Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

Cómo saldar rápido los préstamos estudiantiles

Descubre maneras de hacer más manejable el pago de los préstamos estudiantiles.

People in classroom

Si tienes una deuda de préstamo estudiantil, no estás solo. Un 69% de la generación de estudiantes universitarios graduados en el 2019, pidió préstamos estudiantiles con una deuda promedio de $29,000. Aunque esta cifra puede parecer abrumadora, un plan de acción bien pensado puede hacer más manejable saldar los préstamos estudiantiles.

Explora tus opciones

El cronograma de amortización estándar para préstamos estudiantiles es de 10 años. Pero es probable que eso no te convenga si tu salario inicial es bajo, o si se te está haciendo difícil encontrar empleo.

Asegúrate de evaluar tus opciones de amortización de préstamos estudiantiles. Los préstamos estudiantiles federales tienen una serie de características y protecciones importantes para ayudar a que los pagos sean más manejables, así como las opciones basadas en los ingresos que te permiten hacer pagos que son un porcentaje de tus ingresos. También puedes solicitar un aplazamiento o una indulgencia de morosidad, los cuales permiten que los deudores elegibles suspendan los pagos temporalmente. Durante la indulgencia de morosidad, seguirás siendo responsable de los intereses que se acumulen. Si calificas para un aplazamiento, es posible que no tengas que pagar interés.

La mayoría de los prestamistas dan un período de gracia de seis meses después de que los estudiantes se gradúan. Puede ser tentador esperar para empezar a pagar tu préstamo, pero si tienes trabajo considera empezar de inmediato. No solo empezarás a reducir el principal antes de que entre el interés, te acostumbrarás a vivir con tu ingreso después del pago del préstamo.

Establece estrategias y prioridades

Cuando te enfrentas con una deuda grande y a largo plazo como un préstamo estudiantil, puede ser tentador ignorar los números difíciles y un cronograma que parece inconquistable. Pero a la larga estarás mucho mejor si te tomas el tiempo al principio para desarrollar estrategias para saldar los préstamos estudiantiles.

Empieza con una lista de todos tus préstamos estudiantiles —y cualquier otra deuda, tal como facturas de tarjetas de crédito— y ten una noción firme de cuánto debes en cada préstamo y cuáles son las tasas de interés.

Conclusión: Dedica el dinero en efectivo extra para reducir las deudas con las tasas de interés más altas o utiliza la estrategia del método de bola de nieve de deuda, que recomienda liquidar primero los préstamos pequeños lo más rápido posible.

Analiza tu presupuesto

Entre el pago del alquiler, los servicios públicos, la compra de abarrotes y la salida ocasional con amigos, puede ser difícil ver cómo encajan los préstamos estudiantiles en el panorama. Un presupuesto puede ayudarte a manejarlo. Para simplificar la tarea, prueba el método de la regla de presupuesto 50/30/20: No más del 50% de tu ingreso debería destinarse a gastos fijos como alquiler, comida y servicios públicos; dedica el 20% de tu ingreso para ahorros y amortización de deuda; y gasta el 30% o menos para gastos hechos a discreción tuya ("dinero para diversión", por ejemplo).

Consejo: Busca en tu vida las áreas en donde gastas demasiado y considera usar aplicaciones para analizar los hábitos y las facturas para obtener posibles ahorros.

No lo hagas solo

Revisa si tu empleador tiene un plan de asistencia de préstamos estudiantiles para ayudar con los pagos. Aunque muy pocos empleadores actualmente ofrecen ayuda para amortización de deuda de préstamos estudiantiles como un beneficio, hay más que planean hacerlo, y ¡consultar nunca está de más!

¿Refinanciar o no?

Es posible que ahorres en intereses refinanciando tus préstamos estudiantiles. Pero, antes de hacerlo, asegúrate de que no necesitarás aprovechar de las características y protecciones ofrecidas por los préstamos federales, tales como aplazamiento, indulgencia de morosidad, opciones de planes de amortización de deuda y perdón de préstamos de servicio público. En la mayoría de casos, toda esa flexibilidad desaparece una vez que refinancias a préstamos privados.

Conclusión: Evalúa tus opciones antes de que cambies las cosas y encuentra la mejor manera de saldar tus préstamos estudiantiles.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.






833-220-3167

También importante

Métodos y estrategias para desglosar un presupuesto

Métodos y estrategias para desglosar un presupuesto

Puedes tener un presupuesto y aun así vivir la vida que deseas.

Excelentes maneras de establecer metas financieras

Excelentes maneras de establecer metas financieras

Escucha atentamente mientras estos expertos hablan acerca de los beneficios de crear metas financieras.

Artículos relacionados

Endeudado hasta el cuello

Endeudado hasta el cuello

¿Te encuentras haciendo malabares con varias facturas y preguntándote cómo poder cubrir tus gastos? Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a controlar tus deudas.

Vale la pena o no retomar los estudios siendo adultos

Vale la pena o no retomar los estudios siendo adultos

Muchos adultos se preguntan cómo retomar los estudios, especialmente cuando tienen empleos y familias. Estas cinco preguntas les ayudarán a considerar sus opciones.