Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

Renovaciones de la vivienda que puedes hacer tú mismo. Los pros y los contras de hacerlo tú mismo.

Antes de comenzar con un proyecto de vivienda o apartamento, considera los pros y los contras de hacerlo tú mismo vs. contratar a un profesional.

Paintbrush and paint bucket

Considera los pros y los contras de ambos antes de comenzar tu siguiente proyecto.

Los proyectos tipo "hazlo tú mismo" parecen ser más fáciles que nunca. Contando con guías paso a paso y videos en línea con instrucciones, los proyectos más desconcertantes pueden parecer tan sencillos como 1-2-3. "Hazlo tú mismo" ahora hasta tiene un preciado acrónimo por sus siglas en inglés: "DIY".

Ya sea que estés considerando realizar una reparación del apartamento o vivienda, decoraciones nuevas para las habitaciones, o solo estés buscando un nuevo pasatiempos que te inspire, podrías estar listo para embarcarte en un nuevo proyecto DIY. Pero antes de dar el salto, vale la pena darte el tiempo para pensar acerca de los pros y los contras de hacerlo tú mismo vs. contratar a un profesional. Dependiendo de tus prioridades, un enfoque puede ser más inteligente que otro, ya sea desde el punto de vista financiero, de ahorro de tiempo o del esfuerzo que te tome en general.

Pensar en la mejor opción para ti antes de comenzar tu proyecto, puede ayudar a evitar que te sientas abrumado. Estas son algunas cosas que debes tener en mente cuando vayas a decidir hacerlo tú mismo o llamar a un profesional.

¿Qué obtendrás a cambio del tiempo invertido en un proyecto "hazlo tú mismo"?

El tiempo es muy valioso y es muy posible que cualquier nuevo proyecto requiera alguna inversión de tiempo, ya sea buscando al mejor profesional para el trabajo o yendo a la ferretería local por materiales.

Para calcular si vale la pena invertir tu tiempo, intenta aplicar un salario por hora a tu tiempo personal y calcula cuánto tiempo tendrás que invertir al momento de considerar las necesidades de tu proyecto.

Entonces, si tuvieras que ponerle un precio a tu tiempo, ¿qué precio sería? ¿Es más de lo que costaría un profesional? Si no estás seguro de cuánto tiempo podría tomar un proyecto, es posible que sea mejor que añadas un poco de tiempo adicional, por si acaso.

¿Qué dice tu presupuesto sobre el proyecto?

Además del tiempo que le inviertas, ¿cómo se ve tu inversión financiera para el proyecto? Es importante desglosar los detalles del costo de tu proyecto y comparar ambas opciones de hacerlo tú mismo o con un contratista, para determinar qué es mejor para tu bolsillo.

Si no has comenzado a ahorrar para el proyecto, intenta una de estas tres maneras de ahorrar:

  • Si tienes una fecha límite para tu proyecto, establece lo que puedes separar cada mes para el proyecto. Cuando llegues a la fecha límite, lo que hayas ahorrado es tu presupuesto para el proyecto.
  • Si tienes un cronograma flexible, puedes establecer tu cantidad meta y comenzar el proyecto cuando hayas ahorrado esa cantidad. Parecido a cómo ahorrar para las vacaciones de tus sueños.
  • Determina la cantidad que necesitas y la fecha para la cual la necesitarás. Divide la cantidad entre el número de meses que tienes hasta esa fecha, para determinar la cantidad que necesitarás ahorrar cada mes.

¿Qué pasa si algo sale mal?

¿Qué pasa cuando estás colocando un tornillo en la pared y golpeas un tubo de gas? ¿O si estás colocando un nuevo tocador para el lavabo y la tubería se rompe? Los accidentes pasan. Cuando contratas a un contratista, si algo se rompe o sale mal, el seguro del contratista podría cubrir las reparaciones. Si estás planeando hacerlo tú mismo, revisa tu póliza de propietarios de vivienda o póliza de seguro de inquilinos para determinar que incluye tu cobertura si de alguna forma tu trabajo le causa daños a tu propiedad o la propiedad de tu arrendador.

¿Estás listo para esto?

La inspiración para proyectos DIY se encuentra en todas partes. Antes de comenzar, investiga un poco más a fondo. Podría ser más complicado de lo que parece. Si las instrucciones o las herramientas de mano te parecen extrañas o si no estás listo para convertirte en un carpintero de la noche a la mañana, podrías considerar la contratación de un profesional. Pregúntale a amigos que hayan hecho proyectos similares acerca de sus experiencias, y sé honesto contigo mismo acerca del nivel de experiencia que se necesita para lograr tu meta, para que puedas estar preparado para el costo real, tanto en dólares como en estado mental.

¿Hay algo divertido en eso?

Hay mucho por disfrutar, ya sea haciéndolo tú mismo o dejando que otros lo hagan. ¿Disfrutarías aprendiendo a trabajar con tus manos o preferirías una noche en la ciudad mientras que alguien más se encarga de eso? Este elemento de diversión puede tener mucho peso en tu decisión. A algunas personas les encanta los proyectos DIY y a otras no. Considera qué opción estás buscando ahora y aprovecha al máximo lo que mejor se ajuste a tu vida.

¿Qué puedo hacer ahora?

¡La decisión de comenzar un nuevo proyecto o contratar a profesionales, es únicamente tuya! Podría depender del tipo de proyecto o de lo que dicten tu tiempo y tu billetera, pero tomar en cuenta todo el panorama puede ayudarte a tomar la mejor decisión para ti: hacerlo tú mismo o contratar un profesional. Para comenzar, elabora una lista de todos los proyectos que quieres hacer y haz un plan para ejecutarlos, incluyendo un cronograma y un presupuesto. Y, si decides ir por la opción DIY, echa un vistazo a estos consejos para el mantenimiento de la vivienda con buenos consejos para mejoras en la casa.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.





También importante

Aquí están algunos artículos adicionales que también pueden ser importantes para ti.  Así que deberías revisarlos.

¿Qué es lo que hace que un inquilino sea bueno? Mantener tu propiedad de alquiler en perfecto estado

¿Qué es lo que hace que un inquilino sea bueno? Mantener tu propiedad de alquiler en perfecto estado

Cuidar de tu propiedad de alquiler puede permitir negociaciones en el precio del alquiler y llevar a términos del contrato de arrendamiento más favorables.

Firmando un contrato de alquiler: Lo que necesitas saber

Firmando un contrato de alquiler: Lo que necesitas saber

Asegúrate de hacer las preguntas correctas de arrendador-inquilino antes de firmar tu contrato de arrendamiento y mudarte.

Artículos relacionados

Aquí están algunos artículos adicionales que te podrían interesar.

Prepárate para el día de la mudanza

Prepárate para el día de la mudanza

Pídele a tu arrendador que te conteste todas las preguntas acerca de la mudanza antes del día de la mudanza.

Asuntos de seguros a considerar cuando organizas una fiesta en casa

Asuntos de seguros a considerar cuando organizas una fiesta en casa

¿Estás organizando una fiesta? Pon al seguro en la lista de invitados y asegúrate de que tu vivienda esté cubierta.

Inventario del hogar: Cómo crear uno

Inventario del hogar: Cómo crear uno

Un inventario del hogar puede acelerar el proceso de reclamo al seguro después de sufrir un robo, daños o pérdidas.