Guía definitiva para la seguridad en la playa

Guía definitiva para la seguridad en la playa

Familia jugando en la arena en la playa

Ir a la playa es una diversión esencial en el verano pero recuerda: El litoral de la costa tiene sus propios peligros. Sigue estos consejos inteligentes para ayudarte a mantener a toda la familia segura bajo el sol y en el oleaje.

  1. Aprende a nadar. Es la mejor manera de mantener seguros a ti y a tu familia en y alrededor del agua. Entre más pronto aprendan los niños, mejor.
  2. Mantente atento a los salvavidas. Tienes cinco veces más probabilidades de ahogarte cuando nadas sin ellos presente. Especialmente en el océano, donde las corrientes de resaca pueden ser peligrosas, quédate en áreas de nado designadas con un salvavidas de servicio.
  3. Sé inteligente en cuanto al sol. Usa bloqueador solar con un factor de protección solar (SPF, según sus siglas en inglés) de 30 o mayor y vuelve a aplicarlo a menudo para prevenir quemaduras graves y daños causados por el sol a largo plazo.
  4. Verifica las condiciones. Mantente atento a las señales o a las banderas que alertan sobre posibles peligros. Pregúntale al salvavidas dónde nadar y qué evitar. Es trabajo de ellos identificar los peligros.
  5. Que te acompañe un amigo. No nades solo en la playa o en la piscina, aún cuando un salvavidas esté presente. Un amigo que esté nadando contigo puede ayudarte cuando estés en dificultades.
  6. No enfrentes las corrientes de resaca. Si te encuentras atrapado en una de estas mantén la calma y la enfrentes. Nada de manera paralela a la orilla del mar hasta que sientas que la corriente va disminuyendo en intensidad, luego continúa nadando.
  7. Mantente hidratado. Toma mucha agua, aún cuando no estés sediento—la deshidratación te puede tomar por sorpresa bajo el calor del sol. Mantente alerta en cuanto al consumo de alcohol también ya que este contribuye a la deshidratación.
  8. Confía en los chalecos aprobados por la Guardia Costanera. Todos deben ponérselos en los botes, los niños y los nadadores inexpertos también deben llevarlos puestos cuando están en o alrededor del agua, particularmente cuando las olas pueden derribarte.
  9. No te zambulles. Sumerge los pies primeros para que te percates de la profundidad y de las obstrucciones presentes. Tirarse de cabeza puede causar graves lesiones al cuello.
  10. Sé inteligente en cuanto a pedir ayuda. Ahogarse puede ser rápido y silencioso. Si alguien está en dificultades, grita para conseguir al salvavidas, trata de ayudar con un aparato de flotación.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.