Seguro de Vida a Plazo o Por Vida: ¿Cuál te conviene?

Seguro de vida a plazo o de por vida: ¿Cuál es el adecuado para ti?

Mujer con computadora portátil

Todos sabemos que un buen seguro de vida puede ser clave para proteger el futuro de tu familia. Pero cuando piensas en contratar uno, es normal que te asalten muchas dudas.

Lo primero que deberás decidir es que te conviene más: un seguro a plazo o uno de por vida. No te preocupes si todavía no estás familiarizando con estos términos; a continuación te ayudamos a entender los beneficios y riesgos de cada uno para que puedas elegir la mejor póliza para ti.

Seguro de vida a plazo

Con el seguro de vida a plazo, pagarás las primas solo por cierto tiempo. A cambio, el asegurador acuerda pagar a tus beneficiarios el beneficio estipulado en caso de que fallezcas durante ese período.

Ventajas

  • Recibirás grandes ventajas. El seguro a plazo puede comprarse por grandes cantidades con primas relativamente bajas.
  • Puedes fijar el plazo de acuerdo con tus necesidades. Muchas personas combinan el plazo y cantidad de su hipoteca con el término y cobertura de su póliza de seguro. Si lo impensable sucede y falleces, la hipoteca puede pagarse con las ganancias del seguro, con lo cual brindas protección y seguridad a tus seres queridos.

Desventajas

  • La póliza es temporal. Si al vencer el término todavía tienes necesidad de continuar con tu seguro de vida, volverás a entrar al mercado como un consumidor de más edad y potencialmente menos saludable. Eso significa que tendrás que pagar primas más altas.

Seguro de vida de por vida

Esta póliza brinda un beneficio por fallecimiento durante toda tu vida. Incluye también un componente de valor en efectivo que se acumula con el transcurso del tiempo, permitiéndote tomar préstamos o extraer fondos según sea necesario.

Ventajas

  • Cobertura de por vida. Te cubre por el resto de tu vida. Eso sí, tu póliza debe estar vigente y al día en el momento del fallecimiento.
  • Mantendrás el acceso a tu dinero. Una porción de las primas que pagues por una póliza de por vida se convierte en el valor en efectivo de dicha póliza. Una vez que se haya acumulado suficiente valor en efectivo, este será disponible mediante préstamos o como valor de rescate. Incluso puedes reportar el valor en efectivo como un activo cuando solicites una línea de crédito.
  • Podrías recibir dividendos. El asegurador puede pagarles dividendos a los titulares de una póliza de por vida, dependiendo del desempeño de la compañía financiera.
  • Planificación del patrimonio. Si piensas legar activos importantes, tu abogado o planificador de patrimonios puede ayudarte a usar el beneficio por muerte de la póliza para solucionar el tema de impuestos de bienes raíces para tus herederos.

Desventajas

  • Primas iniciales más altas. Durante los primeros años de una póliza de por vida, las primas suelen ser más altas que las de una póliza a plazo comparable. Sin embargo, el costo de las primas podría ser más asequible con el tiempo.

Si después de leer estas líneas piensas que el seguro de vida a plazo podría ser una buena opción para ti, puedes obtener más información en este otro artículo de State Farm.

Y recuerda siempre: las buenas decisiones financieras se basan en la investigación sólida y los buenos consejos. Si estás buscando seguro de vida, asegúrate de conversar sobre tus opciones con un representante de seguros calificado. Además, consulta a un experto en impuestos y temas legales.

Divulgaciones

Ni State Farm®¬† ni sus agentes proveen asesoría fiscal o legal.

State Farm Life Insurance Company (sin licencia en MA, NY o WI)
State Farm Life and Accident Assurance Company (con licencia en NY y WI)
Bloomington, IL

Cada aseguradora es financieramente responsable de sus propios productos.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no apoya ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda a riesgo del propio usuario, se proporciona sólo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.