Guardar o destruir: Por cuánto tiempo hay que guardar documentos

Guardar o destruir: Por cuánto tiempo hay que guardar documentos

Aunque vivimos en una era digital, muchos aún nos sentimos agobiados por los documentos en papel. Estados de cuenta del banco, declaraciones de impuestos, facturas y talonarios de pago: Puede ser confuso saber qué es lo que hay que guardar y qué es lo que se puede desechar de manera segura.

¿Las buenas noticias? Es muy probable que puedas deshacerte de más documentos de lo que crees —y casi todo lo que deberías guardar puede ser escaneado y guardado digitalmente—. Aquí te mostramos cómo empezar a abordar (y administrar) ese montón de papeles, con consejos sobre el tiempo durante el que deberías conservar realmente esos documentos en papel.

Recuerda: Cuando te deshagas de documentos con datos personales, borra las versiones digitales y destruye las de papel. Nunca arrojes documentos importantes a la basura o al reciclaje; son el blanco principal de los ladrones de identidad.

Carro Documentos sobre un préstamo: Guárdalos hasta que termines de pagar tu carro.
Título: Consérvalo hasta que vendas tu carro y entregues el título. Si pierdes el título original, puedes solicitar una copia del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV, por sus siglas en inglés) por una pequeña cuota.
Vivienda Documentos de la hipoteca: Guárdalos indefinidamente.
Recibos de las mejoras sustanciales de tu vivienda: Guárdalos indefinidamente; está bien que sean copias digitales.
Facturas de servicios públicos: Destrúyelas o bórralas después de comprobar el pago en tu cuenta del banco o tarjeta de crédito.
Finanzas Recibos de tarjetas de débito y de crédito: Guárdalos hasta que los compares con tu estado de cuenta mensual.
Estados de cuenta del banco: Considera imprimir el último estado de cuenta mensual; en caso de que haya una violación de datos, tendrás pruebas del saldo de tu cuenta. Destruye el antiguo estado de cuenta cuando imprimas el nuevo.
Estados de cuenta de los planes de jubilación: Guarda los estados de cuenta trimestrales hasta que recibas tu estado de cuenta de fin de año; guarda copias, en papel o digitales, de los estados de cuenta anuales por al menos 7 años después de que te jubiles o cierres la cuenta.
Inversiones: Guarda los recibos de compra hasta que vendas las inversiones; si tu estado de cuenta de fin de año incluye esta información, guarda los estados de cuenta en lugar de los recibos.
Seguros Pólizas de vivienda, automóvil y póliza sombrilla: Guárdalas hasta que obtengas tu nueva póliza. Para los seguros de automóviles, la mayoría de estados aceptan las versiones electrónicas de tu tarjeta de seguro, pero también podría ser una buena idea guardar una versión impresa en tu guantera.
Pólizas de salud, vida, incapacidad y cuidado a largo plazo: Guárdalas hasta que termine la cobertura.
Impuestos Declaraciones de impuestos (formularios 1040, etc.): Guarda indefinidamente las copias impresas o digitales de las declaraciones. 
Documentos de apoyo (recibos, W-2, formularios mostrando intereses bancarios, etc.): Guárdalos por 7 años. Codifica las copias digitales en tu computadora o guárdalas en una memoria USB segura.