Planificación para la jubilación: Cambiar de trabajo

¿Cambio de trabajo? Estas son tus opciones de planificación para la jubilación

Hombre profesional mirando papeles

Cambiar de trabajo puede ser estresante. Tienes proyectos viejos que terminar y responsabilidades nuevas que aprender. Pero cuando empaques tus pertenencias y te mudes a tu siguiente lugar de empleo, no te olvides de tu cuenta de jubilación.

El dinero que has invertido es tuyo, pero es posible que no sepas qué hacer con él. Estamos aquí para ayudarte a que entiendas tus opciones y continúes preparándote para tu futuro.

Reinviértelo en una IRA

Los planes de los empleadores están diseñados para cumplir con las necesidades de muchas personas, no solamente las tuyas. Pero, afortunadamente, no tienes que estar atado al plan de un antiguo empleador.

Puedes reinvertir tus fondos directamente desde el 401(k) de tu empleador anterior a una IRA. Al completar una reinversión directa, puedes evitar la retención obligatoria del 20% de impuestos federales sobre la renta.

Una reinversión a una IRA podría ser una buena idea para ti, si quieres tener más control sobre tus bienes para la jubilación. Además, esta opción puede simplificar tu planificación para la jubilación al tener todas tus inversiones con un proveedor de servicios financieros.

Deja tu dinero con tu empleador anterior

Lo más fácil que podrías hacer sería dejar tus bienes en el plan de jubilación de tu empleador anterior, pero hay algunos detalles que querrás considerar antes de elegir esta opción.

Normalmente, sólo puedes dejar tu dinero en el plan de tu empleador anterior si el saldo de tu cuenta es más de $5,000. Si tienes $5,000 o menos, es posible que se te exija hacer una distribución completa. Ésta puede ser en la forma de una reinversión. Si haces la distribución en dinero en efectivo, podrías estar sujeto a impuestos y penalidades.

También, si dejas tu dinero en el plan de tu antiguo empleador, estarás limitado a las opciones de inversión y de pago de ese plan, las cuales podrían ser más reducidas que si reinvirtieras el dinero en una IRA. Además, ya no podrás hacer contribuciones o tomar un préstamo, en la mayoría de los casos. Y probablemente tengas que pagar cargos adicionales por servicio o cuotas administrativas, junto con la posibilidad de la imposición de límites sobre las transacciones.

Si decides dejar tus ahorros para la jubilación con un empleador anterior, asegúrate de mantener tu información de contacto al día para que continúes recibiendo estados de cuenta y otra información pertinente.

Reinviértelo en el plan de tu nuevo empleador

Es posible que puedas mover tus bienes desde el plan de tu antiguo empleador directamente al plan de tu nuevo empleador. Esta reinversión directa permite que tu dinero se mantenga invertido en un plan con impuestos diferidos y que no incurras en impuestos o penalidades por el traslado.

Antes de que tomes esta decisión, querrás revisar las opciones de inversión y la flexibilidad de tu nuevo plan. Las opciones y los retiros podrían estar más limitados que en tu plan anterior. Además, puede que tengas que esperar un año o más para ser elegible para participar.

Retira el dinero en efectivo de tu antiguo plan

No tienes que esperar hasta que te jubiles para tener acceso al dinero en tu plan de jubilación. Es tuyo y retirar el dinero en efectivo te proporcionará una distribución absoluta de dinero en la forma de un cheque pagadero directamente a ti. Pero hay varias razones por las que ésta puede que no sea la mejor opción para ti.

Si retiras el dinero en efectivo de tu antiguo plan, agotarás tu cuenta de ahorros para la jubilación y necesitarás comenzar de nuevo otra vez. Además, no recibirás el saldo de tu cuenta. Se le requerirá a tu empleador que retenga el 20% para propósitos de impuestos federales sobre la renta. Si te encuentras en una clasificación tributaria más alta, podrías deber más impuestos. Es posible que también tengas que pagar una penalidad de impuestos del 10% por hacer un retiro de un 401(k) antes de la edad de 59 1/2. Si abandonas tu compañía a la edad de 55 o mayor, puede que la penalidad del 10% no aplique.

Retirar el dinero en efectivo raramente es una buena opción y recomendamos encarecidamente que consultes con tu asesor fiscal antes de hacerlo. En la mayoría de los casos, recibirás mucho menos que si hubieras dejado el dinero invertido hasta la jubilación.

No pierdas de vista el futuro

Recuerda, ahorrar y planificar son la clave para una jubilación cómoda. Lo que sea que decidas hacer con tu 401(k) cuando cambies de trabajo, permítenos ayudarte a estar seguro de que tu decisión coincide con tus metas de jubilación.

Divulgaciones

Ni State Farm® ni sus agentes proveen asesoría fiscal o legal.

Antes de reinvertir bienes de un plan de jubilación patrocinado por el empleador a una IRA, es importante que los clientes entiendan sus opciones y hagan una comparación completa acerca de las diferencias en las garantías y protecciones ofrecidas por cada tipo respectivo de cuenta y también de las diferencias en liquidez/préstamos, tipos de inversiones, cuotas, y cualquier multa posible.