Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

Promociona tu negocio y crea tu propia marca

A nadie le importa tu éxito más que a ti. Toma las riendas cambiando de mentalidad, creando tu propia marca y uniendo capacidades y metas.

La dueña de una pequeña empresa se encuentra parada en el mostrador de su tienda de lentes de sol.

Cómo promocionar tu negocio

¿Encontraste tu pasión? Listo. ¿Está saliendo adelante tu negocio? Dos veces listo.

¿Es hora de relajarse? No. Definitivamente no. Vuelve a poner tus manos al volante. Si te descubres esperando que alguien más haga el trabajo por ti, es hora de que compruebes la fuerza de tu motivación y revalúes tu mentalidad. Para una persona es posible convertirse en víctima de su propio éxito.

En vez de pensar así
Piensa así
“Mi tienda es nueva en esta área. La gente obviamente la notará al pasar”.
“Deseo que visiten mi tienda personas de otras áreas más allá de este vecindario. Es hora de hacer carteles. Y de usar las redes sociales. Y de comunicarme con otros dueños de empresas para asociarnos y apoyarnos mutuamente”.
“Voy a publicar mi portafolio profesional en todas las plataformas sociales y esperar que tenga el mejor resultado”.
“Claro que publicaré mis obras de arte en Instagram y Facebook. Pero también voy a recorrer las calles. ¿Hay cafeterías que buscan presentar artistas locales? ¿Qué tal las ferias de arte? Necesito dar mayor exposición a mi obra”.
“Esta persona estaba interesada en patrocinar la aplicación de administración de tiempo que yo diseñé. Quizá necesite más tiempo”.
“Si no recibo respuesta acerca de mi aplicación en una semana, llamaré a esa persona por teléfono para hacer seguimiento. De hecho, me comunicaré con más patrocinadores potenciales. Es hora de promoverse uno mismo”.

No te quedes esperando a que el éxito te encuentre. En vez de ello, sé proactivo y busca maneras de promocionar tu propio éxito. Pide ayuda. Cuando lo necesites, busca apoyo en los demás. Hay otras personas que pueden ayudarte y que definitivamente lo harán, pero eres tú quien tiene que hacer el trabajo pesado. El más interesado en salir del atolladero eres tú.

Recuerda esto: A nadie le importa tu éxito tanto como a ti.

Cómo crear tu propia marca

Todos esos lemas emblemáticos, los logotipos. Ahora nos parecen obvios. Pero eso es después de haber pasado cientos (probablemente miles) de horas rascándonos perplejos la cabeza y dedicados a la investigación. Y de haber arrugado y tirado a la basura todo un bosque en papeles.

Crear una marca no es algo que empiece y termine con un logotipo genial. Piensa en tu marca favorita. ¿Por qué te gusta? Probablemente, porque va más allá de parecer genial. Tu marca debería reflejar los principios centrales de lo que ofreces y contar con la acogida de quienes compren tu producto.

Recuerda esto: ¿Cómo han llegado hasta ahí las mejores marcas? Investigación. Es el quién, qué y por qué de tu negocio.

¿Cómo se vincula todo?

Consejo experto

Pide consejo. Lo ideal es que acudas a alguien con experiencia, no a ti mismo. Esta gente sabe de lo que habla. Y un consejo a la medida, cara a cara, es mejor que una búsqueda genérica en la Internet. Trata de localizar a esos expertos asistiendo a reuniones informales de grupos afines o conversa con los dueños de empresas locales.

Investigación a través de clientes

Encuentra personas que de verdad utilizarán tu producto y hazles preguntas. ¿Cómo ven tu producto? ¿Cómo lo utilizarían? ¿Por qué utilizarían o no tu producto? Estas preguntas son fundamentales para entender el público al que te diriges y sus necesidades únicas.

Experiencia personal

Tú eres el pilar de tu propia marca. Hay cosas que solo tú sabes. Recurre a lo aprendido por experiencia y conocimiento previo y explora de qué manera puede esto moldear la futura dirección de tu negocio. No subestimes el poder de la introspección. Si haces un hoyo puede que encuentres oro.

Sabemos que tú ya sabes que sacar una marca al público y cruzarse de brazos no llama la atención de nadie. Las marcas son entidades vivas e intencionales moldeadas por el mundo que las rodea. Eres tú quien las empuja e impulsa en la dirección correcta.

Recuerda esto: La contribución más importante proviene de tu cliente ideal, de expertos y de tu propia experiencia. Aprovecha sus conocimientos para formar tu propia marca.

Vincular las capacidades y metas del negocio

Tu negocio es más que un signo de dólar. Se trata de tu habilidad. Se trata del producto que te inspiró a dar el salto que te convertiría en emprendedor. Su éxito depende de los sistemas que establezcas. Así que, como emprendedor, probablemente te estés preguntando, “¿cómo establezco metas empresariales alcanzables y realistas?” Respuesta: Conecta directamente tus metas empresariales con tus capacidades empresariales.

Capacidades empresariales

Más que una idea inusual, la capacidad es lo que hace tu negocio. Un sistema o habilidad que dure y se repita podría ayudarte a lograr los mismos resultados una y otra vez. Las capacidades no incluyen tareas que requieran acción. Aquí se trata más bien de definir lo que hace tu empresa.

Metas empresariales

Una meta es algo que te propones lograr dentro de un período de tiempo específico. Para lograrse, las metas no tienen que incluir acciones específicas. Se trata más bien de encontrar un resultado más amplio. ¿Qué es lo que deseas lograr?

Una vez definidas tus metas, ya habrá más de una manera de alcanzarlas. Experimenta. Se te podría ocurrir una manera de mantener y repetir el logro de tus metas y hacer que tu negocio crezca. Sigue buscando maneras de mejorar tu ritmo para alcanzar metas.

Las metas pueden ayudar a mantener a todos los empleados trabajando al unísono y proporcionar una clara idea de lo que desea lograr tu compañía. También deberían poder medirse y ayudar a mantener a tu compañía avanzando en la dirección correcta.

Recuerda esto: Alcanzar regularmente tus metas empresariales depende de las capacidades duraderas y bien definidas de tu negocio.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.





También importante

Cómo empezar una pequeña empresa

Cómo empezar una pequeña empresa

Lee estos consejos para empezar una pequeña empresa.

Fundamentar las metas empresariales en la realidad

Fundamentar las metas empresariales en la realidad

Comprende la importancia de planificar tu trabajo y echar a andar tu plan para alcanzar tus metas empresariales.

Artículos relacionados

Opciones a considerar para el plan de jubilación de tu pequeña empresa.

Opciones a considerar para el plan de jubilación de tu pequeña empresa.

Ofrecer un plan de jubilación, lo cual incluye un IRA o un 401k individual, es una excelente manera de atraer y retener empleados.

¿Son los lectores móviles de tarjetas de crédito una buena opción para pequeñas empresas?

¿Son los lectores móviles de tarjetas de crédito una buena opción para pequeñas empresas?

Cómo funciona la tecnología móvil y cómo puede simplificar las transacciones de tu pequeña empresa.

Consejos estratégicos para empezar una pequeña empresa

Consejos estratégicos para empezar una pequeña empresa

Consejos para ayudarte a eliminar algunos riesgos al empezar tu pequeña empresa.