5 pasos básicos que puedes tomar para mejorar tu puntuación crediticia

5 pasos básicos que puedes tomar para mejorar tu puntuación crediticia

Si has sido rechazado por tu crédito, tomado malas decisiones financieras en el pasado o planeas solicitar una hipoteca, un préstamo para automóvil o una tarjeta de crédito, podrías considerar hacer un plan de acción que te ayude a mejorar tu puntuación crediticia.

Tu puntuación crediticia es un reflejo del informe de tu historial crediticio en un momento dado. Ésta cambia conforme se agrega nueva información a tu informe crediticio o cuando manejas tu crédito en una forma más responsable o menos responsable.

Los siguientes cinco pasos pueden ayudarte a mejorar tu puntuación crediticia:

Paso 1: Paga tus facturas a tiempo

Tu historial de pago representa aproximadamente el 35% de tu puntuación crediticia, más que cualquier otro factor. Si tienes un historial de atrasos en el pago de facturas, debes comenzar a pagarlas a tiempo. 

Si has omitido pagos, actualízate y permanece actualizado. Cada pago a tiempo actualiza información positiva en tu informe crediticio. Cuanto más largo sea tu historial por pagar facturas a tiempo, mayor será esa porción de tu puntuación crediticia.

CONSEJO:  Configura pagos automáticos.

Si no es posible cubrir la factura completa cada mes, configura el pago automático para pagar la cantidad mínima mensual; luego, haz pagos adicionales conforme puedas.

Paso 2: Revisa tu informe crediticio

Los errores suceden, así que revisa tu informe crediticio con detenimiento por si encuentras:

  • Cuentas que no sean tuyas
  • Cuentas enumeradas con la fecha de cuenta o límite de crédito incorrecto
  • Nombres y números de Seguro Social que no sean tuyos
  • Direcciones en las que nunca hayas vivido
  • Información negativa, como pagos atrasados, de más de siete años. (Los pagos atrasados sólo pueden permanecer legalmente en tu informe crediticio durante siete años).

Bajo la Ley de Informe Imparcial de Crédito, las tres agencias de crédito nacionales —Equifax, Experian y TransUnion— y tus acreedores son responsables de corregir los errores en tu informe crediticio. El sitio web de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) tiene pasos detallados para corregir errores, así como también una muestra de carta de disputa.

Si encuentras cuentas que no son tuyas y sospechas que has sido víctima de robo de identidad, necesitarás activar una alerta de fraude en tu informe crediticio, cerrar esas cuentas y presentar un informe de la policía y una denuncia con la FTC.

Paso 3: Reduce los saldos de tus tarjetas de crédito

La cantidad de deudas que tienes está fuertemente examinada para tu puntuación crediticia. Se toma en cuenta la cantidad que adeudas, así como el número de cuentas con saldos pendientes y la cantidad de crédito disponible que has utilizado. La cantidad total que adeudas se compara con la cantidad total de crédito disponible para determinar tu relación deuda a crédito. Tu puntuación crediticia puede sufrir si esos números están muy cerca el uno del otro.

La mejor idea para reducir tu deuda es hacer un plan para pagarla. Si bien puede parecer una medida inteligente, no consolides deuda en una tarjeta de crédito de interés más bajo. Consultas sobre tu crédito y abrir crédito nuevo puede reducir tu puntuación crediticia, por lo menos a corto plazo. Cerrar viejas tarjetas con altos límites de crédito también puede afectar tu relación deuda a crédito. Si una nueva oferta de crédito es demasiado buena como para dejarla pasar, mantén tu cantidad total de crédito disponible alta no cerrando ninguna vieja tarjeta de crédito.

CONSEJO:  Evita tener un saldo.

Tener un saldo puede ocurrir cuando no pagas la factura de tu tarjeta de crédito en su totalidad cada mes, lo que significa que te están cobrando cuotas por intereses sobre compras pasadas. Contrario a la creencia popular, pagar en su totalidad puede mejorar tu puntuación e historial crediticio

Paso 4: Usa tu crédito

Debes usar tu crédito regularmente para que los acreedores actualicen tu informe crediticio con información actual y precisa. Mientras que pagar con efectivo o con una tarjeta de débito puede hacer más fácil ajustarse a un presupuesto, un estilo de vida de sólo pagar en efectivo no te ayuda mucho a mejorar tu puntuación crediticia.

La manera más fácil de usar crédito es con una tarjeta de crédito, especialmente si estás tratando de mejorar tu puntuación para ser elegible para un préstamo a plazos. Si tienes una vieja tarjeta de crédito, comienza a utilizarla nuevamente de manera responsable. Un largo historial crediticio es un factor positivo determinante para tu puntuación crediticia, así que hacer una cuenta inactiva nuevamente activa podría ser ventajoso.

Aunque necesites hacer uso regular de tu crédito, solamente carga lo que puedas pagar. Mantén tus saldos de crédito bajos para no dañar la relación deuda a crédito.

CONSEJO:  No compres artículos grandes que no puedas pagar ahora.

Si no tienes separado el dinero para esa televisión de pantalla plana, pagarla con crédito te costará más a la larga. Piensa en tu tarjeta de crédito como una extensión de tu cuenta de cheques y ahorra el dinero en efectivo para compras grandes antes de que pases la tarjeta. 

CONSEJO:  Mantén un registro de tus gastos.

Revisa tus estados de cuenta mensuales cuando lleguen por correo –o, mejor aún, ingresa semanalmente en tus cuentas en línea– para asegurarte de que nada parezca incorrecto. Esto también te da la oportunidad de ver los patrones de gastos y ver las áreas en las que puedes recortarlos si has tenido dificultad para pagar tus facturas.

Paso 5: Monitorea tu informe crediticio

Estar pendiente de tu informe crediticio te permitirá ver si tu esfuerzo está valiendo la pena. El monitoreo crediticio te permite vigilar la actividad de la cuenta. Además, serás alertado de inmediato acerca de cualquier actividad fraudulenta. Las agencias de crédito y FICO® ofrecen servicios de monitoreo crediticio, los cuales cuestan, por lo general, alrededor de $15 por mes para monitorear los tres informes y puntuación crediticia.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.