Pasar al contenido principal

Start of main content

Haz una auditoría anual de seguridad en la vivienda

Haz una auditoría anual de seguridad en la vivienda en una sola tarde con esta sencilla lista de comprobación para ayudar a mantener tu vivienda funcional y a tu familia sin peligro.

Flowers and an Air conditioning outside a house

Mantener segura a tu familia es tu prioridad principal, pero es difícil recordar todas las pequeñas cosas que necesitas revisar alrededor de la casa. Para que hagas las cosas lo mejor posible, hemos desarrollado un plan de un día para inspeccionar los sistemas de seguridad más importantes, desde el piso de arriba hasta el sótano.

¿Qué debería inspeccionar en mi vivienda anualmente?

  • Verifica tus alarmas de humo: Empieza tu auditoría de seguridad con algunos de los sistemas de seguridad más importantes que cada vivienda debería de tener: alarmas de humo. Instala alarmas de humo dentro y fuera de los dormitorios, además de al menos una en cada piso de la vivienda, incluyendo el sótano. Si es posible, usa alarmas de humo interconectadas que suenen todas cuando una lo hace. Si tienes alarmas de humo, limpia y prueba cada una y reemplaza las baterías cuando sea necesario. (Repite esta simple medida de seguridad cada mes). Reemplaza las alarmas al menos cada 10 años.
  • Considera una escalera de escape de incendio: Durante un incendio, puede que no exista un camino libre para salir por la puerta. Necesitas otro camino para salir de cualquier cuarto y esa es la ventana del dormitorio en el segundo piso o en cualquier otro lugar. Pon una escalera de escape de incendio cerca de una ventana en cada habitación de arriba y practica, con los miembros de tu familia, dónde encontrarlas y cómo usarlas. También usa este tiempo para recordarle a tu familia el plan de escape de emergencia en caso de incendio.
  • Instala detectores de monóxido de carbono (CO): Si tu vivienda usa gas natural para cocinar o para la calefacción, o si tiene un garaje adjunto, necesitas alarmas de CO. Llamado el asesino silencioso, el monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro y puede ser tóxico aún en pequeñas cantidades. Si aún no lo has hecho, instala alarmas interconectadas fuera de los dormitorios y en cada piso de la vivienda. Prueba las alarmas hoy y cada mes para que tu familia se familiarice con el sonido. También, hablen acerca de qué hacer si suenan las alarmas. (Salgan de la casa inmediatamente y llamen a los bomberos). Reemplaza los monitores cada siete años.
  • Prepara un kit de emergencia: Siempre trata de estar preparado. Prepárate hoy para una emergencia llenando un recipiente a prueba de agua con estos artículos imprescindibles:
    • Copias de pólizas de seguro, números de cuentas bancarias, pasaportes y otros documentos importantes. Además, considera almacenar tus documentos importantes en una caja fuerte a prueba de incendios.
    • Suministro de tres días de comida no perecedera y agua embotellada (un galón por persona por día), un abrelatas, platos, vasos y utensilios desechables, comida extra y agua para mascotas.
    • Kit de primeros auxilios y artículos de higiene personal (mantén los medicamentos con receta médica).
    • Un radio de baterías y una linterna, con baterías extra para ambos y un silbato por si necesitas mandar una señal de auxilio.
    • Alicates para cortar los servicios públicos.
    • Otros artículos a considerar son cargadores solares de teléfonos celulares, un cambio de ropa y zapatos, bolsas de dormir, fósforos, un extintor y juegos para mantener a los niños entretenidos.
  • Revisa tus escaleras: Antes de bajar los escalones, detente y mira a tu alrededor. Las escaleras son una parte importante de la ruta de evacuación de emergencia de tu familia. Evita caídas peligrosas reparando o apretando peldaños flojos y pasamanos. Si las escaleras no tienen alfombra, añade pasos, cintas o pintura antideslizante. Si dependes solamente de la iluminación cableada superior para iluminar tus escaleras, el área estará oscura durante una pérdida de corriente eléctrica. Considera la instalación en los peldaños de luces a batería que se activen con movimiento. Si ya la tienes, comprueba si las baterías necesitan reemplazarse. 
  • Revisa los posibles riesgos en tu cocina: La cocina promedio está llena de riesgos de incendio y amenazas inflamables. Puedes prevenir que un pequeño fuego se convierta se convierta en un incendio que devore tu vivienda colocando extintores de incendios en la cocina (donde empiezan la mayoría de los incendios) y el garaje (donde comúnmente se guardan productos químicos inflamables). Pon otro en cada piso de la vivienda, colocándolos a plena vista y junto a las puertas de salida. Revisa los extintores cada mes para asegurarte de que el manómetro esté en la zona verde, que el pasador y el sello de seguridad estén intactos, y que no haya abolladuras, fugas o partes oxidadas. Si alguno está defectuoso, reemplázalo. La efectividad de un extintor de incendios depende de la persona que lo usa. Recuérdale a tu familia hoy mismo la técnica PASS:
    • Pull. Hala el pasador para liberar el mecanismo de bloqueo.
    • Aim. Apunta bajo, dirigiendo el extintor hacia la base del fuego.
    • Squeeze. Aprieta la palanca lenta y uniformemente.
    • Sweep. Mueve la boquilla de lado a lado.
    • Los extintores solo deberían usarse en incendios pequeños y reducidos. Si el incendio está creciendo, sal de la vivienda. 
