A qué temperatura cocinar un pavo y otros consejos de seguridad alimentaria

Consejos para una preparación alimentaria segura, a qué temperatura cocinar un pavo y almacenamiento de alimentos adecuado.

Mother and daughter cooking turkey

El Día de Acción de Gracias es el momento perfecto para compartir la comida con la familia y los amigos. Asegúrate de que tus invitados se van con recuerdos alegres y comida sobrante deliciosa siguiendo los siguientes consejos de seguridad alimentaria.

Pasos de preparación antes de hornear tu ave

Hay muchas cosas por considerar antes de empezar tus aventuras con el horno en el Día de Acción de Gracias. Considera estos consejos antes de poner el ave en el horno:

  • Si estás comprando un pavo congelado, dale suficiente tiempo para que se descongele completamente. Si compraste el pavo congelado temprano para evitar el alboroto en la tienda de comestibles, úsalo dentro de los siguientes 7 meses de haberlo comprado.
  • Si optas por comprar un pavo fresco, cómpralo no más de dos días antes de que planees cocinarlo.
  • Hay varias maneras de descongelar tu ave de forma segura, incluyendo el uso del microondas, el método de agua fría o el refrigerador. Nunca descongeles la comida a temperatura ambiente. Solo asegúrate de que la temperatura no suba a más de 40 grados F.
  • ¡Compra un termómetro de carne! No siempre puedes confiar en el termómetro pop-up (de carne) que está en la pierna ni en revisar si los jugos salen claros.
  • Poner o no poner en salmuera. Si estás entre quienes optan por la salmuera, necesitarás considerar el tiempo que se pone en salmuera y utilizar tu termómetro de carne para asegurar que tu pavo está en salmuera a una temperatura segura de 40 grados o menor.
Puedes encontrar consejos adicionales en la línea telefónica de Butterball® para cocinar pavo

Mantén limpia el área donde preparas la comida

Cuando pienses en la seguridad alimentaria, nunca puedes ser demasiado limpio. Mantener las manos limpias y un espacio sanitario de trabajo es de la mayor importancia. Lee las indicaciones sobre cómo mantener limpias las cosas durante la preparación de tu comida del Día de Acción de Gracias.

  • No laves tu ave. Enjuagar o lavar tu pavo antes de hornearlo aumenta la probabilidad de pasar bacteria nueva al pavo.
  • Restriega tus manos con jabón bajo agua tibia por 20 segundos. Haz lo mismo después de manipular comida, especialmente carne o pollo crudo, para evitar la contaminación cruzada.
  • Si eres aficionado a usar una toalla de mano para secar tus manos, ten varias a la mano o considera usar toallas de papel para este evento.
  • Limpia mostradores, tablas de cortar, platos y cubiertos con agua tibia y jabón antes y después de preparar cada alimento.
  • Usa diferentes utensilios para el pavo para minimizar la contaminación.
  • Lava las frutas y verduras para quitar la tierra de la superficie pero no enjuagues la carne o pollo crudos, esto hace más probable la propagación de bacterias.

Calienta la comida a la temperatura apropiada

La temperatura para cocinar tu pavo variará de acuerdo con la receta que estés siguiendo. Sin embargo, si no tienes una receta favorita a la que referirte, 350 grados F es una buena temperatura para hornear un ave de forma pareja. Ten en cuenta que el tiempo de cocción lo determina el peso del pavo y si tiene o no tiene relleno. Aquí tienes un par de otras cosas a considerar cuando cocines tu pavo:

  • El color nunca es un indicador confiable de que la comida se ha cocinado de manera segura. Usa un termómetro de comida para asegurarte de que la carne, el pollo y el pescado se cocinen a una temperatura interna segura, generalmente a 165 grados.
  • Prueba la temperatura interna en al menos tres áreas, el muslo, el ala y la parte más gruesa de la pechuga. Si vas a rellenar tu pavo, asegúrate de que el centro del relleno también alcance 165 grados.
  • ¿Friendo tu pavo? Sigue nuestros consejos de seguridad para usar la freidora de pavo.

Mantén la comida a temperatura apropiada

Una de las mejores cosas sobre las comidas de las fiestas es la abundancia de comida para que los invitados picoteen durante el día. Es importante mantener la seguridad alimentaria aún después de que los alimentos estén cocinados.

  • Mantén la comida caliente a 140 grados o más caliente con calientaplatos, ollas de cocción lenta y bandejas calentadoras.
  • Mantén la comida fría a 40 grados o menos. Acomoda los platos de servir en tazones de hielo y guarda en el refrigerador los postres húmedos, tales como el pastel de calabaza y pasteles con glaseado batido, hasta el momento de servirlos.

Guarda los sobrantes de manera segura

  • Después de que hayas disfrutado del festín, necesitarás poner las delicias que sobraron en el refrigerador. La comida no debería estar sin refrigerarse durante más de 2 horas.
  • Asegúrate de sacar el relleno de la cavidad del pavo antes de guardarlo.
  • Divide los sobrantes en contenedores poco profundos lo cual permite un rápido enfriamiento antes de guardarlos en el refrigerador o congelador.
  • Usa un microondas u horno para recalentar comida a una temperatura interna de 165 grados.
  • Consume la comida sobrante durante el transcurso de tres o cuatro días. Si quieres que te rinda el pavo por un periodo de tiempo más largo, guarda la comida sobrante en el congelador hasta por 3 o 4 meses.
  • Si vas a viajar durante 2 o más horas con la comida sobrante, asegúrate de que pones la comida en una hielera con bolsas de hielo.

Debido a que los días festivos son el momento de volver a reunirse con familiares y amigos, descubre más consejos para mantenerte seguro estas fiestas.

Divulgaciones

La información en este artículo se obtuvo de varias fuentes que no están relacionadas con State Farm®. Aunque creemos que es confiable y precisa, no garantizamos la precisión ni la confiabilidad de la misma. Estas sugerencias no son una lista completa de todas las medidas de control de pérdida. La información no pretende reemplazar los manuales o instrucciones provistos por el fabricante o el consejo de un profesional calificado. Ni pretende activar la cobertura de nuestra póliza. State Farm no garantiza los resultados del uso de esta información.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.