Pagando con plástico y escogiendo la tarjeta apropiada

Pagando con plástico y escogiendo la tarjeta apropiada

Toma cercana de tarjetas de crédito

Tarjetas de crédito con recompensas

¿Cargas muchas compras en tu tarjeta y pagas puntualmente todo el balance? Deberías contemplar una tarjeta que otorgue recompensas. De este modo, cada compra que hagas podría convertirse en millas aéreas, estadías de hotel, o dinero en efectivo. Asegúrate de encontrar las recompensas apropiadas para ti y usa todo lo que te hayas ganado.

Tarjetas de crédito aseguradas

¿Has tenido dificultades financieras que te impiden obtener crédito? Una tarjeta de crédito asegurada podría ser tu mejor opción. Requiere que hagas un depósito en el banco emisor el cual normalmente será igual a la cantidad de tu crédito.
Si te decides por este tipo de tarjeta, busca una que no cobre cargo de solicitud y que tenga un bajo cargo anual. Además, asegúrate de que los tres burós de crédito – Equifax®, Experian®, y TransUnion®-- reciban informes sobre tus transacciones. Recuerda que solo podrás reconstruir tu crédito si tu historial se actualiza con tus nuevos y buenos hábitos.

Tarjetas de crédito para estudiantes

¿Eres estudiante con poco o ningún historial de crédito? La tarjeta de crédito para estudiantes es para ti. Aunque tiene altas tasas de interés (APR), puede ser una herramienta valiosa en la construcción de crédito.
Algo para tener en cuenta: actualmente la ley federal no permite que las compañías de crédito emitan tarjetas de crédito a personas menores de 21 años de las que no puedan comprobar sus ingresos ni tengan la posibilidad de pagar la deuda, o a aquellos que no tengan un cofirmante adulto.

Cuidado con los cargos

Elijas la tarjeta que elijas, asegúrate de leer la letra chica y ponle atención a los cargos. Estos son los más comunes:

  • Cargo por solicitud de la tarjeta de crédito.
  • Cargo anual por uso de la tarjeta.
  • Cargo por pago atrasado.
  • Cargo por transferencia de saldo de otras tarjetas de crédito.
  • Cargo por retirar efectivo (cash advance), ya sea en un ATM o en la ventanilla de un banco. Este cargo es adicional al APR y tampoco incluye lo que cobra la entidad propietaria del cajero.