8 maneras de comenzar a liquidar las deudas

8 maneras de comenzar a liquidar las deudas

Woman working on laptop with family in the kitchen

Deshacerse de las deudas es una manera estupenda de ejercer más control sobre tus finanzas. Cuanto menores sean tus obligaciones financieras, más fácil será utilizar una parte mayor de tu presupuesto para dedicarlo a tu familia, planificar la jubilación y vacaciones, y hacer otras cosas que te apetecen frente a cosas que no tienes más remedio que hacer. El año nuevo es el momento idóneo para tomar medidas concretas que reduzcan lo que debes.

¿No estás seguro de cómo comenzar? Usa estas ideas para diseñar un plan y dar los primeros pasos que te ayuden a reducir la deuda —es la mejor resolución de año nuevo que puedes hacer—.

  1. Crea un presupuesto.
    Te darás cuenta que documentar los gastos e ingresos es un buen primer paso para entender tu deuda y descubrir maneras de liquidarla más rápido. Registra todos los gastos fijos como alquiler o hipoteca, servicios públicos, y pagos de préstamos de vehículo y de estudiante. Luego determina gastos misceláneos para cosas como restaurantes, entretenimiento y ropa. Súmalos y resta el total resultante de tus ingresos para ver cuánto te sobra, en caso de que te sobre algo.

  2. Establece una partida presupuestaria de "liquidar deuda".
    Aunque no tengas mucho margen en tu presupuesto, trata de incluir una partida separada dedicada a reducir tu deuda. Ayuda a que te acostumbres a identificar la liquidación rápida de la deuda como un gasto regular a tener en cuenta. Una nota: Tu partida presupuestaria para liquidar la deuda no debería ser menos que el saldo mínimo a pagar cada mes, de otra manera te arriesgas a que afecte a tu puntuación crediticia de forma negativa.

  3. No aumentes tu deuda.
    Si puedes, deja de usar tus tarjetas de crédito y evita añadir nuevas cantidades al total de tus préstamos. Tu objetivo es reducir la deuda.

  4. Dale prioridad a las deudas.
    Elige el préstamo o tarjeta de crédito con el menor saldo o con la tasa de interés más alta y dedica tus recursos extra a liquidar esa cuenta primero. Luego continúa a la siguiente con menor saldo o el siguiente préstamo o tarjeta de crédito con la tasa de interés más alta.

  5. Consolida, siempre y cuando tenga sentido.
    Las transferencias de saldo pueden ser una buena manera tanto de reducir tus tasas de interés como de simplificar tus estrategias de pago. Si la consolidación es una opción, asegúrate de que no haya cuotas asociadas.

  6. Dobla el pago mínimo.
    Pagar el mínimo no te ayudará a reducir la deuda de forma rápida. En su lugar, para el primer préstamo o tarjeta de crédito al que le des prioridad, trata de pagar el doble del mínimo —o incluso una pequeña cantidad adicional— para que tenga un impacto rápido en el saldo restante.

  7. Sácale el mayor provecho a los ingresos o recursos extra que tengas.
    Aplica bonos, reembolsos de impuestos y cualquier otro dinero que recibas, como por ejemplo un segundo trabajo, para reducir las deudas que priorices.

  8. Aprende que cada contribución cuenta.
    Es fácil abrumarse cuando tienes deudas —especialmente múltiples préstamos o tarjetas de crédito—. Simplemente intenta avanzar en la reducción de la deuda cada mes, aunque se trate de una pequeña cantidad.