Protege tu carro de los efectos dañinos del sol y del calor

Protege tu carro de los efectos dañinos del sol y del calor

El sol y el calor pueden ser muy dañinos para un carro. Durante pruebas llevadas a cabo en la Instalación para la Investigación de Vehículos de State Farm®, se registraron temperaturas del aire interior bien por encima de 145° F y las temperaturas de la superficie interior del vehículo en áreas expuestas a la luz solar directa superaron los 195°F.

Pero no son sólo el tablero y los asientos los que debes tener en cuenta, el acabado y el motor del carro también están en riesgo. Entonces, ya sea que vivas en un clima cálido durante todo el año o simplemente necesites protección durante los meses de verano, siempre es mejor estar seguro y preparado.

Protegiendo tu interior

  • Estaciónate en la sombra. Es la forma más fácil de protección. Evitando la luz solar directa ayudarás a evitar que tu tablero se seque y se agriete. Si es seguro hacerlo, abre un poco las ventanas para ayudar a bajar la temperatura interior e igualar la presión del aire.
  • Usa un protector solar de parabrisas. Es una manera excelente de mantener tu carro fresco y prevenir el daño solar. Pueden parecer un poco engorrosos al principio, pero son realmente bastante fáciles de usar.
  • Limpia el tablero con un paño de microfibra. El polvo y la suciedad pueden causar pequeños rasguños que pueden empeorar con el tiempo. Limpia el tablero con frecuencia para eliminar todas las partículas. Un producto de acabado y limpieza de bajo brillo también lo protegerá y reducirá el resplandor.
  • Instala fundas de asiento. No sólo protegen los asientos de cuero y tela, sino que también ayudan a mantenerlos frescos.
  • Protege los asientos de cuero con un acondicionador. El sol y el calor realmente pueden dañarlos en gran manera. Para ayudar a evitar grietas y desgarres, mantén los asientos limpios y aplica a menudo un acondicionador para cuero.

Consejos para el exterior

  • Lava y seca a menudo. El sol y el calor pueden hacer que la pintura se desvanezca y se agriete. El lavado frecuente y el secado a mano ayudan a eliminar la suciedad y las partículas de polvo que pueden causar micro rasguños y opacar el acabado de tu carro.
  • Encera tu carro. Una capa de cera entre el acabado de tu carro y los rayos ultravioleta del sol es una gran manera de ayudar a protegerlo. La frecuencia con la que un carro necesita un trabajo de encerado es variable, pero es mejor hacerlo regularmente.
  • Comprueba la presión de aire de las llantas. El pavimento caliente y las llantas desinfladas pueden ser una combinación peligrosa y pueden provocar un reventón. Incluso las llantas en buen estado pueden perder alrededor de una libra de presión de aire al mes, por lo que es muy importante verificar a menudo cuando hace calor. Asegúrate de seguir la presión de las llantas recomendada por el fabricante de tu vehículo.

Debajo del capó

  • Sistema de enfriamiento. Para ayudar a proteger tu motor contra el sobrecalentamiento, asegúrate de que esté en buen estado de funcionamiento. Haz que revisen las correas y drenen el anticongelante/refrigerante, y que luego lo reemplacen regularmente tal como lo recomienda el fabricante de tu vehículo.
  • El resto de los fluidos. La posibilidad de sobrecalentamiento aumenta mucho cuando los niveles de los fluidos están por debajo de los niveles recomendados. Comprueba regularmente el aceite de motor, el aceite de transmisión, el líquido de la dirección hidráulica y el líquido de frenos. Si es necesario rellenarlo, consulta el manual del propietario sobre los tipos de fluidos recomendados.
  • Batería. Las temperaturas altas y el recargado uso de accesorios (uso del aire acondicionado de los vehículos) pueden causar que se desgaste y falle más rápido. Haz que un mecánico profesional revise regularmente la batería del vehículo y el sistema de carga completo para asegurarte de que funcione correctamente.
  • Aire acondicionado. Mantenerte fresco no solo te mantiene cómodo, sino que también puede ayudarte a mantenerte alerta mientras manejas. Si la temperatura interior de tu automóvil no se enfría lo suficiente, podría ser que esté bajo el nivel de carga de refrigerante en el sistema de aire acondicionado o podría haber un problema más grave. Haz que lo revise un profesional.

Asegúrate de mantenerte fresco y seguro sin importar el calor que haga. Un poco de mantenimiento preventivo y un cuidado simple pueden mantenerte en la carretera y fuera del garaje de tu mecánico.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.