Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

¿Qué carro es adecuado para ti?

Encontrar el vehículo correcto solo se trata de hacer las preguntas correctas.

¿No sabes si arrendar o comprar? ¿Deberías buscar un carro nuevo o usado? ¿Tiene sentido considerar un vehículo híbrido o eléctrico? La carretera hacia tu carro perfecto está pavimentada con preguntas como estas. Para comenzar a contestarlas, considera cómo usarás tu carro, por cuánto tiempo querrás tenerlo y, por su puesto, qué es lo más que puedes costear cómodamente, en términos de pagos, mantenimiento, reparaciones y seguro.

Aquí hay una lista de preguntas para considerar mientras examinas tus opciones. Una respuesta llevará a otra y pronto estarás en el asiento del conductor, sintiéndote confiado de que has tomado la decisión correcta.

¿Cuánto?

No hay duda de que aquí es por donde comenzar. Los costos relacionados con un carro nuevo se pueden acumular muy rápido. Más allá del precio de venta, necesitas añadir las primas del seguro, cargos de registro, intereses, si es que estás financiando, al igual que mantenimiento regular, reparaciones y gasolina. Si vas a usar tu carro para trabajar, puede ser un factor aquí, ya que es posible que puedas deducir un porcentaje de los gastos de tu carro, al igual que la depreciación en el valor del carro (si compras), de tus impuestos. Cómo y cuánto usas tu carro también podría ser un factor de cuánto pagas por seguro.

¿Arrendar o comprar?

Esta decisión tiene mucho que ver con cuánto puedes pagar inicial y mensualmente, cuánto y cuán lejos planeas manejar tu carro y cuánto tiempo lo quieres tener. Generalmente, comprar involucra un solo pago grande o costos mensuales más altos si financias tu compra. Generalmente, arrendar, relativamente, requiere poco o ningún dinero de enganche y pagos mensuales más bajos. El problema es que los pagos nunca terminan. En los recientes años, las bajas tasas de intereses hacen que financiar una compra sea más barato pero también se ha extendido a los contratos de arrendamiento, lo cual también ayuda a moderar sus costos. Las tasas de intereses son una parte crítica de la economía del arrendamiento, debido a que al final del día, un arrendamiento es otra manera de financiar un carro.

Los pagos de los préstamos son usualmente más altos que los pagos de un arrendamiento porque estás pagando todo el precio de compra del vehículo, más intereses y otros cargos, cuotas e impuestos financieros. Los pagos de arrendamiento casi siempre son más bajos que los pagos de préstamos porque estás pagando por la depreciación del vehículo durante el periodo del arrendamiento, más cargos por intereses (llamados cargos de renta), impuestos y cuotas.

Otro gran factor para considerar en las tendencias de arrendamiento es el relativamente bajo millaje permitido en algunos de los nuevos arrendamientos: 10,000 millas por año, en vez de las 12,000 a 15,000 acostumbradas. Es posible que eso esté bien si solo vas a usar tu carro para ir a la estación de tren o para encargos locales. Pero si planeas manejar más frecuentemente o más lejos, es posible que estos acuerdos de arrendamiento no sean para ti.

También, los plazos de los acuerdos de arrendamiento están variando un poco más que en el pasado; algunos acuerdos de arrendamiento ahora están ofreciendo plazos de menos de 36 meses, lo que es una bendición mixta. Si no quieres comprometerte con un contrato largo y sientes que es posible que quieras un carro nuevo en un par de años, grandioso. Pero podrías terminar pagando más por mes y no eres propietario de nada al final.

¿Nuevo o usado?

Los carros nuevos se sienten y (famosamente) huelen genial. Por lo menos los primeros años, no es probable que las reparaciones sean un problema y el mantenimiento será mínimo. Si estás comprando, en vez de arrendando, querrás considerar que el valor de un carro nuevo disminuye considerablemente en el momento que lo sacas del concesionario. Los carros usados pueden ofrecer un valor mayor, pero necesitas considerar tu tolerancia para los costos de reparación, especialmente si planeas comprarlo directamente y quedarte con este por largo tiempo. Si estás buscando el costo mensual más bajo posible por un modelo de carro más nuevo, considera arrendar un carro ligeramente usado de segunda mano.

¿Qué tan grande?

Si eres soltero y no estás planeando ninguna aventura fuera de la carretera con un carro lleno de amigos, ¿realmente necesitas una SUV de tamaño completo? ¿A lo mejor te gustan los carros antiguos o tienes un perro grande? ¿Podría ser suficiente un carro crossover, vagoneta o de compuerta posterior? Se práctico en cuanto a tu decisión. Obviamente, si tienes un perro o una familia grande, no compres un automóvil deportivo. Tampoco compres un carro grande porque vas a ir a acampar una vez este año. Eso es gastar mucho dinero en combustible el resto del año. Por supuesto, quieres estar cómodo y sentirte seguro, y la seguridad es una buena razón para obtener un vehículo más pesado que se maneja más alto en la carretera. Pero antes de obtener algo grande (o pequeño) se realista. Considera cómo realmente usarás tu carro (o camioneta) y lo que gastarás en gasolina y mantenimiento.

¿Qué tan ecológico?

Hoy en día el mercado de carros nuevos (y usados) ofrece una variedad más amplia de vehículos híbridos, híbridos que se enchufan, y totalmente Vehículos Eléctricos (EV, por sus siglas en inglés), pueden ser más económicos en cuanto a combustible y amigables con el medio ambiente.

