Establece tus ahorros de emergencia

Establece tus ahorros de emergencia

Hombre y su hijita poniendo dinero en la alcancía

Un fondo de emergencia es un componente crítico para crear un futuro financiero más seguro, tanto a corto como a largo plazo. El año nuevo es un buen momento para hacer frente a los primeros pasos para establecer un plan de ahorros para las necesidades financieras inesperadas.

¿Estás listo para comenzar, o incrementar, tu fondo de emergencia — y prepararte mejor para un futuro financiero sólido? Sigue estos pasos para ayudar a establecer una reserva financiera necesaria.

  1. Fija una meta para el fondo de emergencia.
    Los fondos de emergencia están diseñados para ayudarte cuando lo inesperado — una reparación de carro, daños a la vivienda, incluso la pérdida del trabajo — suceda. Los ahorros sirven para amortiguar el golpe, eliminando la necesidad de utilizar tarjetas de crédito o préstamos para cubrir las obligaciones financieras inmediatas e inesperadas. Un fondo de emergencia debería ser igual a los gastos de subsistencia de tres a seis meses.
  2. Establece una meta mensual para tu fondo de emergencia.
    Revisa (o establece) tu presupuesto para averiguar cuánto dinero puedes asignar mensualmente para tu fondo de emergencia. Querrás tomar una decisión en cuanto a la cantidad real, al igual que en cuanto a la frecuencia de la contribución dedicada (la cual puedes configurar como transferencia automática). Aunque sea una cantidad pequeña, empezar hoy mismo podría suponer un gran impacto en tus ahorros.
  3. Abre una cuenta separada para el fondo de emergencia y haz tu primer depósito — aunque sea poco.
    Una vez que hayas creado "fondo de emergencia" como entrada en una línea de tu presupuesto te será más fácil guardar dinero regularmente. Considera configurar transferencias automáticas de tu cuenta de cheques regularmente o pide que un porcentaje de tu cheque de pago se deposite directamente a tu cuenta de ahorros en cada período de pago.
  4. ¿Cómo pueden otras decisiones ayudarte a establecer una cuenta de ahorros de emergencia?
    Alcanza tu meta revisando tu presupuesto, eliminando gastos innecesarios y depositando después el dinero extra sobrante en tu fondo de emergencia. Quizá haya alguna suscripción a una revista o a una transmisión de video de la que puedas prescindir. O, quizá, intenta reducir las facturas de cable o de teléfono para ver si puedes ahorrar dinero extra. Ya que es dinero que ya has estado gastando, puede ser fácil enviarlo a tu cuenta de ahorros, lo que significa que es menos probable que lo eches de menos.
  5. Busca otras áreas de tu presupuesto donde puedas hacer recortes.
    Echa un vistazo a las categorías de gastos, incluyendo cuando sales a comer fuera y, sí, tu hábito rutinario de consumo de café y otros derivados, para ver si puedes hacer recortes a algunas cosas e incentivar tus ahorros. Asegúrate de transferir inmediatamente el dinero a tu fondo de emergencia para que no lo gastes en otros sitios con compras pequeñas diarias.
  6. Pon una porción de dinero en efectivo inesperado en tu fondo de emergencia.
    Eso quiere decir tu dinero de bono, de reembolso de impuestos o incluso pequeñas ganancias de la venta de algo que poseas.
  7. Si haces un retiro de tu fondo de emergencia, traza un plan para reemplazar el dinero.
    Vuelve a repasar tu presupuesto para ver si puedes encontrar una fuente extra de fondos que pueda reemplazar cualquier dinero que hayas utilizado. O considera un trabajo a corto plazo, de temporada o de un día del fin de semana, que te ayude a reponer tu fondo de emergencia.
  8. Recuerda — está bien comenzar con poco, pero lo más importante es comenzar.
    La diferencia entre la reparación de un carro y la factura de una tarjeta de crédito puede a menudo ser de varios cientos de dólares y puedes acumular esto solamente al ahorrar algunos dólares al día en el transcurso de unos pocos meses.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.