y cuentas financieras no calificables pueden necesitar que se cambie el título a nombre del fideicomiso. También deberías revisar tus designaciones de beneficiarios para seguro de vida y cuentas calificables con tu abogado de planificación del patrimonio. Si no transfieres bienes al fideicomiso durante tu vida, los bienes aún podrían pasar por el tribunal de validación de testamento.
  • Evita la validación de testamento. Si la propiedad se transfiere correctamente al fideicomiso durante tu vida, generalmente se evitará la validación de testamento después del fallecimiento, lo cual a menudo puede acelerar el proceso de administración.
  • Requiere el nombramiento de un administrador fiduciario. Esta persona está a cargo de los bienes incluidos en el fideicomiso y los distribuye después de tu fallecimiento. Este puesto es similar al de albacea de un testamento. Para mantener el control de tu propiedad mientras aún estás vivo, puedes servir como el administrador fiduciario inicial. Deberías nombrar a un administrador fiduciario sucesor para llevar a cabo tu voluntad si te encuentras incapacitado o después de tu fallecimiento.
  • Mantiene la confidencialidad después del fallecimiento. Ya que un testamento típicamente pasa por una validación de testamento, éste se convierte en un documento público. Normalmente, un fideicomiso vital no lo es y, de este modo, puede ser usado para que se respete la confidencialidad de tus asuntos.
  • Flexibilidad de planificación del patrimonio. Ya que un fideicomiso vital no necesita supervisión continúa del tribunal, un fideicomiso a menudo se usa en situaciones donde una distribución inmediata de los bienes a los beneficiarios podría no ser deseable. Esto puede ser debido a una variedad de razones entre las que se incluyen: edad del beneficiario, mala administración financiera, matrimonio inestable, o abuso de sustancias o problemas de adicción a los juegos de azar y apuestas.

Los testamentos y fideicomisos son documentos legales que tu abogado de planificación del patrimonio usará para ayudarte a ti y a tu familia a alcanzar tus metas de planificación del patrimonio. A menudo se usan juntos. Por ejemplo, un fideicomiso puede ser redactado dentro de un testamento para mantener a los hijos menores. Y, a menudo, un testamento es usado para asegurar que todos los bienes que no se hayan transferido a un fideicomiso vital durante tu vida se transfieran a tu fideicomiso después del fallecimiento.

Sin importar en qué parte del proceso de planificación de tu patrimonio estés, lo mejor es que te instruyas y permanezcas informado. Las leyes de impuestos y validación de testamento varían de estado a estado. Siempre deberías consultar a un abogado capacitado para la planificación del patrimonio en tu estado.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

Ni State Farm® ni sus agentes proveen asesoría fiscal o legal.