  • Inspecciona tu chimenea, estufa de madera y calentadores portátiles: Las chimeneas y los elementos de calefacción son la segunda causa principal de incendios en los Estados Unidos. Si tu vivienda tiene una chimenea de leña o de gas, tómate unos minutos para pensar en la seguridad. En primer lugar, es menos probable que una chimenea limpia se incendie; programa tu cita anual con un limpiador de chimeneas certificado para inspeccionar y limpiar el piso y el conducto del humo de la chimenea. Minimiza la amenaza de chispas causantes de incendio asegurándote de que tu rejilla protectora de chimenea sea funcional y moviendo todo material inflamable (alfombras, muebles, cortinas, etc.) por lo menos a 36 pulgadas del fogón. 
  • Haz que inspeccionen tu aire acondicionado: Unos sencillos pasos ayudan a mantener tu aire acondicionado en plena forma para que no tengas que sudar durante los días más calientes del año y posiblemente reducir tus gastos anuales de energía. Después de apagar la unidad, reemplaza el filtro para reducir la fuga de energía. (Deberías hacer esto cada mes durante la temporada de mayor uso). Con una manguera de jardín limpia la bobina del condensador para prevenir sobrecalentamiento. Después, despeja un área de dos pies alrededor de la unidad para evitar la acumulación de polvo y escombros que puedan atascar la máquina. Pasa un alambre duro a través de los canales de drenaje para deshacerte de obstrucciones, que aumentan la humedad interior. Ahora ya puedes encenderla. No olvides cubrir la unidad cuando la apagues durante el invierno.
  • Revisa tu suministro de agua: La mayoría de los estadounidenses usan agua pública, pero si eres propietario de un pozo privado, tú eres responsable de la calidad del agua que tomas. Inspecciona en tu pozo la aparición de grietas, corrosión, partes rotas o perdidas y salida apropiada. También llama a un laboratorio certificado por el estado para una prueba económica para comprobar si hay nitratos o bacterias coliformes en el agua. 
  • Busca posibles riesgos tóxicos: Mientras caminas alrededor de tu vivienda, mantente alerta a posibles riesgos tóxicos. La cocina, el garaje y los baños muy a menudo guardan medicamentos, limpiadores y otros productos tóxicos que pueden ser dañinos para niños y mascotas. Guarda esos artículos fuera del alcance en gabinetes con cerraduras o pestillos de seguridad. 
  • Inspecciona tu caldera: Es fácil olvidar cuánto dependemos de las unidades escondidas que trabajan duro en el sótano, hasta que una deja de funcionar. Es hora de dirigirte hacia abajo y darles algo de atención, empezando por la caldera.
    • Después de apagarla, revisa el filtro. Si está sucio, reemplázalo. (Cambia de filtro cada uno o tres meses). Los filtros obstruidos disminuyen la circulación del aire y elevan tu factura de energía. Peor aún, demasiada acumulación de suciedad puede estropear el sistema, congelar a tu familia y costarte una fortuna reparar.
    • Aspira cualquier polvo visible dentro y alrededor de la unidad, remueve el protector contra llamas y comprueba si hay corrosión en el quemador. Cuando termines, vuelve a encenderla y asegúrate que el piloto esté encendido. 
  • Haz una prueba de radón: ¿Alguna vez has escuchado del radón? ¿No estás seguro si este gas radioactivo se mezcla con el aire que respiras en la vivienda? Es tiempo de averiguarlo: El radón es ahora la segunda causa principal de cáncer pulmón (y la principal causa de cáncer de pulmón en personas que no fuman).
    • Un subproducto del deterioro de uranio, el radón, se encuentra en la tierra debajo de muchas viviendas. Los niveles pueden variar de casa en casa en la misma cuadra, así que cada propietario debería hacer la prueba. Pregúntale a tu departamento de salud local si tiene kits gratis que puedes aplicar tú mismo. Si no, compra uno por menos de $20 en una ferretería.
    • Lleva a cabo la prueba en el nivel más bajo de tu vivienda, que se usa, por lo menos unas cuantas horas a la semana. Colócalo al menos a 20 pulgadas sobre el suelo y lejos de paredes exteriores. Mantén las ventanas y puertas cerradas por 12 horas antes y durante la prueba.
    • Después del periodo de prueba, manda el kit de inmediato al laboratorio incluido en las instrucciones. Si tu prueba produce un resultado de 4 pCi/L o mayor, haz una segunda prueba. Si ambas pruebas a corto plazo muestran números elevados, llama a un profesional de mitigación con licencia para hablar acerca de las opciones para reducir el radón a niveles aceptables. 
  • Inspecciona tu calentador de agua: Baja la factura de servicios con un arreglo sencillo: Cubre tu calentador de agua con una cobija, que cuesta alrededor de $20. (Algunas compañías de servicios públicos las ofrecen gratis o a un precio reducido). De acuerdo al Departamento de Energía de los Estados Unidos, un calentador de agua aislado reduce los costos de calentar agua entre un 4% y 9%.
    • Para instalar: Apaga el calentador de agua o gira la perilla del gas en un calentador de agua de gas a "piloto". Corta la cobija al tamaño correcto usando una navaja multiusos o tijeras (no debería cubrir la parte superior). Corta una parte para el tablero de control, tubería, válvula y quemador. Fíjalos con cinta adhesiva y enciende el calentador de agua (sin exceder 130º F). 
  • Sótano libre de inundaciones: Una vez al año, preferiblemente antes de la temporada de lluvias de tu área, revisa tu bomba de sumidero. La fosa no debe tener desechos y la tubería debería de estar libre para que el agua fluya libremente. Si algo no funciona, revisa la fuente de energía y después llama a un profesional.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado. Ni tiene la intención de activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.