Los carros híbridos son básicamente una combinación de vehículos de motor de combustión interna y carros que se cargan eléctricamente. Estos tienen tanto la funcionalidad de un motor tradicional impulsado por gasolina y una batería recargable. Los híbridos reciben energía de ambos tipos de motores para optimizar energía o solamente de uno, dependiendo del estilo de manejo del usuario. Existen dos tipos principales de híbridos: híbridos estándares e Híbridos Enchufables (PHEV, por sus siglas en inglés). En general, los híbridos cuestan más que carros únicamente con Motor de Combustión Interna (ICE, por sus siglas en inglés), en términos, tanto de costo como de compra y reparaciones y la falta de funcionalidad de un EV total. Magníficos para manejar localmente, la mayoría de los híbridos únicamente usan gasolina para viajes más rápidos y largos, y son muchas veces más económicos en cuanto a la eficiencia del combustible y el precio. Debido a la complejidad de las partes eléctricas, los híbridos permanecen más caros que los vehículos tradicionales del mismo tamaño y muchas veces tiene una producción de energía reducida.

Los híbridos enchufables tienen la capacidad de cargarse en estaciones de carga para vehículos eléctricos. Aunque aún tienen ICE y usan freno regenerativo para la energía de la batería, se pueden manejar distancias más largas propulsados exclusivamente por un motor eléctrico. También tienen un bloque de batería más grande, comparado con híbridos estándar, lo que los hace más pesados pero les permite usar la energía eléctrica de manera más ventajosa y autonomía de conducción general. En general, los híbridos tienen todos los problemas de mantenimiento que los propietarios de carros ICE enfrentan, además de los riesgos de los costos del reemplazo de la batería. Pueden ser más económicos cuando se trata de gastos de gasolina pero tienen costos de mantenimiento similares a los carros tradicionales.

Los EV son propulsados por una batería grande, con por lo menos un motor de propulsión eléctrica conectado para energía y un sistema complicado de software para administrar la batería. Son mecánicamente menos complejos que los ICE, pero más complicados en cuanto al diseño de la batería. Los EV tienen un rango de energía eléctrica más alto que los enchufables pero no tienen la autonomía extendida propulsada por gasolina. En el lado positivo, los EV ofrecen costos de mantenimiento relativamente bajos debido a la sencillez estructural. En el lado negativo, aún están en desarrollo, son costosos y limitados en autonomía, con largos tiempos de carga.

Si eliges un híbrido o un EV, es posible que disfrutes de beneficios y descuentos de impuestos, pero la cantidad total de los ahorros varía entre estados y localidades.

¿Cuánto costará asegurarlo?

El carro que compres impactará, por lo menos en algún nivel, en cuánto pagarás por el seguro. Además de tu historial personal de manejo, todo lo relacionado con el carro que elijas — incluyendo el año, marca, modelo, y el riesgo de robo — afecta la tarifa que podrías pagar. Estos son factores que se deben tener en mente cuando eliges el carro que es correcto para ti.

La antigüedad de tu carro tiene mucho que ver con las primas de tu seguro. Usualmente un carro más antiguo cuesta menos para reparar o reemplazar, haciéndolo más económico para asegurar. Debido a que cada carro se deprecia a un ritmo diferente y cada carro comienza con un valor diferente, el impacto en las tarifas varía según los diferentes vehículos. Pero en muchos casos, es posible que un carro más antiguo sea más económico para asegurar. Por otra parte, los carros nuevos de lujo de alta categoría cuestan más para asegurar. El modelo específico que elijas también podría afectar las tarifas de seguro. De hecho, hasta los niveles de equipamiento pueden impactar tus tarifas. Por ejemplo, un sedán podría costar menos para asegurar que la versión cupé del mismo carro. Esto se debe a que los cupés podrían considerarse más deportivos y estadísticamente tienen un riesgo más grande de accidentes.

Si eliges un automóvil deportivo, prepárate para pagar tarifas más altas. Aprende que hay grandes opciones y descuentos disponibles para el seguro para tu automóvil deportivo y hay pasos que puedes dar para reducir tus tarifas, incluyendo manejar menos tu automóvil deportivo, instalar un dispositivo contra robo y mejorar tu historial de manejo.

No debería ser sorprendente que las marcas y modelos de carros más robados cuestan más para asegurar. Aunque los dispositivos contra robos pueden ayudar a reducir el riesgo de robo y reducir las tarifas de tu seguro, un carro que comúnmente es robado tiene una prima más alta. Esta es solo una de las estadísticas que una compañía de seguro de carros usa para determinar tarifas y es importante pensar en esto cuando vas a comprar un carro.

En general, obtener la cobertura correcta te puede ayudar a disfrutar tu carro más, preocuparte menos y ahorrar dinero mientras seas propietario de tu carro.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.






833-220-3167

También importante

¿Se refleja tu estilo de vida en tu seguro?

¿Se refleja tu estilo de vida en tu seguro?

Entiende tus opciones de seguro para que puedas ser igual de selectivo como eres con tus carros.

¿Qué es control de estabilidad electrónico? Una característica de seguridad para el vehículo

¿Qué es control de estabilidad electrónico? Una característica de seguridad para el vehículo

Cuando los carros derrapan en las carreteras con hielo en invierno, muchos conductores obtienen un poco de ayuda del ESC.

Artículos relacionados

Cómo ser más cuidadoso al manejar

Cómo ser más cuidadoso al manejar

Practica un manejo cuidadoso para crear hábitos más seguros y reducir la frustración.

Deducibles y coberturas de seguro de carros: Elegir bien

Deducibles y coberturas de seguro de carros: Elegir bien

Deducibles altos versus deducibles bajos y un desglose de los distintos tipos de cobertura de seguro de automóviles.

Cómo comprar un carro usado de un concesionario o de un vendedor particular

Cómo comprar un carro usado de un concesionario o de un vendedor particular

Comprar un carro usado es una excelente manera de ahorrarte algo de dinero, pero considera estos consejos antes de comprar.