Qué hacer cuando te ganas la lotería

Esto es lo que hay que hacer cuando te ganas la lotería

Person choosing numbers on a lottery card

Las probabilidades de ganar la Powerball son 1 en casi 175,000,000, que viene a ser, aproximadamente, 60,000 veces menos probable que ser fulminado por un rayo durante el transcurso de tu vida. Jugar a la lotería tampoco es un plan financiero sólido. Sin embargo, la mayoría de nosotros probablemente se ha tomado un momento para soñar despierto acerca de lo que haríamos si tuviéramos $100 millones de sobra. En realidad, si llegaras a ser muy, muy afortunado, los expertos financieros (y ganadores anteriores) tienen algunos consejos acerca de qué hacer cuando te ganas la lotería.

Antes de entregar el boleto de lotería ganador

Protege tu boleto de lotería. Haz varias copias de ambos lados para mostrarle a tu abogado y/o contador nuevo y luego guarda el boleto de lotería real bajo llave en una caja de seguridad en el banco o en una caja fuerte personal. Una vez que tengas un grupo de asesores listo, pídeles que revisen las reglas y el contrato antes de que firmes el boleto de lotería original —en algunos casos, el firmar tu boleto de lotería podría impedir que en el futuro crees un fideicomiso ciego.

Respira profundo y tómate tu tiempo. Tienes un periodo de tiempo establecido para entregar tu boleto de lotería, entonces no corras a la oficina de lotería a primera hora la siguiente mañana. Date tiempo para tranquilizarte y luego ponte a trabajar cuidadosamente para formar tu grupo y hacer planes, antes de comunicarte con los funcionarios de la lotería.

Protege tu privacidad. Por muy tentador que sea proclamarlo a los cuatro vientos y hacer una gran fiesta para celebrar que te ganaste la lotería, guárdate para ti mismo lo más posible, especialmente antes de entregar tu boleto de lotería. Algunas loterías requerirán que hagas público tu nombre, des entrevistas o te presentes a una conferencia de prensa. De ser así, asegúrate de cambiar tu número de teléfono y, de antemano, establecer un apartado postal nuevo para evitar ser inundado de solicitudes. Posiblemente también quieras considerar formar un fideicomiso ciego por medio de tu abogado, para recibir el dinero de manera anónima, manteniendo tu nombre fuera del foco de atención.

Reúne un grupo de expertos. Vas a necesitar un abogado, un contador y un asesor financiero que tengan experiencia con ganancias financieras grandes que sean imprevistas —encontrar a estos debe ser uno de tus primeros pasos antes de reclamar tu dinero.

Haz un plan general. Antes de que comiences a hacer planes financieros específicos con tus asesores, tómate un momento y piensa en un panorama general de lo que tú quieres lograr con este dinero. Escribe tus metas personales, financieras, de estilo de vida, familiares y con fines benéficos y regresa a ese plan luego para ayudar a mantener las cosas en el camino correcto, a largo plazo.

¿Suma absoluta o anualidades? Una de las primeras decisiones que tú y tu grupo deberán tomar es si recibir tus ganancias en una suma absoluta (normalmente alrededor del 60% del valor total) o recibir el pago anualmente durante un periodo de tiempo. Las inversiones a largo plazo necesitan sabiduría financiera y restricción, pero con una cuidadosa planificación es posible que puedas hacer que la suma absoluta de tus ganancias crezca más que lo que los pagos de anualidades futuras habrían sido. Sin embargo, si necesitas algo de ayuda estructural para evitar gastar demasiado rápido, un pago anual es una manera sólida y responsable de asegurarte que continuarás teniendo ingresos durante la mayor parte de tu vida adulta.

Planifica para más allá. Lamentablemente, ganar la lotería es poco probable que también te haga inmortal. Trabaja con tu grupo de inmediato para organizar la planificación de tu patrimonio, incluyendo tu testamento, para garantizar el bienestar de tu familia si te llegara a pasar algo.

Una vez que tengas tu dinero

Deposítalo en el banco. No te presentes a la ventanilla del cajero con un cheque de millones —habla con la administración superior del banco o con el departamento de servicios bancarios privados, con anticipación, para discutir las mejores opciones para guardar cantidades grandes de dinero. Recuerda, el gobierno solamente asegura cuentas bancarias individuales de hasta $250,000, así que piensa en distribuir tu riqueza en múltiples cuentas y bancos.

Prepara un presupuesto. Es tonto, ¿verdad? Tienes todo el dinero que podrías llegar a necesitar —¿por qué necesitas un presupuesto? De hecho, no es tonto en absoluto. Siéntate con tus asesores y revisa detenidamente cuánto es lo que tienes en realidad después de impuestos federales, estatales y locales; cuáles serán tus gastos anuales nuevos (para cosas como impuestos sobre la propiedad y costos de mantenimiento y pagarle a tu grupo financiero); y cuánto quieres donar con fines benéficos. Piensa en los gastos futuros de educación superior para tu familia y cuánto necesitarás en tus años dorados. Luego establece estrictos presupuestos mensuales y anuales para lo que sobre y atente a ellos.

Crea un plan para donaciones y con fines benéficos. En cuanto la gente sepa que has ganado en grande, vas a tener que lidiar con muchas peticiones financieras de parte de amigos, familiares y organizaciones de beneficencia. Habla con tu grupo acerca de las estructuras de impuestos para donaciones y de cuánto puedes donar cada año y seguir manteniendo el estilo de vida que deseas. Es posible que también quieras considerar crear una fundación de beneficencia oficial.

Mantén tu perspectiva y sentido de identidad

No renuncies a tu trabajo cotidiano. Ciertamente no hasta que ya tengas tu dinero de la lotería en mano, pero aun así, considera mantener algún tipo de trabajo a medio tiempo o por lo menos un pasatiempos que te apasione. Dependiendo de qué tan importante sea el trabajo para tu sentido de identidad, es posible que quieras intentar una carrera nueva o regresar a estudiar algo que siempre te ha interesado.

Mantén saludables la mente y el cuerpo. Todos sabemos que el dinero no puede comprar la felicidad —de hecho, algunas personas indican que ganar la lotería y ocuparse del dinero y las peticiones de ayuda y préstamos, arruinó sus vidas con el estrés. Come bien, haz ejercicio, habla con la familia cercana y los amigos y busca asesoramiento profesional si el administrar tu riqueza está causando demasiada tensión emocional.

Nota: Los consejos a continuación son sólo sugerencias y no son asesoría fiscal ni legal de State Farm. Por favor consulta profesionales para asesoría específica.

Lecturas adicionales

Disclosures

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no apoya ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda a riesgo del propio usuario, se proporciona sólo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.