Qué hacer y qué evitar para proteger tus finanzas

Qué hacer y qué evitar para llevar tus finanzas con inteligencia

Niños sentados en el piso colocando monedas en una jarra de vidrio

Una economía difícil conlleva mucha incertidumbre pero es posible sobrellevar mejor las dificultades si tienes ciertas protecciones financieras establecidas. Aquí tienes algunas sugerencias que pueden ayudarte a mantener una base financiera sólida.

  • Salda tu deuda. Aunque puede resultar difícil, haz que la reducción de deuda sea una de tus principales prioridades —particularmente los saldos de tarjetas de crédito con tasas de interés alto.
  • Considera refinanciar tu vivienda. Te podría convenir asegurar un préstamo con una tasa de interés fija mientras las tasas sigan bajas.
  • Busca maneras de reducir gastos. Considera mudarte a una vivienda o apartamento más pequeño y económico. Al mismo tiempo vende propiedades que ya no uses —como una bicicleta de ejercicio o colecciones de artículos que ya no te interesen— y ahorra el dinero.
  • Intenten vivir de un solo salario. Si tu pareja y tú tienen un empleo, esfuércense por vivir de uno de los dos sueldos y pongan el resto, o un parte del resto, en ahorros. Asegúrense de que una parte de ese dinero se deposite en cuentas que estén disponibles para emergencias.
  • Negocia. Pide tasas más bajas en tarjetas de crédito y descuentos en mercancía. Si hay cuotas de inscripción para un servicio en particular, mira si es posible que no se aplique esa cuota. En tiempos difíciles, algunas tiendas lo aceptarán, simplemente para mantenerte como cliente.
  • Paga en efectivo las compras. Gasta sólo lo que tengas disponible en este momento, deja para después las compras que requieran que aumentes el saldo de la tarjeta de crédito.
  • Aumenta tu potencial para mejorar tu salario. Aprende nuevas destrezas, asume nuevas responsabilidades en el trabajo o incluso comienza un pequeño negocio a medio tiempo. En una recesión, la experiencia adquirida puede ayudarte a que seas imprescindible para tu compañía —o darte opciones en caso de que seas despedido.
  • No abuses de tu cuenta de jubilación. Generalmente pagarás una multa del 10% en impuestos federales por sacar los fondos antes de tiempo, con lo que pondrás en peligro tu futuro.
  • No dejes de pagar tu seguro. Mantén al día las coberturas de seguro de vivienda, incapacidad, vida y carros. Si algo te pasa cuando tengas problemas o estés de baja, necesitarás esa protección.
  • No firmes un préstamo conjuntamente. Es arriesgado a menos que estés seguro de que puedes asumir la deuda entera tú mismo. Aunque el cosignatario sea de confianza, no se garantiza que no incumpla el pago.
  • No tomes deuda adicional. Evalúa minuciosamente cualquier desembolso que resulte en deuda. Un préstamo de estudiante para tu hijo puede ser una deuda razonable —pero un gasto grande de tarjeta de crédito no lo es.

Divulgaciones

Solamente para fines educativos.

State Farm® y sus afiliados no ofrecen asesoría fiscal, legal o de inversiones. Las leyes de impuestos federales y estatales están sujetas a cambios. Si se requiere asesoría fiscal, legal o de inversiones, por favor busca los servicios de un profesional con licencia.