No te contengas: Los contenedores ofrecen una forma fácil y económica de mudarse

No te contengas: Los contenedores ofrecen una forma fácil y económica de mudarse

Mover el contenedor en la entrada del garaje con cajas

Durante aproximadamente la última década, ha surgido una nueva opción para almacenar y transportar tus pertenencias. Es posible que hayas visto uno en la entrada al garaje de tu vecino: un contenedor de acero inoxidable que parece un contenedor de basura. Se llama un contenedor portátil para mudanzas y es un nuevo servicio de mudanza que ofrecen algunas compañías.

La idea es simple: En vez de obligar a que los clientes alquilen por su cuenta una furgoneta o camión de mudanzas a una tarifa diaria alta, empaquen apurados, descarguen con prisa y devuelvan el camión, ¿por qué no separar el almacenamiento en sí de la transportación y permitir que el cliente lo haga a su ritmo?

Cómo funciona

Después de inscribirte, un camión entrega uno o más contenedores de acero inoxidable vacíos y rectangulares en tu vivienda. Los contenedores son de varios tamaños —7 pies, 12 pies o 16 pies— dependiendo de la cantidad de cosas que estés trasladando. Los contenedores quedan en el piso, por lo que a diferencia de una camioneta de mudanzas, no hay una rampa en la que tengas que caminar para subir y bajar mientras empacas.

Una de las grandes ventajas de los contenedores portátiles es que no hay un tiempo límite programado, por lo que puedes hacer la mudanza a tu propio ritmo. Las cuotas adicionales solo comienzan después de 30 días.

¿Te preguntas si tus pertenencias estarán seguras pasando todo ese tiempo afuera? Diferentes compañías tienen diferentes medidas de seguridad. Algunas te permiten usar tus propios candados; otras requieren que uses los suyos. Todos los contenedores portátiles tienen estructuras resistentes de acero inoxidable y están bien cerrados.

Es hora de partir

Una vez que hayas llenado el contenedor, el siguiente paso es ponerse en contacto con la empresa y solicitar que lo recojan. Y recuerda: Tus posesiones no tienen que ir directamente a tu nueva residencia. Supongamos que te mudas, pero antes piensas salir del país por un par de meses. No hay problema. Llena el contenedor y envía tus objetos de valor al lugar de almacenamiento para períodos prolongados; cuando regreses, ingresa en el sitio web e informa a la compañía dónde enviar tus cosas. Estará allí en menos de una semana.

¿Y el seguro?

La mayoría de estos servicios requieren que los clientes aseguren su propiedad. Puedes cumplir el requisito si la protección de tu póliza de seguro de propietarios de vivienda cubre tus pertenencias durante el almacenamiento y el tránsito. Comunícate con tu agente de seguros para averiguar en qué medida tu seguro cubre tus pertenencias una vez que salgan de tu vivienda.

El costo

Generalmente, estos servicios te costarán menos que un servicio profesional de mudanzas, y serán competitivos en comparación con el de una furgoneta o camión alquilado. Una compañía presupuesta una mudanza de Chicago a Elk Grove, Illinois —en las afueras de Chicago— por doscientos dólares. Recuerda: No hay un límite de tiempo para llenar tu contenedor, y de este modo no hay cargos por gasolina ni millaje.

Para mudanzas con desplazamientos largos o mudanzas a otro lugar del país, deberás hablar directamente con la compañía.

Divulgaciones

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.