Cómo restaurar un fondo de emergencia

Lo que deberías saber cuando restaures un fondo de emergencia

Niño en la cama con su alcancía

Si te estás recuperando de un desastre financiero, anímate. Establecer un fondo de emergencia en realidad puede resultar más fácil la segunda vez.

Después de todo, si has usado tu fondo de emergencia, entiendes la importancia de tener uno, lo cual puede llevar a que el sacrificio necesario para ahorrar cualquier cantidad de dinero sea un poco más agradable.

Pon en práctica lo aprendido

Además, tienes la ventaja de saber exactamente hasta qué punto te sirvió tu fondo de emergencia. ¿Pudiste acceder a tu dinero fácilmente? ¿Fue suficiente la cantidad que ahorraste? ¿Tuviste que utilizar tarjetas de crédito para cubrir los agujeros financieros?

Los gastos son especialmente fáciles de calcular en los buenos tiempos, pero no es hasta que el presupuesto de uno realmente está ajustado que se puede marcar una línea entre las necesidades y los deseos. Además, si fuiste capaz de recortar los gastos excesivos y prescindir de aquellos artículos innecesarios, puedes seguir haciéndolo ahora.

No te demores en ahorrar nuevamente

Deberías empezar el proceso de restauración lo antes posible. Por muy tentador que sea esperar para destinar ahorros a un fondo de emergencia y derrochar el dinero en aquellos lujos que quizá te hubieras negado, nunca se sabe cuándo podría estallar otro desastre financiero. Y no estás siendo pesimista por esperarlo.

Tal vez, como primer objetivo, quieres volver a acumular $1,000 en tu fondo de emergencia. Basta esta cantidad para que vayas otra vez por el buen camino y estés tranquilo.

Una vez que hayas cumplido tu objetivo inicial de tener $1,000 ahorrados, a partir de ahí puedes dedicarte a juntar la cantidad que quieras tener como base. Esta vez puedes aprovechar tu experiencia reciente para determinar la cantidad que te resultará cómodo tener como base para tu fondo de emergencia. Pregúntate cuánto dinero te hizo falta (si es que te faltaba), y trata de entender por qué.

Es posible que lograr tu objetivo final tome un tiempo, pero si mal no recuerdas, establecer un fondo de emergencia también tomó un tiempo.