Comunidad

Los peligros de incendios fuera del campus universitario

Alumno universitario pone en riesgo su vida para salvar a su mejor amigo

Mechanicsville, Virginia (septiembre 7, 2012) - Kirk Rohle es el hijo de un antiguo cliente de State Farm® en Mechanicsville, Va. El agente Ken Loving tiene 25 años de estar asegurando a la familia Rohle, incluyendo el seguro de propietarios de vivienda que cubrió las pertenencias perdidas de Kirk.

Si pudiera hacerlo de nuevo, Kirk Rohle habría prestado más atención a los consejos de seguridad del jefe de bomberos en Hampden-Sydney College en Farmville, Va.

Hoy, Rohle sabe muy bien la importancia de la seguridad contra incendios. Hace seis meses, él por poco pierde su vida en un incendio casero fuera del campus universitario.

A finales de enero, las cenizas de un cigarrillo encendido se dispersaron desde el balcón hasta la casa. A eso de las 4AM, la estructura de la cabaña ya estaba en llamas.

Todos los nueve ocupantes – a excepción de uno, Benjamin Rogers – lograron salir.

Vestido solamente en calzoncillos, Rohle no vaciló. Se lanzó de vuelta a la estructura, gritando el nombre del tipo que había sido su mejor amigo desde la escuela primaria.

Esta foto del ex jugador de fútbol americano Kirk Rohle de Hampden-Sydney, fue tomada luego de lesionarse intentando rescatar a su mejor amigo de un incendio en una casa.

"Nos topábamos en las escaleras", dijo Rohle. "El humo era demasiado denso – y los chasquidos y ruidos eran tan fuertes – no podíamos oír nada."

Rohle se quemó la espalda, las manos y las piernas hasta que el calor intenso lo obligó a salir de nuevo – donde se reunió con su amigo.

"Me pareció que estuve allí por 10 minutos, pero en realidad fueron probablemente dos minutos. Uno no se da cuenta cómo el humo te ciega en un incendio. Por eso es tan importante practicar los simulacros de incendio, para que, aun cuando no puedas ver, sepas cómo determinar dónde estás para poder salir."

Lo que queda de la estructura quemada donde vivían los atletas estudiantes de Hampden-Sydney College. La estructura se quemó en enero.

Rohle pasó dos meses en la unidad de quemados. Todavía viste ropa de compresión para minimizar las cicatrices.

Hoy, es extremadamente consciente de la seguridad. Habla con los alumnos de su alma mater y la Universidad Virginia Commonwealth sobre la seguridad contra incendios.

"Les aconsejo que tengan un plan. Siempre practicábamos los simulacros de incendio, pero yo no les prestaba mucha atención. Si hubiera tenido un plan, habría podido salir sin problemas. Habría sabido qué ventana tenía una caída de 30 pies."

Le dice a los alumnos que:

  • Tengan un plan. Que les pueda ayudar a evitar que se pierdan y malgasten tiempo valioso.
  • Si es posible, se pongan ropa y zapatos.
  • No se preocupen por agarrar nada. Las pertenencias se pueden reemplazar.
  • Presten atención a las charlas sobre la seguridad.
  • Se aseguren de que sus alarmas de incendio funcionen.

"Conozco a tanta gente que le saca las baterías a las alarmas de humo cuando suenan. Hacer eso es algo estúpido. Tienen que hacerse cargo."