Mantenimiento del techo de tu vivienda

Mantenimiento del techo de tu vivienda

Estos consejos para el mantenimiento del techo pueden ayudar a reforzar tu techo y prevenir daños costosos

Cada segundo de cada día, tu techo es puesto a prueba. La luz del sol puede provocar que las tejas se doblen y se agrieten, y un ático lleno y sobrecalentado puede hacer que envejezcan más rápido. Para mantener el flujo de aire en tu ático, instala deflectores para evitar que el aislamiento bloquee los conductos de ventilación de los sofitos. La lluvia y el granizo también pueden causar daños a las tejas, y los vientos con fuerza de huracán pueden arrancarlas e incluso volar las cubiertas subyacentes. Con el tiempo, incluso una pequeña fuga en el techo puede ocasionar costosas reparaciones. ¿Por qué no detener el daño antes de que comience? Aprende a reconocer las primeras señales de un problema y toma medidas para reforzar tu techo.

Daños al techo: Señales a tener en cuenta

En el exterior de tu vivienda

  • Busca las tejas que faltan, dobladas, ahuecadas, rotas o agrietadas. Comprueba las juntas en busca de materiales dañados o deteriorados.
  • Busca pérdida granular excesiva en las canaletas y los tubos de desagüe. Los fabricantes cubren las tejas de mezcla de asfalto con gránulos para bloquear los rayos ultravioletas del sol, pero el envejecimiento natural hará que los gránulos se erosionen y expongan el asfalto. La pérdida de gránulos comienza durante la instalación y ocurre diariamente. Esto se supone que va a pasar, pero una pérdida excesiva puede indicar que hay algún problema.
  • Pueden aparecer protuberancias o áreas elevadas como burbujas en las tejas cuando la humedad atrapada entre las capas de las tejas se calienta y asciende a la superficie. Estas protuberancias pueden romperse, causando que la gravilla se desprenda. Las protuberancias son a menudo el resultado de una mala ventilación en el ático, lo que provoca que se acumule calor debajo del techo.
  • Las manchas y vetas oscuras que a veces se desarrollan en los techos (especialmente en techos con tejas de color claro) son causadas por algas verdeazuladas. Esto es más probable que suceda en áreas cálidas y húmedas. Las algas pueden dañar las tejas con el tiempo, y un limpiador de techos profesional debe eliminarlas.
  • Las ramas de los árboles que rozan contra el techo deben cortarse.
  • Los tapajuntas de los conductos de ventilación y de las chimeneas no deben estar oxidados, agrietados o sueltos.
  • Mantén los techos, las juntas, las canaletas y los tubos de desagüe libres de hojas, ramas y otros desperdicios para permitir un drenaje adecuado.
  • El agua no debe acumularse en los techos de poca pendiente. Esto puede ser una indicación de drenaje inadecuado.

Dentro de tu vivienda

  • Comprueba el ático para detectar fugas que a menudo dejan manchas oscuras en las vigas y en la parte inferior de la cubierta. Las áreas más probables están alrededor de la chimenea, conductos de ventilación, tragaluces y juntas.
  • Comprueba que no haya moho en la parte inferior de la cubierta del techo. Esto generalmente ocurre cuando la ventilación es pobre y el aire húmedo se acumula en el ático.
  • Verifica si la cubierta se está hundiendo entre las vigas. Los materiales caídos de la cubierta o las vigas rotas pueden haberse dañado gravemente por fugas consistentes a largo plazo.
  • Asegúrate de que los conductos de ventilación de los sofitos y de los caballetes, de los hastiales y de los techos no estén bloqueados por artículos de aislamiento o de almacenamiento. La ventilación adecuada ayudará a prevenir el daño estructural causado por la humedad, aumentará la vida útil del material del techo, reducirá el consumo de energía y mejorará el nivel de comodidad de las habitaciones debajo del ático. Los requisitos para la ventilación adecuada del ático pueden variar mucho, dependiendo de la parte de los Estados Unidos en la que una casa o edificio se encuentra, así como las condiciones de la estructura, como la exposición al sol, la sombra y la humedad. Para asegurarte de que tu ático tenga suficiente ventilación, la National Roofing Contractors Association recomienda un mínimo de un pie cuadrado de área de ventilación libre por cada 150 pies cuadrados de piso del ático.
  • Asegúrese de que el piso del ático esté cubierto con una capa de aislamiento sin brechas para evitar que el aire calentado o con aire acondicionado se escape de su hogar.
  • Cuándo es el momento de reemplazar tu techo

