Cómo ahorrar agua en el hogar

Ahórrate dinero y dolores de cabeza al aprender cómo detener y prevenir las fugas de agua antes de que empiecen.

Una llave de agua que gotea o una tubería con una fuga pequeña pueden parecer inofensivas, pero incluso las pequeñas cantidades de agua desperdiciada pueden convertirse rápidamente en problemas costosos. Ahórrate dinero y dolores de cabeza al aprender cómo detener las fugas de agua, y los posibles daños, antes de que empiecen.

Fluye de llaves de agua, llena lavadoras, se acumula en canalones y corre por el drenaje. Sin embargo, cuando no se ve o no es bienvenida, el agua puede volverse desastrosa. Las fugas en los hogares de Estados Unidos desperdician más de 1 billón de galones de agua anualmente. Tu vivienda puede parecer sellada contra el agua, pero hay 1 chance en 10 de que se esconda una fuga que arroje 90 galones o más cada día. Es como echar por el drenaje al menos $50 al año. Y una pequeña fuga que no se comprueba puede convertirse en una piscina que causa problemas serios. El exceso de humedad puede destruir muebles, alfombras, paredes y más.

De acuerdo con los registros de State Farm®, el costo promedio de un reclamo por daños causados por agua en el 2015 fue de $11,013, y ese costo puede dispararse cuando el hogar sufre además daños estructurales. El agua que no se detecta también puede ser un riesgo para la salud al favorecer el crecimiento de moho, hongos y bacterias. Escondidos detrás de las paredes, pueden exacerbar las alergias o el asma y causar problemas respiratorios en los miembros sanos de la familia.

Afortunadamente, es fácil corregir las fuentes más comunes de filtración de agua. Por ejemplo, reemplazar rápidamente la válvula de descarga del inodoro o arreglar la llave de agua que gotea puede ahorrarte alrededor del 10% de tu factura de agua y podría ayudar a prevenir problemas más serios.

Aquí hay algunas formas de limitar el desperdicio de agua y ayudar a asegurar que tu vivienda esté en perfecto estado.

Soñar en tubería

La tubería interior es una de las grandes innovaciones de la civilización, pero no es perfecta. Las tuberías que llevan agua son la fuente común de fugas. El riesgo aumenta cuando envejecen porque las uniones de la tubería pueden deteriorarse con el tiempo. Los hogares que tienen más de 30 años tienen tres veces más probabilidades de tener problemas de tubería que los hogares más nuevos. Las causas comunes de las tuberías con fugas son:

  • Oxidación o corrosión de tuberías de acero galvanizado o de uniones de metal y conexiones de PVC más nuevas o tubería de cobre.
  • Demasiada presión de agua; las instalaciones y las mangueras de los aparatos pueden aguantar hasta cierta presión antes de fallar.
  • Tuberías y mangueras agrietadas o rotas, que puede ocurrir cuando están viejas, por presión o congelamiento.

Para evitar estos problemas, reemplaza, si es posible, las tuberías galvanizadas con plástico y contrata a un plomero cada cierto número de años para que inspeccione tus tuberías en busca de óxido. Si tu hogar tiene un regulador de presión de agua, ajústalo o contrata a un plomero para que atienda los problemas de presión. Por último, cubre con aislamiento las tuberías al aire libre y aquellas que están en el ático y en el sótano. Una vez que una tubería tiene una fuga, es mejor pedirle a un profesional que la repare. Una señal que nos indica que hay una fuga es la disminución o inconsistencia de la presión de agua. Si notas tales problemas con tus llaves del agua, llama a un plomero.

Jugar a ser detective

Cuando te imaginas el daño causado por agua, puedes imaginarte un sótano inundado o una cascada de agua que sale de un inodoro. Pero la mayoría de los problemas no comienzan con salpicaduras gigantes; lo más común es una fuga pequeña que pasa desapercibida hasta que el daño está hecho. La intervención temprana es clave. Esperar demasiado aumenta tu factura de servicios públicos y permite que se acumule agua hasta un punto destructivo que puede resultar en gastos de restauración costosos. ¿Cómo sabes si tu hogar esconde fugas de agua?

  • Comprueba tu factura de agua: Revisa las cantidades de uso durante los meses más fríos. Un hogar de cuatro que utiliza más de 12,000 galones al mes probablemente tiene algunas fugas serias.
  • Llama a tu compañía de servicio de agua: Pregunta si tu proveedor de servicios públicos tiene un programa de detección de fugas que alerta a los propietarios de vivienda acerca del uso inusitadamente alto de agua. De ser así, investiga cómo funciona el sistema para que puedas tomar las medidas apropiadas.
  • Lleva a cabo una comprobación del medidor: Registra la medida de tu medidor de agua; luego cierra todas las llaves de agua dentro y fuera de tu hogar y asegúrate que nadie use nada que requiera agua durante dos horas. Registra la lectura de nuevo; si aumentó, probablemente hay una fuga. Estos procedimientos pueden ayudar a identificar la presencia de fugas, pero no te dicen sus ubicaciones. Eso requiere una investigación adicional, comenzando con examinar los culpables más comunes, tuberías, electrodomésticos, inodoros, llaves de agua y exterior del hogar.

