Vista general de la compañía

La ley McCarran-Ferguson

¿Qué es la ley McCarran-Ferguson?

La ley McCarran-Ferguson estipula que las leyes federales antimonopolio se apliquen al negocio de seguros en casos en los que el "negocio de seguros" no se encuentre de otra manera regulado por las leyes estatales. Por lo tanto, la exención a la ley federal antimonopolio provista por McCarran — con frecuencia referida por los que piden su derogación — es muy estrecha. La exención sólo se aplica donde existen regulaciones a nivel estatal y, por lo tanto, sólo a aquellas actividades que constituyen el "negocio de seguros". Esto cumple con el importante propósito de permitir a las aseguradoras consolidar información acerca de pérdidas para un precio más exacto.

En una carta de marzo de 2005 dirigida al ex presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Michael Oxley, la Oficina Fiscalizadora del Gobierno resumió la naturaleza y alcance de la exención de las firmas aseguradoras a las leyes federales antimonopolio de la siguiente manera:

"Hoy en día, sólo aquellas actividades directamente vinculadas con el establecimiento de calificaciones y otras funciones de la industria de seguros y las actividades relacionadas directamente con la relación entre la aseguradora y el asegurado, se consideran parte del "negocio de seguros" potencialmente inmune a las leyes federales antimonopólicas (siempre y cuando también estén reguladas por las leyes estatales y no constituyan un acto de boicot, coerción o intimidación)".

Muchos estados tienen sus propias leyes antimonopólicas que también se aplican a las compañías de seguros. Además, todos los estados tienen disposiciones en sus códigos de seguro que prohíben a las compañías de seguros involucrarse en prácticas o actos injustos o engañosos. Las prácticas prohibidas incluyen:

  • intentos de monopolizar o conspirar;
  • tergiversación de los términos de pólizas;
  • boicot por parte de aseguradores;
  • coerción e intimidación;
  • discriminación injusta;
  • reembolsos ilegales;
  • prácticas injustas de resolución de reclamos; y
  • cualquier otro arreglo entre aseguradores que tenga como fin impedir el comercio o la competencia.

¿Qué dicen los demás? Recientemente, algunos han pedido la revocación de la ley McCarran-Ferguson bajo la creencia errónea de que 1) las aseguradoras pueden actuar en confabulación en la fijación de precios o en la manera en que se atenderán las reclamos; y 2) la ley, de alguna manera, protege a las aseguradoras de demandas cuando se involucran en conductas ilícitas de esta clase. Dichas acciones no están protegidas bajo la Ley McCarran-Ferguson — sería ilegal que las aseguradoras se comportaran de esta manera.

¿Cuál es la postura de State Farm®? State Farm continúa creyendo en una regulación efectiva en aquellas áreas en las que el gobierno tiene un interés legítimo — regulación para la solvencia y regulación de las actividades del mercado.

Debido a que la ley McCarran-Ferguson permite la consolidación de información acerca de pérdidas, resulta más beneficiosa para las aseguradoras pequeñas y medianas que no pueden llevar a cabo un análisis significativo utilizando sólo su propia información limitada. Cualquier cambio en la ley McCarran-Ferguson debe promover competencia, no impedirla. Nos opondremos a cualquier propuesta que impida la competencia o agregue niveles adicionales de regulación por encima del sistema regulador estatal vigente.