Cómo convertirte en una superestrella frugal

Cómo convertirte en una superestrella frugal

Crear un presupuesto inteligente significa gastar en lo necesario y ahorrar en lo que no lo es. "No se trata de ser tacaño. De lo que estamos hablando es de escoger", dice Michael Gardon, colaborador en Simple Dollar, un blog de finanzas personales con enfoque en la vida frugal.

Prueba estas estrategias de gasto sin sacrificar la alegría:

Empieza con una meta personal

Decidir cuánto gastas es más fácil si tienes una meta en mente. Ya sea que estés buscando ahorrar dinero cada mes o planificar anticipadamente la jubilación temprana, es importante ser específico y honesto contigo mismo sobre tus propias necesidades en lugar de seguir las sugerencias de los demás.

Comienza una lluvia de ideas anotando tus tres metas financieras principales. Una vez que tus intenciones son claras, es más fácil crear un presupuesto que se adapte a tus necesidades. "Ser frugal es realmente tener un plan para tu dinero", dice Holly Johnson, bloguera de finanzas personales en clubthrifty.com.

Prueba un presupuesto de suma cero

Cuando estés listo para afrontar tus gastos, Johnson recomienda intentar un presupuesto de suma cero, en el que se asignen todos tus ingresos mensuales al comienzo de cada mes. Más importante aún, cualquier dinero sobrante debe asignarse a una cuenta de ahorros o fondo de emergencia antes de que hayas tenido la oportunidad de gastarlo en otras cosas que surjan a lo largo del mes.

"Con un presupuesto de suma cero, gastas todo el dinero en papel a principios de mes y te obliga a seguir un plan", dice Johnson, quien probó el experimento con su esposo, Greg. "Tuvimos un momento donde se nos encendió la bombilla — nuestros sueños no se harían realidad a menos que hiciéramos cambios".

Conoce lo que "debes tener"

Ya sea que estés ahorrando para un nuevo par de pantalones de mezclilla o una escapada al Caribe, conoce tus propios límites de lo que no sacrificarás para ahorrar, recomienda Gardon. Para algunas personas, eso puede significar pagar por un servicio de Internet rápido, pero renunciar al costoso servicio de cable. "Entiende tu dinero como una herramienta", dice. "Eso puede significar gastar más a veces y ahorrar más a veces".

Prueba un ejercicio simple para elaborar un presupuesto sin sacrificar la alegría: Usa una copia impresa del estado de cuenta de tu tarjeta de crédito para descubrir qué artículos o experiencias no estás dispuesto a pagar usando tu presupuesto. Tener una visión de tus hábitos de gasto mensuales puede facilitar la comprensión de lo que estás dispuesto a recortar y de lo que es importante mantener dentro de tu presupuesto. "Ser frugal no significa decir 'no' todo el tiempo", dice Gardon.

Pondera el tiempo comprometido

No selecciones de inmediato la opción más barata. En algunos casos (por ejemplo, reparaciones de la vivienda o vuelos sin escalas), un consumidor gasta más dinero, en lugar de hacer las cosas por sí mismo, debido al compromiso de tiempo involucrado, dice Gardon. Otra salvedad: Algunos productos de mayor calidad, como los electrodomésticos, pueden durar más que sus contrapartes más baratas y ahorrarte tiempo y dinero en reparaciones a largo plazo. "Tienes que entender la inversión de tiempo y de tu alternativa de costo para hacer otra cosa", dice.