Cómo vender tu carro con seguridad

Cómo vender tu carro con seguridad

Niña con un aviso para la venta

Elegir vender tu carro por ti mismo en lugar de a un concesionario puede ser una buena opción, especialmente si tu carro tiene un valor alto. Sigue estos consejos para llevar a cabo una transacción segura.

Elige un proceso de ventas

Puedes usar anuncios en el periódico y/o varios servicios en línea para publicar fotografías y una descripción de tu carro. Algunos servicios, como CarMax, compran tu vehículo y lo revenden por ti y otros, como AutoTrader, te permiten comprar un espacio de anuncio para ayudar a vender tu carro. Otra opción incluye anunciar tu carro en sitios de anuncios clasificados locales. Independientemente de cómo elijas vender tu carro, siempre mantente atento a los estafadores.

Encuentra a un buen comprador

Habla por teléfono con compradores serios para evaluar su interés, hablar sobre su plan de pago y programar una prueba de manejo. Kelley Blue Book no recomienda vender a un comprador de fuera del estado, ya que a menudo es más seguro vender tu carro a alguien a quien puedas conocer en persona.

Organiza una prueba de manejo segura

Una vez que hayas encontrado a un comprador potencial, programa una prueba de manejo. Sigue estos consejos:

  • Nunca vayas a una prueba de manejo solo, pide a un amigo que te acompañe.
  • Programa la prueba de manejo durante el día.
  • Reúnete con el conductor en un área poblada.
  • Comprueba la licencia y prueba de seguro del comprador antes de que se ponga detrás del volante.
  • La prueba de manejo no es el momento de recibir el pago pero puedes negociar el precio.
  • Anuncia tu carro por un precio ligeramente más alto pero mantén en mente tu precio mínimo mientras negocias, sugiere Consumer Reports.

Gestiona una transacción segura

El lugar más seguro para intercambiar el pago es en el banco del comprador. No firmes ni entregues el título del vehículo al comprador hasta que hayas recibido el pago acordado en su totalidad.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no apoya ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda a riesgo del propio usuario, se proporciona sólo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.