Mujer trabajando remotamente desde casa

Consejos para trabajar de forma remota

Para labores que van desde ideas financieras hasta trucos de productividad, estos consejos pueden ayudarte a manejar tu sistema mientras trabajas de forma remota.

Trabajar de forma remota ofrece muchos beneficios que van desde tener mayor flexibilidad hasta no tener que sacar tiempo para trasladarse al trabajo. A continuación, encontrarás algunos consejos sobre lo que debes tener en cuenta al trabajar de forma remota.

Elabora un plan para tus necesidades financieras

  • Considera pedir ayuda a un profesional de impuestos. Especialmente para las personas que trabajan por cuenta propia, un profesional de impuestos puede ayudar a establecer buenas rutinas de documentación y explicarte todas las deducciones de impuestos para negocios, gastos y consideraciones financieras.
  • Establece un sistema para rastrear gastos. Si trabajas para una compañía, tal vez tengas ciertos gastos que han acordado reembolsarte. Si trabajas por cuenta propia, es bueno que entiendas en cuáles gastos vas a incurrir y cómo los vas a monitorear. Tal vez debas considerar tener una hoja de trabajo con las deducciones disponibles para oficinas remotas, una aplicación móvil y una tarjeta de crédito comercial designada también.
  • Reserva tiempo para el papeleo. Incluye una cita semanal en tu calendario para que la dediques a preparar facturas, contratos y otro trabajo de oficina, incluyendo hojas de registro de horario si no trabajas por cuenta propia.
  • Protégete. Si tienes un negocio remoto o en casa, tal vez necesites cobertura de responsabilidad civil y protección para los bienes que uses (como equipos, dispositivos, computadoras, etc.)
  • Invierte en cuidado infantil. Ocuparse de los hijos y del trabajo puede ser agotador. De ser posible, fíjate en qué momentos te pueden dar una mano los cuidadores y permitir que te enfoques en el trabajo u otras tareas que requieran tu atención.

Crea un área apropiada de trabajo

  • Infórmate de las políticas de trabajo remoto de tu empleador. El Departamento de Recursos Humanos de tu compañía debe contar con un manual o directrices para las políticas, expectativas y procedimientos del trabajo remoto. Es posible que también tengan protocolos sobre comunicaciones, reuniones, llamadas y productividad. Asegúrate de tener claro cuáles son los requisitos.
  • Crea un espacio que sea solo para trabajar. Evita usar áreas de acceso común que debas compartir. Algunas compañías requieren que tengas un espacio tranquilo y exclusivo para trabajar, un lugar donde puedas concentrarte o atender llamadas telefónicas.
  • Invierte en equipo y software necesarios. Asegúrate de tener el equipo apropiado para tu trabajo. Esto podría incluir, por ejemplo, una impresora, un escáner y actualizaciones o dispositivos de seguridad. Tus necesidades pueden variar dependiendo de la labor que desempeñas y de si trabajas por cuenta propia o para una compañía.
  • Préstale atención a la ergonomía. Ten una silla cómoda con protector lumbar. También, considera tener auricular o audífonos de manos libres para las reuniones.

Monitorea tu productividad

  • Establece un horario fijo. Uno de los riesgos de trabajar de forma remota es que nadie está pendiente. No hay una recepcionista que monitoree tus entradas y salidas ni compañeros de trabajo a tu alrededor con los que debas compartir en reuniones o por compañerismo. Para contrarrestar eso, establece un horario fijo para que puedas diferenciar entre las horas de trabajo y las que no son de trabajo, y alinear esas horas con las de tus compañeros.
  • Date un descanso cuando lo necesites. Quizás decidas trabajar un día por semana desde una cafetería o una biblioteca. Es una excelente manera de romper lo que puede ser un horario monótono en casa. Es importante usar siempre un VPN cuando trabajes en una cafetería, biblioteca o en una ubicación al aire libre y asegúrate de que el acceso a internet cumpla con los protocolos de seguridad.

