Protege tu embarcación durante un huracán

Cómo proteger tu embarcación durante un huracán

Embarcaciones pequeñas en un puerto deportivo

La temporada de huracanes dura tradicionalmente de junio a noviembre, siendo agosto y septiembre los meses más volátiles para este tipo de tormenta. Y con la posibilidad de vientos fuertes, mareas de tormenta, subida del nivel del mar, aumento de oleaje y más de dos o tres pulgadas de lluvia por hora es absolutamente necesario planificar con anticipación. El Centro Nacional de Huracanes puede ayudarte a que te mantengas al día de todos los eventos meteorológicos relacionados con huracanes o tormentas tropicales.

Una vez tengas la seguridad de que tu familia y tu hogar estén fuera de peligro, puedes poner tu atención en asegurarte que tu embarcación esté preparada para la tormenta.

Antes de la tormenta

Prepara tu embarcación para la temporada de huracanes por adelantado. Comienza con una lista detallada por escrito que incluya:

  • Un plan de evacuación. Tu plan debe incluir el sacar todos los artículos desmontables, tales como lonas, velas, botes salvavidas, radios, cojines y otros equipos. Si tu embarcación está atracada en una marina, habla con el operador para que no haya preguntas o confusión a la hora de atar o sacar tu embarcación fuera del agua.
  • Simulacros de evacuación de la embarcación. Practica los simulacros con frecuencia para que puedas prevenir el pánico en caso de que azote un huracán de manera inesperada.
  • Almacenamiento de suministros de emergencia. Abastécete de suministros con anticipación para evitar la escasez que suele ocurrir cuando se anuncia una alerta de huracán.
  • Cargar el radio de tu embarcación. Siempre carga el radio antes de que tu embarcación deje el puerto para que siempre te mantengas al tanto de los boletines meteorológicos.
  • Asegurar los documentos esenciales. Mantén las pólizas de seguro de embarcaciones, fotos de tu nave, registro, inventario de los equipos, números telefónicos de contacto y otra información esencial en un lugar seguro en tierra firme.

Cuando es inminente un huracán

Con el sistema global de rastreo meteorológico, tienes generalmente de 12 a 24 horas de alerta anticipada antes de un huracán. Comienza a implementar tu plan tan pronto sea posible después de saber sobre la tormenta.

  • Prepara la embarcación. Apaga el sistema eléctrico de la embarcación y quita la batería. Quita todos los equipos desmontables de la embarcación para evitar que se rompan. Amarra bien todo lo que se pueda quitar, tal como las cañas del timón, ruedas y botavaras. Envuelve con cubierta protectora todos los lugares en donde las sogas están en contacto con la embarcación para prevenir que se raspe. Sella todas las ventanas, las puertas y las compuertas y asegúrate de cerrar los conductos de combustible de tu embarcación.
  • Si planeas dejar tu embarcación en el agua. Ancla tu embarcación con al menos dos anclas y posiciona la proa de la embarcación en la dirección de los vientos dominantes. Asegúrate de que los cables del ancla estén a 10 veces la profundidad del agua en el lugar del amarre para contrarrestar los efectos de la marea de tormenta. Cubre los conductos de ventilación del cuarto de máquinas y conecta los tubos de escape de la popa para prevenir que el agua inunde tu motor.
  • En tierra firme. Para embarcaciones ligeras y pequeñas es mejor remolcarlas lo más hacia el interior posible. Amarra la embarcación al remolque de manera segura y pon bloques alrededor de las ruedas para prevenir que el remolque se ruede. Para embarcaciones más grandes, amarra la embarcación en su lugar de almacenaje con varios cables pesados. Dependiendo del peso de la embarcación, considera llenar la sentina de agua para sostener la embarcación con más seguridad. Nunca dejes la embarcación en los pescantes o en un elevador hidráulico.

La Guardia Costera de los Estados Unidos tiene más detalles de cómo preparar mejor tu embarcación.

Verifica tu seguro de embarcaciones

Un huracán puede ser una experiencia aterradora pero la preparación correcta puede ayudarte a disminuir las pérdidas. Asegúrate tener un seguro de embarcaciones suficiente —esto puede protegerte contra los riesgos de ser propietario y operar una embarcación. Para más información, comunícate con tu agente de seguros local.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.