  • Tus tejas pueden tener una garantía de 15, 30 o incluso 50 años, pero es posible que no duren tanto dependiendo del tono del techo, la calidad de la instalación, la calidad de la ventilación del ático y las condiciones climáticas en tu área. Si tu techo muestra señales serias de desgaste, pídele a un profesional de techado que lo inspeccione por ti y si este necesita ser reemplazado; si tu techo ha sufrido daños por granizo o viento, comunícate con tu compañía de seguros. Las siguientes son algunas cosas en las que debes pensar antes de instalar un techo nuevo:

    Recubrir un techo viejo

    • Si la nieve pesada, el granizo o los fuertes vientos son comunes en tu área, es posible que los códigos de construcción no permitan cubrir un techo viejo con tejas nuevas. En otras áreas, los códigos de construcción solo podrían permitir que el techo se recubra una vez.
    • Cuando se desgasta un techo recubierto, se deben quitar ambas capas de tejas y se instalan nuevas capas inferiores y tejas.

    Elegir un nuevo techo

    • Las tejas de asfalto, también conocidas como tejas compuestas, son el tipo más común de tejas usadas en los hogares de los Estados Unidos. Están hechas con fieltro resistente para techar o una alfombrilla de fibra de vidrio, saturadas con asfalto y recubiertas con gránulos minerales en el lado expuesto.
    • La pizarra, disponible en diferentes colores y grados, se considera muy duradera. Pero es más costosa que otros productos de techado, y su instalación requiere habilidades y experiencia especiales.
    • Los productos de techado de metal vienen con paneles y tejas. Los paneles están disponibles en diferentes formas, mientras que las tejas metálicas a menudo están hechas para parecer tejas de madera y de azulejo. Los techos de metal son duraderos y relativamente livianos, aunque pueden ser ruidosos durante la lluvia o el granizo. Algunos tienen una calificación de incendios Clase A.
    • Los productos de techado sintético están hechos para parecer pizarra y tejas y tablillas de madera. Algunos son altamente resistentes a incendios y a impactos.

    Calificar tu techo

    Cuando estés buscando comprar nuevas tejas, recuerda ver qué tan bien calificaron para incendios, viento y resistencia a impactos. Muchos productos de techado se prueban con estándares creados por Underwriters Laboratories (UL) y FM Global para ver qué tan bien soportan condiciones extremas. Las siguientes son algunas clasificaciones que debes buscar:

    • Vientos. Si tu área es propensa a fuertes vientos o huracanes, querrás tejas con mayor probabilidad de permanecer en su lugar durante una tormenta. Las tejas que han sido evaluadas de acuerdo con el estándar ASTM D 7158 pueden recibir una clasificación de Clase D (90 mph), G (120 mph) o H (150 mph).
    • Incendios. Las tejas resistentes a los incendios están clasificadas por la UL como Clase A, B o C, la Clase A siendo la más alta.
    • Impactos. Los estándares UL 2218 y FM 4473 otorgan a las tejas una clasificación de resistencia al impacto de Clase 1 (la más débil) hasta la Clase 4 (la más fuerte). Algunas compañías de seguros ofrecen descuentos para propiedades con tejas resistentes a impactos. Pregúntale a tu agente de seguros si calificas. 

    Mantén un tope en los costos de reparación 

    Solo por estar atento a los problemas, podrías salvar tu vivienda de daños y ahorrarte costosas reparaciones.

    Comienza una conversación hoy con un agente de State Farm® sobre cómo ahorrar dinero en tu seguro de propietario de vivienda y obtén más consejos sobre el mantenimiento de la vivienda.

Divulgaciones

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.