Retirar efectivo de tu 401(k)

¿Hay algún caso en que sea una buena idea retirar efectivo de una 401(k)?

Hombre dejando un trabajo con una caja de pertenencias

El propósito de un plan 401(k) es ayudarte a ahorrar para la jubilación. Cuando participas en el plan, es posible que puedas solicitar un préstamo respaldado en el saldo de tu cuenta 401(k), pero es posible que no puedas realizar un retiro del 401(k).

Dificultades

Algunos planes te permitirán retirar el dinero que aportaste en caso de genuinas dificultades como, por ejemplo, elevadas cuentas médicas debido a una enfermedad grave en la familia. Otras necesidades serias permitidas por las regulaciones federales, además de los pagos por ciertos gastos médicos, son: los costos relacionados con la compra de una residencia principal; la matrícula, honorarios y gastos educativos relacionados; pagos necesarios para prevenir el desalojo o la ejecución hipotecaria en una residencia principal; gastos de entierro o funeral; y ciertos gastos por la reparación de daños a tu residencia principal. Sin embargo, tu empleador tiene la capacidad de elegir que todas, algunas o ninguna de estas necesidades sean elegibles para retiros del plan 401(k) debido a dificultades.  Además, si recibes un retiro del plan 401(k) debido a dificultades, puede que no puedas contribuir a tu cuenta por un periodo de seis meses. Estos retiros generalmente estarán sujetos tanto al impuesto sobre la renta como a una multa fiscal del 10% (para participantes menores de 59 años y medio), por lo que deben utilizarse como último recurso en una emergencia grave.

Dejando tu trabajo

Por supuesto, cuando dejas un trabajo puedes llevar el saldo de tu 401(k) contigo. Si transfieres el saldo de tu 401(k) a una IRA o plan de jubilación de tu nuevo empleador, tu dinero seguirá creciendo para la jubilación.

Esa gran suma absoluta que recibes cuando dejas tu trabajo puede ser tentadora. Podrías simplemente tomar el dinero y gastarlo en lo que quisieras en vez de transferirla.

Eso no es financieramente responsable, sin embargo, ya que generalmente tendrás que pagar impuestos sobre la renta por los fondos retirados, así como una multa fiscal del 10%, a menos que tengas 59 años y medio o más. Eso hace que el retiro te resulte muy caro. Así que si dejas tu trabajo para volver a estudiar o para comenzar un negocio y puedes encontrar un préstamo estudiantil o un préstamo para pequeñas empresas con una tasa de interés baja, podría ser mejor para ti que tomes prestado el dinero. De este modo puedes mantener seguro tu fondo para la jubilación.

Consideraciones en cuanto a los impuestos

Si has dejado a tu empleador y tienes más de 59½ años de edad, no enfrentarás el 10% de multa fiscal federal si tomas el saldo de tu 401(k) como una distribución gravable. Tendrás que pagar impuestos sobre el monto total retirado a menos que parte de los fondos sean contribuciones Roth designadas. A partir de los 70½ años se necesitarán Distribuciones Mínimas Obligatorias (RMD, por sus siglas en inglés) para cualquier saldo mantenido en el plan 401(k).  Deberías consultar con tu asesor fiscal antes de tomar una distribución gravable de tu plan 401(k).  Si todavía estás empleado, el plan 401(k) puede limitar los retiros del saldo de tu cuenta, incluso si tienes 59½ años o más.

Divulgaciones

Ni State Farm® ni sus agentes proveen asesoría fiscal o legal.