5 pasos esenciales para preparar tu vivienda para el invierno

5 pasos esenciales para preparar tu vivienda para el invierno

Snow shovel propped against a garage door

Las comodidades de una vivienda acogedora y cálida en el invierno pueden ayudarte a olvidar los días cortos y de las múltiples capas de ropa. Seguir un programa de mantenimiento durante todo el año definitivamente te beneficiará en el invierno, pero es importante estar al tanto de los riesgos que las condiciones de frío pueden traer a tu vivienda. Estas pautas pueden ayudarte a soportar la temporada de invierno con una vivienda en buen mantenimiento.

Sé eficiente con la energía

Debido a que tu sistema de calefacción probablemente funcionará constantemente durante todo el invierno, recuerda cambiar los filtros de tu sistema de aire acondicionado y calefacción. Inspecciona el aislamiento en el ático y sótano. El aire caliente se eleva y sale de la casa a través del techo, de modo que deberías concentrarse en el aislamiento de los techos. Mantén las áreas selladas alrededor de las luces empotradas, la compuerta del ático y los conductos de tuberías que pueden permitir que el aire del área de abajo habitable entre al ático. La ventilación apropiada y aislamiento del ático adecuado y una obstrucción de aire bien sellada entre el ático y el interior de la vivienda, funcionarán bien para evitar la acumulación de hielo.

Si no tienes ventanas de doble vidrio, quita los mosquiteros e instala contraventanas para resguardar el calor adentro y el frío afuera. Si tienes un presupuesto ajustado, compra un kit de capa plástica barata en una ferretería de tu localidad. Estas durarán sólo una temporada, pero sí ayudan con la eficiencia energética y son capaces de detener las corrientes de aire frías de invierno. Si tienes una chimenea, el quemar leña es otra manera de ahorrar en los costos de la electricidad. Cuando utilices la chimenea, reduce la pérdida de calor al abrir la compuerta ubicada abajo del fogón (si es que hay uno) o abre un poco la ventana más cercana -- aproximadamente una pulgada -- y cierra cualquier puerta que conduzca a la habitación. Eso evitará que el fuego saque el calor del resto de la vivienda reemplazándolo con aire frío.

Y recuerda guardar la leña en un lugar seco, al menos a 30 pies de tu vivienda, para evitar el riesgo de incendio.

Protege tus tuberías

Las tuberías ubicadas en áticos, espacios de desplazamiento, sótanos y cerca de las paredes exteriores pueden ser susceptibles a congelarse en temperaturas extremas. Cuando el pronóstico sea de temperaturas inusualmente frías, deja gotear los grifos de agua fría y caliente durante la noche. Trata también de mantener las puertas de los armarios abiertas para permitir que el aire caliente circule en lugares tales como debajo de los lavabos. Si abres las puertas del armario, asegúrate de sacar cualquier cosa que pueda poner en peligro la seguridad de los niños, tales como los limpiadores para la vivienda. Para las tuberías expuestas en el ático, el sótano o espacios de desplazamiento, agrégales aislamiento alrededor. Para más información, revisa los consejos para evitar que las tuberías se congelen.

Prepárate para una emergencia

Durante los meses de invierno pueden ocurrir apagones y bloqueos de nieve, por eso tómate el tiempo para prepararte con tu familia para tales emergencias. Tener los siguientes objetos listos te ayudará a superar la situación de manera segura.

  • Linternas
  • Agua embotellada
  • Alimentos no perecederos
  • Mantas
  • Los números de teléfono de las compañías de servicios
  • Baterías de emergencia para proteger la computadora y otros equipos electrónicos importantes
  • Botiquín de primeros auxilios

Si tienes un¬†generador de emergencia, asegúrate de tener gasolina guardada y disponible para echarlo a andar.

Decora de forma segura

Esta es la temporada para ser festivo, pero recuerda mantenerte a salvo con tus decoraciones para las fiestas. Inspecciona los cables de tu pantalla de luz antes de cambiarlos —pueden estar deshilachados presentar un riesgo de incendio eléctrico. Lo mismo ocurre con el árbol de Navidad en el interior - siempre revisa las extensiones de luz para detectar cualquier signo de uso y desgaste en el almacenamiento. Si tienes un verdadero árbol de Navidad, mantenlo regado ya que los árboles secos se incendian más fácilmente. Consulta con tu municipio local para obtener instrucciones sobre cómo deshacerte del árbol una vez que llegue el nuevo año.

No te olvides de cuidar el jardín

Aún con las condiciones frías del tiempo, tu jardín todavía necesita mantenimiento. Asegúrate de que los árboles y las ramas de los arbustos estén a buena distancia de la casa y de las ventanas. Las condiciones heladas pueden provocar que las ramas se quiebren y dañen tu hogar. Camina alrededor de tu vivienda e inspecciona el techo para ver si se han formado algunas represas de hielo; llámale a un contratista si crees que así fue. Cuando camines alrededor de la vivienda, revisa si los cimientos tienen pequeñas grietas o aperturas por dónde los ratones u otras plagas puedan cavar un túnel. En el invierno es cuando buscan el calor de tu vivienda, por eso debes sellar cualquier entrada posible. Mientras estés afuera, despeja la nieve de los medidores del gas y de las ventanas del sótano y de la ventilación de salida de la secadora.

Divulgaciones

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.