Obtén una cotización

Selecciona para comenzar una cotización.


Localiza a un agente cerca de ti


 


Contáctanos

844-373-0003 844-373-0003

También importante

Preguntas para considerar al momento de reemplazar un techo

Preguntas para considerar al momento de reemplazar un techo

¿Qué incluye el costo de un nuevo techo? Aquí te mostramos cómo evaluar materiales y encontrar el contratista correcto.

Prepara un plan familiar de evacuación de la vivienda en caso de incendio

Prepara un plan familiar de evacuación de la vivienda en caso de incendio

Preparar a tu familia con instrucciones y rutas de escape seguras puede salvar sus vidas en caso de una emergencia.

Artículos relacionados

Consejos para ayudar a protegerte contra una estafa de contratista

Consejos para ayudar a protegerte contra una estafa de contratista

Los contratistas sospechosos y las estafas de reparación de viviendas pueden costarte caro. Descubre consejos para protegerte contra estafas de reparación, aprendiendo cómo detectar fraude en reparaciones de vivienda.

Una guía paso a paso para limpiar los canalones

Una guía paso a paso para limpiar los canalones

Aplazar esta tarea demasiado tiempo puede ser dañino, así que sigue estos pasos para limpiar los canalones.

¿Qué es la contaminación del aire en interiores y cómo combatirla?

¿Qué es la contaminación del aire en interiores y cómo combatirla?

La calidad del aire de interiores puede llegar a ser peor que la del aire libre. Aprende entonces qué hacer en cuanto a los contaminantes del aire.