Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

El ABC de los conductores adolescentes: un examen punto por punto de las destrezas esenciales necesarias para manejar

Antes de permitir que el adolescente se ponga al volante, revisa esta lista de comprobación sobre las destrezas necesarias para manejar.

¿Cómo sabes si tus hijos están preparados para manejar?

Cuando llega el momento de enseñar a tus hijos adolescentes a manejar, lo primero que los padres deberían hacer es tomarse el tiempo para asegurar que sus hijos estén bien informados y se sientan cómodos con el vehículo y sus controles. Además, los padres pueden comprobar con sus compañías de seguro si tienen programas para ayudar a enseñar a manejar a un adolescente. Por ejemplo, el programa Steer Clear® de State Farm® es una excelente manera para que los conductores adolescentes y los adultos jóvenes mejoren sus destrezas de manejo.

Repaso de las reglas de la carretera

Las reglas de manejo y la forma en que se enseña a los estudiantes cambian periódicamente. Si ha pasado tiempo desde que estudiaste las reglas actuales, puede ser bueno revisar los materiales de tu estudiante antes de instruirle.

Comienza con un reconocimiento del vehículo

Antes de salir a la carretera, comienza por entrenar a tu hijo adolescente en los principios básicos: demuéstrale cómo colocar el asiento, los espejos laterales y los retrovisores de manera segura para que se ajusten a sus necesidades. Haz cualquier otro ajuste que sea necesario, como inclinar el volante.

Revisa los controles y funciones del carro. Enseña a tu hijo adolescente cómo funciona cada una de estas cosas:

  • Controles en el tablero
  • Ajuste del volante y el asiento
  • Ajuste del espejo
  • Luces direccionales
  • Luces delanteras
  • Características de seguridad, como bolsas de aire y cinturones de seguridad
  • Limpiaparabrisas
  • Luces de emergencia
  • Freno de mano
  • Arranque/apagado del motor
  • Gasolina, frenos (especialmente ABS)
  • Luces indicadoras de advertencia en el tablero (como nivel de gasolina, aceite y temperatura)

Además, recuerda a tus hijos adolescentes dónde se encuentran el registro, la tarjeta de seguro y el manual del automóvil.

Familiarizarse con el vehículo

La primera vez que tu hijo adolescente maneje el carro, comienza en el lugar más seguro y fácil posible, como un estacionamiento vacío. Haz que tu hijo practique pisando el acelerador y el freno, manejando en línea recta, girando y usando la marcha atrás.

Según vaya avanzando en el dominio de estas técnicas, toma nota y hazlo un poco más difícil la próxima vez. Por ejemplo, en lugar de que solo se detenga y avance, haz que estacione y salga del sitio donde haya estacionado.

Es posible que se necesiten varios intentos para aprender cómo llegar desde el punto A hasta el punto B, y calcular cuánta presión se debe aplicar a los frenos para detenerse o cuánto girar el volante para doblar.

Este es un buen momento para recordar a tu conductor adolescente que preste atención a sus alrededores:

  • Mirar hacia adelante y a los lados.
  • Comprobar los espejos.
  • Mantenerse continuamente alerta por si hubiera algún riesgo.
  • Enseña a tu adolescente a mantener una distancia segura alrededor del carro para que haya espacio suficiente para reaccionar ante cualquier peligro. Mientras más lejos esté del vehículo de enfrente, mejor será para que pueda ver lo que está más adelante. Poder ver mejor y más lejos provee tiempo adicional para reaccionar a los cambios de las condiciones del tráfico.

Comienza en áreas de velocidad baja y tráfico ligero.

Una vez que tu hijo adolescente se sienta cómodo con las operaciones básicas del carro, lleva tus prácticas a calles tranquilas donde pueda ensayar cómo manejar por un lado de la carretera, anticiparse a los carros que salgan de las entradas de garaje y aprender a detenerse ante una señal de alto.

