Lo que debes considerar al elegir un beneficiario

Lo que debes considerar al elegir un beneficiario

Madre ayudando a su hijo a ponerse una máscara

Es simple: Llena el espacio en blanco en la solicitud de la cuenta y habrás nombrado a un beneficiario. Pero no descartes la tarea como si fuera poco importante. Nombrar a la persona correcta para recibir las ganancias de una cuenta es una decisión importante que podría tener efectos a largo plazo en tus seres queridos.

Por qué es importante

Algunas cuentas, como las pólizas de seguro de vida, planes de pensiones y cuentas de jubilación, te piden que nombres a un beneficiario. Después de tu fallecimiento, las ganancias de estas cuentas generalmente se transferirán directamente a los beneficiarios y se evitará la validación de un testamento, lo que ayuda a que tus beneficiarios eviten algunos de los trámites burocráticos.

Qué debes considerar

  • Edad: La mayoría de las compañías de seguros, administradores de pensiones y cuentas de jubilación no pagarán los beneficios a alguien menor de 18 años. Una mejor opción es crear un fideicomiso para el menor y nombrar a un administrador fiduciario para que administre la cuenta hasta que el niño llegue a la edad que especifiques en el fideicomiso.
  • Habilidad para administrar dinero: Si tu beneficiario no puede administrar dinero, nombra a un administrador fiduciario para que invierta y pague los fondos en su nombre.
  • Contingencia: Nombra a un beneficiario secundario para que, en el caso de que tu primer beneficiario fallezca antes que tú, las ganancias de la cuenta se transfieran directamente al beneficiario secundario sin la validación de un testamento.
  • Opciones: Tu beneficiario puede ser tu cónyuge, hijo u otro(s) individuo(s); un fideicomiso; una institución caritativa u organización. Si no especificas a un beneficiario, tus bienes se transferirán a tu patrimonio y se distribuirán según conste en tu testamento.

No lo "asignes y olvides"

A pesar de lo que hayas especificado en tu testamento, los bienes que tienen designaciones de beneficiarios se transferirán según lo dispuesto en esas designaciones y no según lo establecido en tu testamento. Casi nunca se recomienda nombrar a tu patrimonio como un beneficiario, ya que hacerlo significa que esos beneficios se transferirán a través de la validación de un testamento.

Debido a que muchas cosas cambian a lo largo de la vida, revisa tus designaciones de beneficiarios cada varios años —y siempre después de un acontecimiento importante en la vida, como el matrimonio, el nacimiento de un hijo, una adopción, un divorcio, si te casas de nuevo o un fallecimiento— para asegurarte de que estén actualizadas. De otra manera, te arriesgas a dejar las ganancias a un ex cónyuge o a alguien que haya fallecido antes que tú.

Obtén información específica sobre los beneficiarios de un asesor fiscal o legal y de tu agente de State Farm.