En alerta

Como afirmó Benjamin Franklin, "Una onza de prevención vale más que una libra de curación". Ayuda a proteger tu hogar contra daños causados por el agua al usar alarmas de fuga de agua en varios lugares estratégicos.

Estos sensores pueden detectar agua en áreas que son difíciles de ver; una alarma suena por algo tan pequeño como un dieciseisavo de pulgada de agua. Los detectores básicos que funcionan con baterías cuestan por lo regular $5 a $10. Otros modelos, por aproximadamente $35, se conectan con sistemas de vivienda inteligente tales como Iris, Wink y SmartThings. Usa las alarmas debajo o cerca de inodoros, fregaderos, refrigeradores con máquinas para hacer hielo, lavaplatos, lavadoras de ropa, calentadores de agua, cavidades de bomba de sumidero, humificadores para el hogar entero, aparatos de aire acondicionado de las ventanas y cualquier área que tuvo fugas anteriormente.

Incremento en las máquinas

Muchos aparatos y sistemas mecánicos usan mucha agua. Cuando tienen problemas, pueden tener fugas y causar daños costosos. ¡El mantenimiento de rutina puede ayudar!

  • Lavaplatos: Si una manguera tiene fugas o se revienta, puede inundar tu cocina rápidamente con galones de agua. El problema es más común con mangueras de caucho; por $20 reemplázalas con opciones más fuertes con tejido metálico.
  • Lavadora de ropa: La mitad de las fugas resultan en líneas de suministro de agua que se rompen, que pueden aflojarse con la vibración y deteriorarse a través del tiempo. Revisa frecuentemente tus mangueras en busca de grietas y torceduras y reemplázalas cada tres a cinco años como parte del programa de mantenimiento proactivo.
  • Refrigerador: Casi tres cuartos de las fugas ocurren debido a la falla de una manguera de plástico que conecta la máquina que hace hielo con la línea del agua. Revisa la manguera cada seis meses y reemplázala si está descolorida o agrietada.
  • Calentador de agua: Tres de cada cuatro fallan antes de cumplir los 12 años. Protege el tuyo drenando el tanque cada seis meses. Comprueba anualmente si hay corrosión, fugas y un tanque con abultamientos. Pídele a un profesional que compruebe cada dos años las barras de ánodos para ver si tienen óxido.
  • Humificador para todo el hogar: Si la válvula de recarga de un humificador falla, el agua se puede filtrar directamente a tu alcantarillado. Inspecciona los equipos frecuentemente durante la temporada de calefacción y cierra el suministro de agua cuando no se esté usando.

Problemas del inodoro

Considerando qué tan a menudo los usamos, no es sorprendente que los inodoros sean fuentes de fuga comunes. De hecho, más de una tercera parte de todos los inodoros residenciales tienen al menos fugas pequeñas. Incluso peor, los daños causados por agua de los inodoros tuvieron un promedio de $14,891 en reclamos de propietarios de vivienda, de acuerdo con los registros de State Farm.

Es fácil encontrar la mayoría de las fugas de los inodoros. Diez minutos después de descargar, quita la cubierta del tanque. Si el nivel del agua está arriba del tubo de desborde, tienes una fuga.

Otra forma de comprobar: Pon varias gotas de colorante de alimentos en el tanque; si el color aparece en la taza dentro de 10 minutos, hay una fuga. Si la válvula del inodoro hace un ruido de silbido o de borboteo semirregular o constante, probablemente hay una fuga grande.

Algunas fugas de los inodoros son fáciles de arreglar, mientras que otros requieren de un profesional especializado. Antes de contratar ayuda, prueba reemplazar la válvula de llenado. A menudo, una válvula de llenado de caucho desgastada o torcida con un sellado malo es la fuente de los problemas. Cambiar esta parte de $5 es tan fácil, que la mayoría de los propietarios de vivienda pueden hacerlo por si solos. Si una válvula de llenado nueva no detiene la fuga, llama a un plomero. El problema podría ser una parte rota, tal como la válvula de recarga o un empaque suelto o un pasador.

La mayoría de los problemas se pueden arreglar con poco gasto. Sin embargo, si el problema es un tanque o una taza agrietada, la única solución es reemplazar todo el inodoro. Cuando es necesario el reemplazo, considera invertir en un modelo con etiqueta de WaterSense. Esta certificación de terceros significa que el inodoro utiliza el 20 por ciento menos de agua que el estándar federal. Por tan poco como $80, el inodoro le puede ahorrar a la familia promedio casi $2,400 en facturas de agua y residual durante su vida.