Para las siguientes lecciones, no salgas de carreteras que tengan límites de velocidad bajos (menos de 35 mph). Recalca que el límite de velocidad establecido es solo una referencia para la velocidad que se considera aceptable cuando el estado de la carretera es perfecto. Tu hijo adolescente debería manejar aún más despacio cuando las condiciones climatológicas sean adversas, haya tráfico pesado o transite en áreas donde haya muchos peatones.

Lista de comprobación de destrezas necesarias para principiantes

Varía las rutas para practicar lo siguiente:

  • Curvas: velocidad y uso de luces direccionales
  • Frenar suavemente: bajar la velocidad gradualmente hasta detenerse
  • Acelerar suavemente: aumentar continuamente hasta una velocidad segura dentro del límite establecido
  • Aproximarse a las intersecciones respetando las señales de alto o los semáforos
  • Determinar el derecho de paso
  • Carreteras de un solo carril y de múltiples carriles (baja velocidad)
  • Cambiar de carril y cómo incorporarse al tráfico de forma segura
  • Mantener la velocidad apropiada
  • Inspeccionar e identificar riesgos
  • Mantener una distancia segura
  • Compartir la calle con ciclistas, peatones y autobuses escolares
  • Manejar en un área donde haya escuelas
  • Reaccionar ante un vehículo de emergencia que se esté aproximando
  • Usar carriles para girar

Según vaya dominando estas técnicas, presta atención a cuáles le resultan más sencillas a tu joven conductor. Cuando tú y tu joven conductor se vayan sintiendo más cómodos, continúa su formación en calles que le sean familiares y en diferentes horas del día, niveles de tráfico distinto y condiciones climatológicas diversas.

Llegado a este punto, tu hijo adolescente domina lo básico y necesita mucha práctica para acostumbrarse a la carretera. Para las siguientes horas de práctica, limítate a calles de baja velocidad y poco tráfico Usa rutas diferentes cada vez para asegurarte de que le expones a una variedad de situaciones necesaria para que se convierta en un conductor seguro. Además, considera la opción de trabajar con un instructor de manejo.

Manejar en carretera

Manejar por vez primera en una carretera con varios carriles puede resultar intimidante. Comienza llevando a tu hijo a manejar durante las horas más tranquilas del día para practicar cómo incorporarse al tráfico, mantenerse en el carril y utilizar velocidades más altas y distancias seguras sin el estrés adicional de las horas de mayor afluencia de tráfico. Una vez que ambos se sientan más cómodos con eso, comiencen a cambiar gradualmente a situaciones de tráfico más pesado.

Antes de salir a la carretera, prepara a tu nuevo conductor para:

  • Manejar a velocidades más altas que requieran distancias más largas para detenerse
  • La necesidad de comprobar los puntos ciegos antes de cambiar de carril
  • Manejar cerca de camiones grandes
  • Anticipar intersecciones leyendo las señales
  • Mantener un "espacio seguro" a su alrededor, en caso de que necesite salir de la carretera debido a otro vehículo o a escombros en la carretera
  • Estar atento a tráfico que se haya detenido o haya disminuido de velocidad más adelante

Lista de comprobación de destrezas avanzadas necesarias

Destrezas que un conductor nuevo necesita dominar en condiciones de tráfico pesado a alta velocidad:

  • Incorporarse al tráfico
  • Identificar señales viales y salidas
  • Cruzar cabinas de peaje
  • Adelantar y ser adelantado
  • Mantener la velocidad adecuada
  • Ser amable con otros
  • Mantener una distancia segura

Retos más difíciles

Las condiciones de manejo difíciles son peligrosas para todos los conductores, pero son extremadamente peligrosas para conductores nuevos. Después de que tu hijo adolescente y tú se sientan confiados para manejar de día y con buen clima, asegúrate de que tu hijo cuente con muchas oportunidades para manejar en distintos tipos de carretera por la noche, así como con lluvia o niebla. Háblale sobre ciertas funciones como el descongelador, las luces de niebla y las luces delanteras.

