8 consejos para comprar y dar mantenimiento a tu carro

8 consejos para comprar y dar mantenimiento a tu carro

Antes de colocar tu firma —y después de manejarlo a casa— ten en cuenta estos puntos imprescindibles.

Tómate tu tiempo

Comprar un carro nuevo es una inversión importante, así que comienza por considerar qué tipo de carro necesitas. ¿Se usará principalmente para viajar al trabajo? ¿Para llevar a los niños a la escuela y por la ciudad? Enfócate en el tipo de vehículo que mejor se adapte a tu estilo de vida. Investiga un poco en línea para averiguar cuál es el precio típico de venta de tu vehículo preferido y luego comienza a visitar los distribuidores.

Verifica las tasas de interés

La mayoría de los distribuidores de automóviles ofrecen financiamiento, pero es posible que puedas encontrar una mejor tarifa a través de tu institución financiera local. Hacer arreglos para tu propio financiamiento podría ahorrarte dinero y ayudarte a negociar una tarifa más baja con el distribuidor.

Actualiza el programa de mantenimiento de tu carro

Escucha a tu vehículo: Los carros nuevos son más eficientes que nunca. También tienen computadoras a bordo que monitorean el uso del aceite y otros fluidos y te informan cuando es hora de darle mantenimiento. Sigue las instrucciones del fabricante y ahorra algo de dinero solo cambiando el aceite cuando sea necesario (y tal vez no cada 3,000 millas).

Padre enseña a hijo cómo verificar los niveles de fluido del motor de un carro.

Sigue la pista de tus llantas

Vigilar de cerca tus llantas es importante para tu seguridad y para tu economía de combustible. Verifica la presión y la banda de rodamiento de las llantas mensualmente. Una manera rápida de verificar es introducir una moneda de 25 centavos con la efigie boca abajo en la banda de rodamiento. Si alguna parte de la cabeza de George Washington está cubierta, tus llantas están en buen estado.

Lava tu carro

Lavar tu vehículo regularmente elimina la gravilla y la suciedad que pueden dañar la pintura con el tiempo. Los daños a la pintura no solo se ven mal —dejan tu carro más susceptible al óxido. Protege tu valor de reventa con un viaje rápido al establecimiento de lavado de carros.

Mujer sonriente lavando su carro.

Conserva los manuales impresos

Si bien los manuales de muchos carros pueden encontrarse en línea y se puede obtener un comprobante de seguro a través de una aplicación, es una buena idea mantener el manual original del carro y una copia impresa de la información de tu seguro en el carro. En caso de que necesites ayuda donde no hay servicio de Internet o tu dispositivo móvil no tenga carga, las copias en papel pueden ser un gran recurso para ayudarte a continuar tu rumbo.

Compra el combustible adecuado

No hay razón para pagar más por combustible si tu vehículo no requiere gasolina de alto octanaje. Consulta tu manual del propietario para ver qué combustible se requiere. Si dice que la gasolina de alto octanaje es simplemente recomendable, puedes descansar tranquilo sabiendo que tu vehículo seguirá funcionando bien con gasolina regular. Los vehículos de combustible flexible pueden aceptar varios tipos de gasolina. Consulta tu manual del propietario antes de probar cualquier tipo nuevo de combustible.

Persona poniendo gasolina a su carro.

Haz cambios en tu viaje al trabajo

En promedio, los estadounidenses pasan más de 25 minutos en sus viajes de ida o de vuelta al trabajo. Todos esos arranques, frenadas y tiempo detenido con el motor en marcha, incrementan el desgaste de tu vehículo. Si puedes cambiar tu horario de trabajo para no estarte desplazando durante los momentos de mayor actividad, ahorrarás en costos de combustible y protegerás la longevidad de tu vehículo.