Pasar al contenido principal

Comienzo del contenido principal

Abrir una cuenta de banco para niños: Encuentra la cuenta que les corresponda

Toma como base la edad de tu hijo o hija para encontrar una cuenta de banco que ayude a enseñarle lecciones sobre cómo manejar el dinero.

Parent and child playing together

Como adulto, tomar decisiones prudentes con respecto a las finanzas comienza con las lecciones aprendidas como niño. ¿Te gustaría ayudar a los niños a aprender cómo manejar el dinero en el mundo "real"? Comienza seleccionando la cuenta bancaria que corresponda a la etapa de desarrollo en que estén — desde niño muy pequeño hasta adulto joven — según la edad, las necesidades y las metas.

De 3 a 5 años: El desarrollo de conceptos básicos

Antes de que comiencen a ir a la escuela, es posible que los niños puedan aprender los principios básicos del dinero. Sin embargo, los niños de esta edad requieren guías visuales para que las ideas se vuelvan concretas. La acumulación de monedas y billetes en una alcancía, junto con explicaciones sobre el valor de cada uno, forman un buen punto de partida. Una vez que esa alcancía llegue hasta cierto nivel de "llena", ayuda a tu hijo o hija a depositar el total en una cuenta de ahorros sencilla (y tal vez podrías permitirle darse un gusto también).

De 5 a 8 años: La instauración de prioridades

Definir la diferencia entre lo que uno quiera y lo que uno necesite es algo que la mayoría de los niños en edad escolar temprana pueden hacer. Algunos padres también usan la regla de "gastar-ahorrar-donar" como una manera de dividir el dinero: gastar un tercio, ahorrar un tercio y donar un tercio. Una cuenta de ahorros es una herramienta útil para guardar asignaciones y regalos. Busca una cuenta sin cargos y sin saldo mínimo, que también recompense depósitos constantes en la cuenta de un menor. Ésta puede ser un factor motivante para que tu hijo opte por ahorrar en lugar de comprar un juguete.

De 9 a 12 años: La ampliación de la base

Es posible que los niños en edad escolar tardío empiecen a ganar dinero aquí y allá haciendo tareas domésticas, y también pueden captar los conceptos básicos de crear un presupuesto, ahorrar dinero para lograr una meta y ganar interés. Una manera de ayudarlos a aprender es pedirles que se planteen el objetivo de realizar una compra específica dentro de un plazo de algunos meses (una cuenta de ahorros puede ayudar con esto). Una calculadora en línea puede ayudar a mostrar cuánto tiempo tardará en acumular esa suma total y ofrece una excelente manera de tratar los conceptos básicos sobre el interés compuesto.

De 13 a 15 años: La conexión entre el dinero y la responsabilidad

A medida que los niños crezcan, una cuenta de ahorros seguirá siendo un elemento constante del panorama financiero en desarrollo de ellos. Este tipo de cuenta puede ser útil, en particular, si los niños empiezan a ganar dinero regularmente o si tienen como objetivo realizar una compra específica dentro de varios años; por ejemplo, un carro cuando tengan la edad suficiente para manejar.

Además, es posible que algunos niños en este grupo de edad estén listos para tener un acceso limitado — aunque inmediato — a dinero, como una cuenta de cheques con una tarjeta de débito prepagada o recargable (y con cargos mínimos [o ningún cargo] y un saldo mínimo bajo). Transfieres dinero (como una asignación) regularmente a la tarjeta y tu hijo o hija puede usarla como una tarjeta de débito o crédito regular. Él o ella está limitado al dinero que tenga la tarjeta, así que nunca hay cargos por sobregiro o gastos en exceso.

De 16 a 18 años: La realización de la independencia

Los niños en este grupo de edad pueden comenzar a cambiar su forma de manejar el dinero a una estrategia con dos niveles: una cuenta de ahorros y una cuenta de cheques para estudiantes. Algunos límites útiles para esta última pueden incluir límites de gastos y de retiros establecidos por los padres o tutores. Además, este puede ser un buen tiempo para ayudar a tu hijo a crear categorías más formales a efectos de hacer un presupuesto para todo, desde bebidas con café hasta gasolina para un carro. Establece una hora fija dedicada a sentarte con ellos para repasar los presupuestos y ver lo que realmente gastaron; después ayudándolos a hacer los ajustes necesarios.

Los 18+ años: La maximización de la responsabilidad

A medida que tu hijo o hija comience a adquirir independencia para lanzarse al mundo, ya sea para los estudios universitarios o para un trabajo, una cuenta de ahorros y una cuenta de cheques (así como los buenos hábitos de monitorear los gastos) serán importantes. Una última cosa por hablar: Cualquier joven mayor de 18 años de edad puede verse inundado de ofertas de tarjetas de crédito. Hablen sobre la importancia de desarrollar una buena puntuación crediticia y de evitar crédito fácil (y el acumulamiento rápido de deudas) mientras sean jóvenes.


Selecciona para comenzar una cotización.




844-373-0003

También importante

Robo de la identidad infantil: un peligro oculto pero real

Robo de la identidad infantil: un peligro oculto pero real

Los ladrones usan la información de los niños para cometer fraude de crédito, así que no lo dejes pasar sin descubrirlo

Tu cuenta de ahorros

Tu cuenta de ahorros

Las cuentas de ahorro son buenos vehículos para ahorrar a corto plazo. Obtén la primicia aquí.

Artículos relacionados

Información importante sobre las cuotas de las tarjetas bancarias

Información importante sobre las cuotas de las tarjetas bancarias

Antes de que obtengas una nueva tarjeta de débito, entiende todos los cargos que podrías enfrentar.

Cómo llenar un cheque

Cómo llenar un cheque

Aprende cómo llenar un cheque en seis sencillos pasos.

Lleva tu banco móvil donde vayas

Lleva tu banco móvil donde vayas

Las aplicaciones de servicios bancarios móviles hacen que sea más fácil administrar tus finanzas. Averigua cómo.