Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

Razones por las que tu hipoteca fue rechazada

El camino para obtener una hipoteca no es siempre sencillo.

Home for sale.

Según una encuesta de la National Association of REALTORS®, el 30% de compradores potenciales de vivienda que no son propietarios de una vivienda actualmente, creen que tendrían problemas para ser elegibles para un préstamo hipotecario. Un pequeño dato en tu historial financiero podría impedirte el acceso a una hipoteca. Aquí tienes algunas de las razones más comunes por las que no se aprueba una hipoteca.

Razones comunes para rechazar una hipoteca

  1. Tu puntuación crediticia es muy baja.  Obtener tu propio informe de crédito, también conocido como una "soft inquiry" (consulta blanda o consulta no incidente), no afectará tu puntuación crediticia. De hecho, revisar tu informe crediticio regularmente es una práctica financiera responsable. Por ley, tienes derecho a un informe gratuito de cada una de las tres agencias de crédito cada 12 meses. Ten en cuenta que si un prestamista obtiene tu puntuación para aprobar una nueva cuenta de crédito, es una "hard inquiry" (consulta dura) y puede reducir tu puntuación crediticia. Por lo general este trámite requiere que tú lo autorices. El modo más eficaz de influir positivamente en tu puntuación crediticia es pagar tus deudas a tiempo.
  2. Tienes demasiadas deudas. La suma de los pagos de tus deudas cada mes — incluyendo tu hipoteca actual — debe suponer menos del 35 al 40 por ciento de tu ingreso mensual total. Lo mejor que puedes hacer para reducir tu deuda es hacer un plan para pagarla. Recuerda, cerrar una cuenta de crédito reduce tu crédito disponible, lo cual puede elevar tu relación deuda-crédito también conocida como índice de utilización crediticia, y por tanto, disminuir tu puntuación, especialmente si tienes saldos en otras tarjetas.
  3. La cantidad de tu préstamo y el valor de tasación de la vivienda no coinciden. En este caso, tus opciones son obtener una segunda tasación o un prestamista diferente. Si compras una vivienda, su costo no debería ser más de 2 a 2.5 veces al valor de tus ingresos familiares, e idealmente tu hipoteca no debe ser mayor que el 80% del valor de la vivienda para evitar pagar el seguro hipotecario. Considera incluir en tu acuerdo de compra una cláusula de contingencia que te permita retirarte si no recibes tu préstamo, si la vivienda no es valorizada a su precio de venta, o si pierdes el empleo.
  4. Has solicitado demasiadas tarjetas de crédito. Solicitar una hipoteca en los seis meses siguientes a la solicitud de cualquier otro tipo de crédito puede influir en tu puntuación crediticia. Analiza tu situación antes de abrir una serie de cuentas seguidas. Abrir demasiadas cuentas rápidamente y consultar tu crédito en múltiples ocasiones puede reducir tu puntuación crediticia, más aún para alguien con pocas cuentas de crédito o con un historial crediticio corto.
  5. Tienes un historial de empleo inconsistente o grandes cambios en tus ingresos. La consistencia es clave: Los prestamistas normalmente requieren por lo menos dos años de declaraciones de impuestos para que puedan cumplir con las pautas regulatorias para verificar que el empleo y los ingresos sean estables. Antes de comenzar tu búsqueda de vivienda, reúnete con un prestamista o un bróker hipotecario para determinar cuánto dinero puedes pedir prestado. Tener una carta de precalificación en la mano te ofrece tranquilidad a ti, al vendedor y al agente de bienes raíces.
  6. No tienes un pago de enganche. Si no tienes ahorrado del 3% al 20% del precio de compra, es de esperar que encuentres obstáculos para la aprobación. La cantidad que necesitarás para tu pago de enganche variará dependiendo del tamaño de la vivienda, su ubicación y el tipo de hipoteca que busques. Algunos prestamistas podrían ofrecer programas de préstamos con opciones de pago de enganche bajos, pero podrían requerir seguro hipotecario, lo cual aumentaría tu obligación mensual total. Habla con tu prestamista sobre tus opciones.

¿Cuál es tu mejor opción? Revisa minuciosamente tus finanzas, ahorra lo más que puedas y obtén una precalificación antes de que veas los listados de "casas en venta".

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.






833-220-3167

También importante

Costo de reemplazo vs. valor de mercado

Costo de reemplazo vs. valor de mercado

Conozca la diferencia entre los tipos de cobertura de costo de reemplazo y valor de mercado.

Desglosa un presupuesto

Desglosa un presupuesto

Hay tres opciones de gastos a considerar cuando elaboras un presupuesto. Estos son: gastos fijos, variables y gastos no mensuales.

Artículos relacionados

Tengan la conversación de finanzas (tan temida)

Tengan la conversación de finanzas (tan temida)

Se trata de encontrar una manera de administrar el dinero que funcione para los dos, juntos.

Desglosa un presupuesto

Desglosa un presupuesto

Hay tres opciones de gastos a considerar cuando elaboras un presupuesto. Estos son: gastos fijos, variables y gastos no mensuales.

Cuándo asumir 3 grandes decisiones financieras

Cuándo asumir 3 grandes decisiones financieras

Si, en general, estas son grandes decisiones, lo son aún mas para los hispanos, y son decisiones que afectan a toda la familia y reflejan todo el esfuerzo por lograr el sueño americano.