Qué hacer si te encuentras varado en una tormenta invernal

Qué hacer si te encuentras varado en una tormenta invernal

A pocas personas les gusta manejar en una tormenta de nieve y la mayoría hace caso a las advertencias de no salir a las carreteras cuando está cayendo una tormenta. Pero incluso los conductores expertos y mejor preparados pueden quedar atascados. Si te pasa a ti, aquí hay algunos recordatorios importantes:

Prepárate. Aunque el mejor primer paso es la prevención, algunas tormentas vienen rápidamente. Si te quedas varado, el mantener algunas cosas indispensables en tu carro puede ayudar a mantenerte cómodo mientras esperas. Algunos artículos útiles para tener a mano incluyen un raspador de hielo y cepillo, agua potable, cobijas y comida energética no perecedera.

Quédate dentro. Si es posible, sal de la carretera y enciende tus luces de emergencia o ata algo brillante a la antena de tu carro para indicar que necesitas ayuda. Luego, espera dentro de tu carro hasta que la ayuda llegue para evitar estar expuesto a la congelación y a la hipotermia.

Llama al 911. Si tienes un teléfono cargado y recepción, llama para pedir ayuda y describe tu ubicación lo mejor que puedas.

Limpia el tubo de escape. Asegúrate que no haya nieve cubriendo tu tubo de escape para evitar la acumulación de monóxido de carbono dentro del carro. Comprueba el tubo de escape periódicamente para asegurar que la nieve fresca no lo esté bloqueando, siempre teniendo cuidado con el tráfico que viene en sentido opuesto antes de salir de tu vehículo.

Sigue moviéndote. Mantenerte activo dentro de tu carro te ayudará a mantener el calor corporal. Aplaude con tus manos y golpea tus dedos del pie para mantener tu circulación moviéndose y evitar la congelación.

Bebe. La deshidratación puede hacerte más susceptible a los efectos del frío. Si no hay agua potable dentro de tu carro, derrite algo de nieve dentro de una bolsa u otra taza improvisada para permanecer hidratado.

Acelera tu motor. Siempre y cuando tengas suficiente gasolina en tu tanque, enciende el motor alrededor de 10 minutos cada hora para mantener el carro caliente. Enciende las luces interiores cuando tu motor esté encendido para que puedas ser visto dentro de tu carro.

No te fatigues en exceso. El clima frío pone a tu corazón bajo más estrés. Si no estás acostumbrado al ejercicio, palear la nieve o empujar un carro podría ponerte en riesgo de un ataque al corazón.