Pasar al contenido principal

Start of main content

Cuando los baches salen caros

Un encontronazo con un bache puede destrozar llantas, ruedas y componentes de la suspensión.

El invierno conlleva varios peligros para el conductor, pero hay uno que tiende a acechar cuando se derrite la nieve y vuelven los indicios de la primavera: los tan temidos baches. Un encuentro cercano con uno de estos cráteres puede destrozar llantas, ruedas y componentes de la suspensión.

Baches, hueco, zanjas o como sea que se los llame en tu región, pueden aparecer en cualquier tipo de clima. Pero son especialmente notorios en esta época del año en áreas conocidas por el hielo, la nieve y las temperaturas bajo cero. Los ciclos de congelación y deshielo hacen que la humedad se filtre por la superficie de la carretera, lo que causa que la carretera se derrumbe.

No se puede hacer mucho para evitar que se deterioren las carreteras, pero hay cinco medidas que puedes tomar para protegerte y proteger tu vehículo:

  • Trata de usar carreteras que conozcas bien. Tu familiaridad con las mismas te ayudará a evitar los baches.
  • Al manejar por la noche, viaja en carreteras bien iluminadas para que puedas ver la superficie.
  • Disminuye la velocidad. Date tiempo para ver el bache y esquivarlo antes de que caigas en él.
  • Si caes en un bache, inspecciona cuidadosamente tus llantas y ruedas para detectar posibles daños. Fíjate cómo maneja tu carro después. Si "tira" hacia un lado o hacia el otro, o si el volante se siente inestable, deberías hacer que un profesional revise tu carro.
  • Si no puedes evitar un bache, frena antes del impacto. Hay menos daños cuando la llanta está rodando que cuando derrapa sobre un hueco al frenar.

Los baches pueden crear problemas aún más grandes para los motociclistas. Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), recomienda a los motociclistas que esquiven estos peligros y, para hacerlo de manera segura, debes poder identificar un bache a la distancia. Disminuye la velocidad antes de llegar al obstáculo y asegúrate de tener suficiente espacio antes de cambiar de dirección.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque nosotros consideramos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no tiene la intención de reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional capacitado. Ni tiene la intención de activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.


Obtén una cotización

Selecciona para comenzar una cotización.


Localiza a un agente cerca de ti


 


Contáctanos

844-373-0003 844-373-0003

También importante

Hielo negro: El riesgo invernal que nadie ve venir

Hielo negro: El riesgo invernal que nadie ve venir

Muchos conductores desconocen a este causante de carreteras invernales resbaladizas. Aquí te indicamos cómo prepararte.

Evita esta condición de manejo que podría resultar fatal

Evita esta condición de manejo que podría resultar fatal

Manejar somnoliento causa más de 100,000 choques cada año. Aprende cómo reducir el riesgo.

Artículos relacionados

¿Tiene tu carro esta característica de seguridad para carreteras con hielo?

¿Tiene tu carro esta característica de seguridad para carreteras con hielo?

Cuando los carros derrapan en las carreteras con hielo en invierno, muchos conductores obtienen un poco de ayuda del ESC.

¿Tienes un adolescente al volante? Podemos ayudar

¿Tienes un adolescente al volante? Podemos ayudar

Enseñar a su adolescente a conducir y consejos que harán las lecciones menos estresantes para usted.

Abolladuras en las puertas. Cómo evitar la maldición de los estacionamientos

Abolladuras en las puertas. Cómo evitar la maldición de los estacionamientos

Evalúa los alrededores cuando elijas un lugar de estacionamiento para evitar abolladuras o raspones.