Seguridad de calefactores portátiles y estufas de leña

Uso seguro de calefactores portátiles y estufas de leña

Hombre colocando madera en una estufa a leña

Aun cuando no sean las fuentes primarias de calefacción de tu casa, los calefactores portátiles y las estufas de leña son excelentes para calentar los cuartos fríos. Pero estas fuentes de calefacción suplementarias deben operarse con cautela. Según la National Fire Protection Association, los calefactores, ya sean portátiles o estacionarios, son la causa de dos de cada 5 (40%) incendios caseros debidos a la calefacción, y de cuatro de cada cinco (80%) de las muertes ocasionadas por incendios caseros debidos a la calefacción. Ayuda a reducir el riesgo de incendio con estos consejos:

Calefactores portátiles eléctricos

Los calefactores radiantes portátiles dan calor a lo que esté directamente frente a ellos, mientras que los calefactores de convección pueden ayudar a que un cuarto entero se sienta más cómodo. Para utilizarlos de forma segura, considera los siguientes consejos:

  • Compra unidades con la etiqueta de Underwriter Laboratories (UL).
  • Mantén los calefactores al menos a tres pies de cualquier cosa que pueda arder como el tapizado, las cortinas, mascotas o personas. Aproximadamente la mitad de los incendios en edificios residenciales que involucran un calefactor portátil ocurren porque la unidad está demasiado cerca de un material combustible.
  • Mantén la unidad en una superficie nivelada y enchúfala directamente a un tomacorriente de pared.
  • Nunca utilices un calefactor portátil para secar la ropa.
  • Escoge una unidad que se apague automáticamente si ésta se vuelca.
  • No dejes un calefactor portátil desatendido, especialmente cuando hay niños y mascotas en el cuarto. No dejes un calefactor portátil encendido toda la noche o cuando estás durmiendo.

Estufas de leña

Las estufas de leña son una fuente de calefacción más eficiente que las chimeneas tradicionales y muchas unidades pueden calentar más de un cuarto. Sin embargo, cada año se atribuyen más de 4,000 incendios residenciales a las estufas de leña. Para mantener las estufas de leña operando de manera segura considera los siguientes consejos:

  • Antes de comprar una estufa, consulta con el departamento de bomberos local para obtener las normas locales sobre aparatos de combustible sólidos.
  • Asegúrate de que la unidad haya sido probada y se encuentre en la lista de un laboratorio de pruebas reconocido nacionalmente.
  • Sigue las instrucciones del fabricante prestando especial atención a los requisitos de espacio libre. Si no hay instrucciones del fabricante o una etiqueta en la unidad, la National Fire Protection Association (NFPA), sugiere que el espacio libre sea de 36 pulgadas o un metro de distancia de cualquier artículo que sea inflamable, como las cortinas o el recubrimiento de piso.
  • Instala un protector de pisos que cumpla con los requisitos del fabricante del aparato de calefacción, y que se extienda por lo menos 18 pulgadas en todos los lados del calentador, a menos que el fabricante indique lo contrario.
  • Limpia e inspecciona la chimenea y el conducto de la estufa anualmente.
  • Quema solo madera dura seca o bolitas de madera en la estufa, según las instrucciones del fabricante.
  • Espera hasta que las cenizas se hayan enfriado antes de sacarlas. Transfiere las cenizas en un recipiente de metal con tapa hasta un lugar ubicado a 10 pies de la casa o más y mójalas con agua.

Calefactores portátiles de queroseno

Estas unidades son relativamente baratas de operar y pueden calentar un área grande en tu casa. Algunas comunidades restringen la utilización de los calefactores de queroseno, así que verifica siempre con las autoridades locales acerca de las restricciones posibles antes de comprar u operar una unidad. Considera estos consejos para una operación segura:

  • Usa solo unidades que hayan sido probadas y aprobadas por un laboratorio como UL.
  • Mantén a niños y mascotas alejados del calefactor para evitar las quemaduras por contacto.
  • Utiliza solo el combustible aprobado: queroseno claro de grado 1-K, nunca gasolina.
  • Los calentadores de queroseno se deben utilizar solamente en un área bien ventilada, lejos de llamas u otras fuentes de calor.
  • No vuelvas a llenar un calefactor hasta que la unidad se enfríe. Llena las unidades afuera de la casa.

Conoce más acerca de calefactores portátiles y estufas de madera y bolitas en Energy.gov.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.