Llaves de agua defectuosas

El goteo de una llave de agua defectuosa o de un cabezal de la ducha es más que una molestia. Solo una gota por segundo puede desperdiciar más de 3,000 galones de agua al año. Y el promedio de la factura de reparación por daños causados por agua de un fregadero con fuga es de $7,000, de acuerdo, con los registros de State Farm.

Las llaves de agua tienen muchas partes que se mueven que se pueden deteriorar, haciendo que sea un lugar común de fugas con el paso del tiempo. Hay cuatro tipos básicos de llaves de agua y cada uno se repara un poco diferente. Para detener una fuga lenta, primero reemplaza los accesorios desgastados del interior (arandelas, empaques, anillos-O, cartuchos y discos de cerámica) y asegúrate de que están bien asegurados. Probablemente puedes encontrar un tutorial en línea.

También es buena idea quitar la acumulación mineral en el aireador una vez al año sacándolo y sumergiéndolo en vinagre. Si esos pasos no resuelven el problema, contrata a un plomero.

Recuerda además inspeccionar las llaves de agua en tu tina de baño o tu ducha, en el calentador de agua y en el fregadero de la lavandería y en los fregaderos de servicio, así como en el exterior de tu hogar.

Los cabezales de las duchas también pueden causar problemas relacionados con el agua, pero arreglar una fuga a menudo es tan sencillo como usar una cinta de teflón y una llave inglesa para reforzar la conexión entre el extremo de la tubería y el cabezal de la ducha. Reemplazar la arandela o el anillo-O dentro del cabezal de la ducha puede lograrlo también. Así como con la llave de agua, también es bueno quitar el cabezal de la ducha anualmente y sumergirlo en vinagre.

Las fugas que no se resuelven con estos trucos pueden ser causadas por las válvulas u otras partes que debe tratar de resolver un plomero con licencia.

Mira el exterior

Algunas veces el agua que se filtra del exterior puede causar daños en el interior. Cuando buscas la fuente de una fuga, camina alrededor de tu hogar para examinar los posibles culpables:

  • Tubería de suministro de agua: Si no hay lluvia pero encuentras tierra húmeda donde entra la tubería de agua a tu hogar, es posible que haya una fuga en la tubería que corre entre el medidor y tu hogar. Los servicios públicos de agua deben inspeccionar la línea y determinar la responsabilidad.
  • Alcantarillado: Las raíces de los árboles pueden invadir y obstruir las líneas de drenaje, causando bloqueos del alcantarillado problemáticos (y apestosos). Descarga un tratamiento de drenaje de enzimas cada mes en la primavera y el verano. Si esto no ayuda, contrata a un plomero para que use un sistema de serpiente de vídeo para buscar los problemas.
  • Cimientos: Según se asienta tu vivienda, el movimiento de cimientos puede causar que se despeguen las tuberías entre sí y crear fugas dentro de tus paredes. Comprueba tus paredes frecuentemente, especialmente aquellas en el sótano y llama a un plomero si encuentras lugares húmedos o grietas más grandes de un dieciseisavo de pulgada. ¿Sótano húmedo? Estos consejos sobre la prevención de agua en el sótano pueden ayudar.
  • Techo: Las manchas de agua en el ático o en el techo y la parte de arriba de las paredes pueden indicar un techo con necesidad de reparaciones. Las filtraciones del techo son más comunes en áreas que les pega el granizo, las temperaturas heladas o los vientos fuertes. Contrata a un profesional de techos cada primavera, o después de una tormenta grande, para que inspeccione tus tejas y haga las reparaciones necesarias.

Obtén una cotización

Selecciona para comenzar una cotización.


Localiza a un agente cerca de ti


 


Contáctanos

844-373-0003 844-373-0003

También importante

9 pasos para darle mantenimiento a tu lavadora de ropa

9 pasos para darle mantenimiento a tu lavadora de ropa

Darle mantenimiento a tu lavadora puede prevenir averías, fugas, así como daños ocasionados por agua

Tres reparaciones de la vivienda por cuenta propia

Tres reparaciones de la vivienda por cuenta propia

Cuando hacerlo por cuenta propia y ahorrar dinero y cuando debes contratar a un profesional para las reparaciones de la vivienda.

Artículos relacionados

Consejos de lo que puedes hacer tú mismo para preparar tu vivienda para el invierno

Consejos de lo que puedes hacer tú mismo para preparar tu vivienda para el invierno

Preparar tu vivienda para el invierno para protegerse contra la nieve y las temperaturas heladas puede ayudar a soportar los altibajos del invierno.

Cómo protegerse contra los daños causados por el agua

Cómo protegerse contra los daños causados por el agua

Sigue estos pasos para ayudar a minimizar tu riesgo.

Consejos para solucionar problemas de humedad

Consejos para solucionar problemas de humedad

Humedad en el hogar puede ser una amenaza para la vivienda. Lea estos consejos para controlar la humedad.