Consejos para comprar un carro usado

Sigue estos consejos para encontrar un carro usado de calidad

Familia revisando un automóvil en un estacionamiento
  • Revisa los registros de mantenimiento. Pide al propietario un registro del mantenimiento habitual que se haya realizado en el vehículo, tales como servicio de mantenimiento, revisión de frenos y reemplazos de fluidos.
  • Inspecciona el carro tú mismo para verificar su condición mecánica o llévalo a que lo inspeccione un mecánico certificado o un taller de reparación de automóviles. Inspecciónalo para ver si hay señales de uso y desgaste, oxidación, desprendimiento de pintura y otras señales de alerta.
  • Paga por un informe del vehículo en un servicio independiente como CARFAX o Consumer Reports para conocer acerca de cualquier daño serio que el carro haya sufrido, desde inundaciones hasta estructura torcida.
  • Compra en un concesionario de vehículos de prestigio que ofrezca vehículos usados certificados. Un vehículo certificado tendrá garantía, ya sea del concesionario de vehículos o del fabricante.
  • Consulta los precios de los vehículos que te gustan en las guías oficiales (NADA, Kelley Blue Book). El valor variará según la marca y modelo, año, condición, millaje y características del carro. Tú puedes negociar con el vendedor el mejor precio.
  • Protégete contra el fraude. Antes de comprar, comprueba el Número de Identificación del Vehículo (VIN, por sus siglas en inglés) para asegurarte de que el carro no haya sido reportado como robado. Además, fíjate en la placa del VIN y en la documentación de registro para asegurarte de que no hayan sido alteradas. Es sensato tomar precauciones adicionales con cualquier vendedor particular que solo desea dinero en efectivo o que se niega a proporcionar una dirección y número de teléfono.

Divulgaciones

State Farm® (incluyendo State Farm Mutual Automobile Insurance Company y sus subsidiarias y afiliadas) no se hace responsable y¬†no endosa ni aprueba, implícita ni explícitamente, el contenido de ningún sitio de terceros vinculado por hiperenlace con esta página. State Farm no tiene la facultad para modificar, actualizar ni controlar el contenido de los sitios de terceros vinculados por hiperenlace. El acceso a los sitios de terceros queda bajo el propio riesgo del usuario, se proporciona solo para propósitos informativos y no es una solicitación de compra ni venta de ninguno de los productos a los que pueda hacerse referencia en tales sitios de terceros.