Hoy es un buen día para empezar con tu plan financiero

Incluso para metas que parecen muy lejanas, nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde para empezar con tu planificación financiera.

Tener un plan es esencial para dirigirte en cualquier dirección. Tu plan financiero es vital para ayudarte a mantener el rumbo y alcanzar el éxito financiero a lo largo de tu vida.

Muchas personas creen erróneamente que un plan financiero implica solamente invertir para la jubilación. Si bien ahorrar para tus años dorados es un componente integral de cualquier estrategia financiera, no deberías olvidar otros puntos fundamentales de un plan financiero: fijar un presupuesto, establecer objetivos financieros, invertir cuanto antes y de forma regular, la planificación del patrimonio y ahorrar para la universidad.

Fija un presupuesto

Un presupuesto es la clave para administrar tus gastos y ahorros. Si no sigues un presupuesto, probablemente estás gastando más de lo que crees y ahorrando menos de lo que podrías.

Empieza haciendo seguimiento de tus gastos durante un mes. La manera más fácil de hacerlo es continuar con tu vida como de costumbre y anotar cada factura que pagues y artículo que compres, desde tus víveres hasta tu café de todos los días. A fin de mes, compara lo que ganaste con lo que gastaste. Pregúntate: ¿Fueron todos mis gastos necesarios? ¿He vivido de acuerdo con mis recursos? ¿En qué puedo dejar de gastar o al menos gastar menos?

Luego, prioriza tus gastos y necesidades. Obviamente algunos gastos son fijos, como la comida, la vivienda y los servicios públicos. Pero cuando se trata de tus otras "necesidades", determina de qué puedes prescindir, pero siendo lógico y razonable. No puedes recortar todos los gastos que parezcan innecesarios; tener un presupuesto sin lujos es casi como no tener ningún presupuesto. Y privarte completamente de todos tus gustitos podría ser el detonante de un derroche imparable que dañe seriamente tu presupuesto.

Establece objetivos financieros

Te será más fácil ajustarte a un presupuesto si tienes objetivos financieros que sean importantes para ti. A corto plazo quizás quieras liquidar deudas de tarjetas de crédito, comprar un carro nuevo o tomarte unas vacaciones; tus objetivos a largo plazo podrían incluir ahorrar para el pago de enganche de una casa, tu jubilación o la matrícula universitaria de tus hijos.

Una vez que hayas identificado tus objetivos, ponte plazos para alcanzarlos. Así sabrás qué cantidad de tu presupuesto separar cada mes y cuáles son las mejores inversiones que puedes hacer.

Revisa tus objetivos periódicamente para tenerlos siempre frescos en tu mente. Si te desvías de tus objetivos, no te frustres y te rindas. Simplemente reevalúa la situación y continúa trabajando hacia tus objetivos.

Ahorra regularmente, incluso en pequeñas cantidades.

Ahorrar desde temprana edad en la vida es definitivamente una ventaja porque tu dinero tiene más tiempo para acumularse y crecer. Pero nunca es demasiado tarde para adoptar la costumbre de ahorrar.

Mucha gente cree que no tiene dinero suficiente para poder ahorrar. Pero no necesitas ahorrar una gran cantidad de dinero ni para empezar ni de manera regular. Es perfectamente aceptable empezar despacio y de a pocos y continuar así mientras te ajustas a tu nueva costumbre financiera. Si puedes, haz que el dinero salga directamente de tu cheque de pago, probablemente ni siquiera lo extrañes.

Tu plan de ahorros debería incluir una estrategia para aumentar tus contribuciones. Después de unos meses de invertir, cuando te hayas acostumbrado a vivir con menos dinero, aumenta la cantidad que ahorras solamente un uno o dos por ciento. También puedes buscar maneras de ahorrar dinero en sumas totales, como cuando recibes un bono, un regalo monetario o tu reembolso de impuestos.

Planificación del patrimonio

De acuerdo con una encuesta realizada por Gallop©, solo el 44% de los estadounidenses tienen un testamento, e incluso menos tienen documentos de planificación de patrimonio como un fideicomiso o un poder jurídico para asuntos financieros o de salud. Muchas personas piensan que no tienen suficiente dinero o posesiones de los que preocuparse; sin embargo, una planificación de patrimonio debería ser una parte esencial de cualquier plan financiero.

Un testamento es un buen punto de partida. Tu testamento garantiza que tus bienes, como tus posesiones, tu vivienda y otras propiedades, ahorros e inversiones, se transfieran según tus deseos, después de tu fallecimiento. Si falleces sin un testamento —lo que se llama una sucesión intestada— tus bienes y posesiones se distribuirán según la ley de tu estado. Lo más probable es que tu estado no comparta tus intenciones de dividir tus bienes.

Tu planificación del patrimonio también debería incluir un testamento vital que disponga las medidas de cuidado de salud que desearías o no que se tomen en caso de no poder tomar dichas decisiones tú mismo.

Planificación para las matrículas universitarias de tus hijos

A la mayoría de los padres les encantaría pagar la educación universitaria de sus hijos, pero algunos piensan que nunca podrían ahorrar lo suficiente para cubrir el costo cada vez más alto de la educación superior. Afortunadamente, los gobiernos estatales y federal ofrecen opciones para financiar la educación de tus hijos como la cuenta de ahorros para educación Coverdell, planes de ahorro para educación o cuentas tutelares bajo la Ley Uniforme de Donaciones a Menores o la Ley Uniforme de Transferencias a Menores (UGMA y UTMA, por sus siglas en inglés respectivamente).

Si incluyes conscientemente la planificación para el pago de matrículas universitarias a tu plan financiero, junto con la elaboración de un presupuesto, la planificación patrimonial y tus ahorros, te mantendrás en el camino correcto para alcanzar el éxito financiero a lo largo de tu vida.


Obtén una cotización

Selecciona para comenzar una cotización.


Localiza a un agente cerca de ti


 


Contáctanos

844-373-0003 844-373-0003

También importante

4 maneras de ayudar a los adolescentes a establecer crédito

Haz que tu hijo tenga un buen comienzo con sus propios ahorros, tarjeta de crédito garantizada y más.

Date tu tiempo para crear un plan financiero de emergencia

Date tu tiempo para crear un plan financiero de emergencia

Es difícil planificar para lo peor cuando los tiempos son buenos, pero si llegara a suceder una emergencia financiera, estarás feliz de haberlo hecho.

Artículos relacionados

How to Reach Your Financial Goals

How to Reach Your Financial Goals

Whether the amount is big or small, calculate how much you need to save each month to reach your goal.

Calcula tus gastos y observa los beneficios de gastar menos

Además, puedes calcular a cuánto pueden llegar esos ahorros a través de los años.

Hijos búmeran: Administrar las finanzas cuando se mudan a casa

Hijos búmeran: Administrar las finanzas cuando se mudan a casa

Ayuda a tus hijos a desarrollar hábitos financieros inteligentes mientras te mantienes atento a tus propias finanzas.