Practica el cuidado personal

  • Levántate y cámbiate. Es tentador usar ropas cómodas o piyamas para trabajar, pero es mejor aún vestirse y arreglarse como lo harías si tuvieras que trabajar en una oficina u otro lugar. No solo te motiva y da ánimo, sino que también hace que tu rutina diaria sea consistente.
  • Cumple tu horario. Sigue el horario de comidas normal, tal como lo harías si trabajaras en una oficina tradicional.
  • Programa una alarma o notificación automática. Las aplicaciones te pueden recordar que te levantes de tu escritorio y te muevas, aunque solo sea para caminar dándole la vuelta a la manzana o para hacer algunos ejercicios de estiramiento. Salir y aprovechar el aire puro mejorará tu estado de ánimo, circulación, concentración, productividad y también puede ayudarte a aliviar el estrés.
  • Sal y conoce gente. Si trabajas a distancia, trata de organizar (o participar en) reuniones de oficina de vez en cuando y en la medida de lo posible. Programa una serie de almuerzos con clientes, compañeros de trabajo o posibles clientes.
  • Intenta crear equilibrio entre la vida laboral y la personal. Los viajes y el trabajo pueden hacer que se confundan los límites entre el trabajo y el tiempo libre, así que establece rutinas que te ayuden a mantenerte productivo y evitar el agotamiento.

Entiende las opciones del seguro de salud

  • Investiga las coberturas del seguro de salud. El acceso a una atención médica de calidad es lo último de lo que quieres preocuparte si te enfermas o lesionas en un viaje. Encuentra una cobertura que te permita acudir a profesionales del cuidado de la salud cuando los necesites e independientemente de donde estés.

Mantén tu seguridad cuando estés en línea

  • Cuidado con el phishing. El phishing sigue siendo una gran amenaza a la seguridad. Examina cuidadosamente los correos electrónicos que recibas, especialmente los que no hayas solicitado, creen una sensación de urgencia, te hagan sentir mal o culpable, o soliciten información confidencial. No abras anexos ni hagas clic en enlaces provenientes de remitentes de correos electrónicos que no reconozcas.
  • Mantén actualizadas las contraseñas del router. El router es tu puerta de entrada a la Internet, así que asegúrate de estar protegido con una contraseña segura. Lo primero que puedes hacer para proteger la red de tu vivienda es cambiar tu contraseña por una que sea más segura y utilizar codificación para que los hackers no puedan leer la información que envías.
  • Usa contraseñas seguras para los dispositivos. Esto ayuda a evitar que usuarios no autorizados accedan a tus cuentas e información personal.
  • Vigila la seguridad de tu vivienda. Sobre todo porque las cámaras pueden ser vulnerables ante los ataques de hackers.
  • Usa autenticación de múltiples factores. Esto añade pasos adicionales al proceso de acceso para evitar que usuarios no autorizados accedan a tus cuentas.
  • Utiliza redes y dispositivos seguros. Evita conectarte a redes wifi públicas que no sean seguras, considera más bien usar un punto de acceso inalámbrico para wifi o datos móviles en lugar de wifi público, evita acceder a cuentas financieras cuando uses computadoras públicas o redes no seguras y aprovecha la codificación completa que proporcionan tu computadora portátil y tus dispositivos móviles.
  • Sé precavido al descargar software y aplicaciones. Asegúrate de que se trate de un sitio web legítimo y conocido. Los sitios maliciosos pueden contener virus o malware no deseados.
  • Activa la capacidad de seguimiento y limpieza remotos. Esto puede ayudar a evitar que accedan a tus datos, si se te pierden o te roban tus dispositivos.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas). Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. State Farm no se hace responsable y no respalda ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros que pueda estar vinculado por hiperenlace con esta página. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales, las instrucciones ni la información provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado o de afectar la cobertura bajo cualquier póliza de seguro aplicable. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

Ni State Farm ni sus agentes proveen asesoría fiscal ni legal.

State Farm Fire and Casualty Company­
State Farm General Insurance Company
­Bloomington, IL

State Farm Florida Insurance Company­
Winter Haven, FL

State Farm Lloyds
­Richardson, TX

Comienza una cotización

Selecciona un producto para comenzar una cotización.

Encuentra agentes cerca de
ti o contáctanos

Hay uno listo para ofrecer un servicio personalizado que se ajuste a tus necesidades específicas.

Artículos relacionados

Opciones a la hora de asegurar tu negocio basado en casa

Los negocios basados en casa podrían requerir un seguro de pequeñas empresas, ya que las pólizas de propietarios de vivienda podrían no cubrir las necesidades del negocio.

Consejos sencillos para ayudar a aliviar el estrés en el trabajo

Conoce información sobre qué puede causar estrés en el lugar de trabajo y algunos consejos para ayudar a evitarlo.

¿Vas al trabajo en bicicleta? Promueve la seguridad de tus viajes al trabajo

Descubre cómo mantener tu seguridad al ir al trabajo en bicicleta.

Estrategias de administración de dinero para personas que trabajan por cuenta propia

Ayuda a optimizar tu presupuesto y construye un futuro financiero más fuerte para tu negocio con estas tácticas.