Hasta que tanto tú como tu conductor adolescente se sientan cómodos manejando en condiciones "degradadas", no debe hacerlo sin supervisión, aunque la ley se lo permita.

¿Cómo sé si mi hijo adolescente está preparado para manejar solo?

Tus instintos probablemente sean la mejor forma de saberlo. Recuerda que, aunque tu hijo tenga la edad legal para obtener una licencia, tú decides si está listo.

Preguntas que hay que considerar

  • ¿Ha tenido mi hijo adolescente la oportunidad de manejar lo suficiente en condiciones diversas, de manera que ambos estemos convencidos de su capacidad para lidiar con la mayoría de situaciones?
  • ¿Ha demostrado mi hijo adolescente la habilidad para detectar riesgos y reaccionar rápidamente ante ellos?
  • ¿He observado que estar constantemente pendiente de los riesgos en la carretera se ha convertido en un hábito para mi hijo adolescente?
  • ¿Mi hijo adolescente siempre usa el cinturón de seguridad y les recuerda a los demás que lo usen?
  • ¿Evita mi hijo adolescente usar el teléfono celular o textear mientras maneja?
  • ¿Espera mi hijo adolescente a detenerse para atender las distracciones o las situaciones que hacen que quite los ojos de la carretera? ¿Pienso que mi hijo adolescente actuará de la misma manera cuando yo no esté en el carro?
  • ¿Maneja mi hijo adolescente a una velocidad alta o de forma agresiva?
  • ¿Sabrá mi hijo adolescente que debe hacerse a un lado si está molesto o se siente frustrado o enojado?
  • ¿Ha demostrado mi hijo adolescente que es responsable en otros aspectos de su vida y confío en él para que maneje el carro de manera responsable?
  • ¿Ha aceptado mi hijo adolescente mis reglas y hábitos de manejo seguro?

Si piensas que es necesario más tiempo y práctica antes de que tu hijo adolescente se convierta en un conductor con licencia, habla con él sobre las razones para ello. Una forma de abordarlo es alcanzar un compromiso según el cual tu hijo adolescente pueda obtener una licencia pero no pueda manejar solo en ciertas situaciones.

Conoce más acerca del seguro de carros para adolescentes o comunícate con un agente de State Farm®.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado. Ni tiene la intención de activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, ningún producto de terceros ni el contenido de ningún sitio de terceros a los que se haga referencia en este material. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros. Cualquier referencia a tales sitios se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros. State Farm no garantiza la mercantabilidad, la idoneidad, ni la calidad de los productos de terceros a los que se haga referencia en este material.






833-220-3167

También importante

Lo que hay que hacer cuando la policía te para

Lo que hay que hacer cuando la policía te para

Es probable que suceda, así que aconseja a tus hijos qué hacer cuando les pare la policía.

El ABC de los conductores adolescentes: Un examen punto por punto de las destrezas esenciales necesarias para manejar

El ABC de los conductores adolescentes: Un examen punto por punto de las destrezas esenciales necesarias para manejar

Antes de permitir que tu hijo adolescente se siente detrás del volante, revisa esta lista de comprobación sobre destrezas necesarias para manejar.

Artículos relacionados

El ABC de los conductores adolescentes: Un examen punto por punto de las destrezas esenciales necesarias para manejar

El ABC de los conductores adolescentes: Un examen punto por punto de las destrezas esenciales necesarias para manejar

Antes de permitir que tu hijo adolescente se siente detrás del volante, revisa esta lista de comprobación sobre destrezas necesarias para manejar.

Maneras de ayudar a mantener seguro a tu conductor adolescente

Maneras de ayudar a mantener seguro a tu conductor adolescente

Aquí tienes unos consejos para ayudar a evitar los accidentes de conductores adolescentes y mantenerte seguro en la carretera.

Consejos para evitar beber y manejar

Consejos para evitar beber y manejar

Comparte estos consejos con tu conductor adolescente para ayudar a promover la seguridad en el manejo.