Pasar al contenido principal

Start of main content

Ir un poco más lejos

Entender los costos y beneficios de diferentes planes puede ayudarte a decidir lo que funciona mejor para ti.

Going the extra mile

El seguro de automóviles puede parecer una necesidad costosa, pero los beneficios de estar cubierto bien valen la pena. El seguro de automóviles es más que solo un requisito en casi todos los estados. Estar cubierto puede protegerte financieramente en el caso de daños o accidentes.

Aunque la idea básica del seguro de carros es sencilla, en la práctica, las cosas pueden volverse algo más confusas. Una sola póliza de seguro de automóviles probablemente incluye varios tipos de cobertura, todas las cuales ofrecen diferentes tipos de beneficios a cambio de pagos más altos o más bajos en las primas. Es importante entender lo que cubren los diferentes tipos de seguro —y lo que no cubren— para que puedes estar seguro de que obtienes exactamente lo que necesitas.

Primas, deducibles y otros costos

Cualquier tipo de seguro de carros que elijas vendrá con pagos de prima regulares para mantener tu cobertura vigente. La cantidad de tu prima depende de muchos factores, tales como la edad, el historial de manejo, la marca y el año de tu vehículo y el tipo de cobertura que decidas obtener. El promedio nacional de primas de seguro de carros es de alrededor de $900 al año.

Tipos de cobertura

Casi todos los estados te requieren contar con una cantidad mínima de seguro de automóviles para cubrir el costo de los daños o lesiones causadas por tu carro si tienes un accidente. Por supuesto, no todos los accidentes son creados iguales: es posible que termines con daños que no estén cubiertos bajo el mínimo de una póliza de seguro. Es ahí donde entran en juego las opciones adicionales.

El seguro de responsabilidad civil cubre a los conductores si estos son culpables en un accidente. Cubre el costo de cualquier daño que ocasiones a otros vehículos, personas o propiedad. Además, puede proteger otros bienes, como tu vivienda y tus ahorros, si te demandan debido a un accidente cubierto. Sin embargo, ten en cuenta que el seguro de responsabilidad civil no cubre ningún daño a tu propio vehículo.

Este tipo de cobertura no suele tener un deducible, lo que significa que se aplica desde el primer dólar que te requieran que pagues. Sin embargo, si no tienes límites de responsabilidad civil suficientes, puedes incluso necesitar pagar de tu propio bolsillo por los daños que excedan los límites que has comprado. Tu agente de seguros de State Farm® puede ayudarte a determinar cuánta cobertura de responsabilidad civil necesitarías.

También hay tipos específicos de cobertura de responsabilidad civil:

  • Responsabilidad civil por lesiones corporales cubre los costos relacionados con lesiones o muerte en un accidente que causes.
  • Responsabilidad civil por daños a la propiedad cubre daños a la propiedad por los que seas responsable en un accidente que causes, incluyendo carros, edificios o cercas.

Los pagos de las primas para la cobertura de responsabilidad civil dependen de la máxima cantidad de dinero que tu aseguradora pagará en un accidente. Por ejemplo, tu póliza de seguro puede cubrir hasta $100,000 en lesiones corporales por persona y $50,000 en daños a la propiedad por accidente. Algunos estados establecen cantidades mínimas, pero tú siempre puedes comprar más. Entre más altos sean los límites, más alta será la prima. En cuanto al seguro de responsabilidad civil, también es importante recordar que cualquier costo en que incurra la persona con lesiones que exceda el límite de tu póliza de seguro será tu responsabilidad.

La cobertura de pagos médicos o la Protección Contra Daños Personales (PIP, por sus siglas en inglés) cubre los gastos médicos para ti y para tus pasajeros. Este tipo de cobertura puede además reembolsarte por la pérdida de sueldos si sufres lesiones que te hagan perder de trabajar.

Las coberturas contra conductor sin seguro y contra conductor con seguro insuficiente te protegen si te involucras en un accidente donde tengas legalmente el derecho a cobrar a un conductor culpable que no tenga seguro o no tenga suficiente seguro, o que huya del lugar antes de que lo puedas identificar.

El seguro con cobertura amplia y el seguro contra choques cubren el daño que se haga a tu propio carro. El seguro contra choques cubre los daños si chocas contra un objeto como un árbol, una barandilla u otro carro. El seguro con cobertura amplia paga si tu carro es robado o dañado de otras formas, como por tormentas, vandalismo, inundaciones o la caída de objetos.

Los seguros con cobertura amplia y contra choques se venden normalmente juntos y en muchos casos tendrás que pagar un deducible antes de que comience tu cobertura. Por ejemplo, si presentas un reclamo por $3,000 en daños y tu póliza de seguro tiene un deducible de $1,000, tendrás que pagar $1,000 y tu póliza cubrirá el resto. Mientras más alto sea el deducible, más baja será tu prima y viceversa.

Este nivel de cobertura es por lo general más costoso que la cobertura de responsabilidad civil, pero puede que sea bueno para ti si estás manejando un carro más nuevo, especialmente, si todavía lo estás pagando.

Cómo elegir la cobertura adecuada para ti

Además de decidir el tipo de seguro que quieres, tendrás que determinar a quién deberías comprárselo. Trabajar con un agente local de State Farm te da el beneficio de obtener un servicio personalizado con alguien familiarizado con el tipo de seguro que funciona mejor en tu área. También estará disponible para tus preguntas e inquietudes después de comprar tu póliza de seguro, tanto para ayudarte a presentar reclamos como para ayudarte a revisar tus elecciones de póliza según cambian tus necesidades.

Cuando estés viendo precios de pólizas de seguro de automóviles, puede ser tentador optar por la cobertura más barata disponible. Pero, en el largo plazo, no contar con el nivel de cobertura apropiado para tus necesidades podría resultarte costoso. Conocer los tipos de seguro disponibles y trabajar con un buen agente te puede ayudar a tomar la decisión correcta para tu situación específica.

Colaboración pagada con The Balance.

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.


Obtén una cotización

Selecciona para comenzar una cotización.


Localiza a un agente cerca de ti


 


Contáctanos

844-373-0003 844-373-0003

También importante

Aquí tienes algunos artículos adicionales que también pueden ser importantes para ti.  Así que deberías revisarlos.

¿Se refleja tu estilo de vida en tu seguro?

¿Se refleja tu estilo de vida en tu seguro?

Entiende tus opciones de seguro para que puedas ser igual de selectivo como eres con tus carros.

Cómo ser más cuidadoso al manejar

Cómo ser más cuidadoso al manejar

Practica un manejo cuidadoso para crear hábitos más seguros y reducir la frustración.

Artículos relacionados

Aquí tienes algunos artículos adicionales que te podrían interesar.

Cómo comprar un carro usado de un concesionario o de un vendedor particular

Cómo comprar un carro usado de un concesionario o de un vendedor particular

Comprar un carro usado es una excelente manera de ahorrarte algo de dinero, pero considera estos consejos antes de comprar.

¿Tienes un adolescente al volante? Podemos ayudar

¿Tienes un adolescente al volante? Podemos ayudar

Enseñar a su adolescente a conducir y consejos que harán las lecciones menos estresantes para usted.

Cómo comprar un carro nuevo de un concesionario

Cómo comprar un carro nuevo de un concesionario

Prepararte averiguando sobre vehículos, tasas de préstamos y precios de carros puede ayudar a que el proceso no te resulte abrumador.