Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

5 malos hábitos financieros que puedes arreglar

Usa estas simples estrategias para ayudarte a gastar de manera más inteligente, evitar gastar de manera impulsiva y ahorrar más.

Mucha gente asume que las personas realmente consolidan sus hábitos financieros cuando consiguen su primer trabajo, vivienda o carro. Pero la realidad es que la manera en que tratamos el dinero, ya sea buena o mala, empieza a tomar forma mucho antes que en la adultez. Como nos sentimos respecto al dinero y nuestros patrones de gastos y ahorros se empiezan a diferenciar a los cinco años de edad, de acuerdo a un estudio reciente. Si esos hábitos y emociones juveniles no son lo ideal, puedes terminar con problemas de tamaño adulto: Los estudios muestran que el 46% de estadounidenses ocasionalmente paga sus facturas tarde y el 19% gasta más de lo que gana, de acuerdo a FINRA Investor Education Foundation.

Ya que los buenos hábitos financieros pueden tomar mucho tiempo para desarrollar, cambiar los que no son ideales puede ser difícil, pero está a tu alcance. Un cambio lleva consigo el reconocer que existe un problema y la creación de un plan para arreglarlo. A continuación te presentamos 5 malos hábitos financieros que puedes cambiar con menos esfuerzo de lo esperado.

El hábito: Crédito para pagar lo cotidiano

La solución: Un presupuesto real. Las tarjetas de crédito pueden ser herramientas útiles para crear una puntuación crediticia o puntos de viaje para cosas que de todos modos ibas a comprar. Pero cuando existe un saldo prorrogado (y, por lo tanto, una tasa de interés más alta) y estás gastando más de lo que ganas, la deuda de la tarjeta de crédito puede tomar el control rápidamente. Una calculadora de presupuesto es una gran herramienta básica para ayudarte a planear y balancear las necesidades e ingresos mensuales. Si es muy difícil detener el uso de la tarjeta de crédito, considera cortarlas y solamente depender de efectivo y tarjetas de débito.

El hábito: Una cuenta de ahorro muy pequeña

La solución: Un cheque de pago para ti. Muchos planificadores financieros recomiendan apartar del 10% al 15% de tu ingreso para el ahorro de jubilación, pero el hogar promedio de los Estados Unidos actualmente sólo ahorra alrededor del 7% de su ingreso. Y afrontémoslo: Ahorrar es más fácil si guardas el dinero antes de que lo veas. En lugar de pensar en los ahorros como dinero que no puedes gastar, piensa en los ahorros como un pago a ti mismo, primero. Desvía automáticamente cierta cantidad de dinero a una cuenta de ahorros o a fondos para la jubilación. Si nunca ves el dinero, nunca lo extrañarás.

El hábito: Pagos atrasados

La solución: Pago automático de facturas. Para muchos, el tiempo para pagar las facturas es estresante y por lo consiguiente causa que pospongan lo que tienen que hacer e incurren en cargos por retrasos y perjuicios crediticios. Los pagos automáticos borran ese ciclo de un plumazo. Una nota: Solamente establece pagos automáticos si hay suficiente dinero en tu cuenta cada mes para cubrir los gastos. De lo contrario, los cargos por retraso pueden cambiar por tarifas de sobregiro. Y continua revisando las facturas cada mes para ser exacto.

El hábito: Gastos impulsivos

La solución: Una lista. Siempre usa una lista de compras, sin importar encargo. Esto ayuda a limitar las compras hechas por antojo en vez de las que son hechas con un plan.

El hábito: Temor a Perderse Algo Importante (FOMO, por sus siglas en inglés)

La solución: Metas. Los vecinos, el Internet, transmisión de comerciales: Mensajes constantes de todo tipo de fuente ayudan a convencer a la gente que necesitan algo que no usarán ni pueden pagar. En cambio, establece metas y enfócalas en experiencias, no cosas. ¿Cuál es tu vacación de ensueño? ¿Tu edad ideal para la jubilación? ¿Un negocio secundario? Cuando estás trabajando activamente en ahorrar para algo concreto, es menos probable que te distraigas por cosas que no puedes pagar.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.





También importante

Aquí tienes algunos artículos adicionales que también pueden ser importantes para ti.  Así que deberías revisarlos.

Ahorrar para lograr una meta

Ahorrar para lograr una meta

Comprende muy bien las diferencias para que puedas aprender cómo establecer una meta de ahorro que te funcione.

Crea un fondo de emergencia

Crea un fondo de emergencia

Tener dinero extra en un fondo de emergencia es útil cuando surgen imprevistos en la vida.

Artículos relacionados

Aquí tienes algunos artículos adicionales que te podrían interesar.

5 maneras de ganar un ingreso extra

5 maneras de ganar un ingreso extra

¿Buscas aumentar tu flujo de dinero en efectivo? Considera estas ideas sobre trabajos adicionales.

Cómo establecer crédito

Cómo establecer crédito

Comprender las puntuaciones crediticias, cuentas conjuntas, puntuaciones fico y tarjetas de crédito es útil para aprender a establecer un buen crédito.

3 errores financieros que los millennials deben evitar

3 errores financieros que los millennials deben evitar

Aquí hay 3 formas en que los millennials no lo están cortando cuando se trata de finanzas.